Virgo: significado del trabajo de Hércules

0
180
sexto trabajo de Hércules: Apoderándose del cinturón de Hipólita

En el sexto trabajo se le encomendó a Hércules que viajara al pueblo legendario de las amazonas para traer el cinturón de su reina, Hipólita.

El cinturón de Hipólita le había sido donado por Venus. El cinturón era “un símbolo de la unidad lograda a través de la lucha, el conflicto, la contienda, un símbolo de la maternidad y del Niño sagrado hacia quien toda vida humana realmente se vuelve”.

Del mismo modo, también le llegó a Hipólita la orden divina de entregar su cinturón a Hércules.

Aunque inicialmente las amazonas dudaron en entregar el cinturón, cuando fueron a ofrecérselo a Hércules, éste hizo caso omiso del obsequio de Hipólita -como símbolo de unidad y de amor, de sacrificio y de fe- y sin escuchar las bellas palabras de la reina, le arrancó el cinturón y la mató.

Arrebató la vida a quien le daba lo que él quería. Hércules fracasó porque no entendió el trabajo.

Con el cinturón sobre su pecho emprendió el viaje de regreso. Durante el trayecto, cerca de la costa, vio un monstruo que se apoderaba de la vida de una joven y la engullía. Presto se lanzó Hércules al mar y, arriesgando su propia vida, consiguió rescatar a la mujer de las entrañas de la serpiente marina. De esta forma compensó su previo acto de muerte.

A diferencia de trabajos anteriores, en Virgo se espera que el discípulo intuya la naturaleza de la prueba antes que superarla. Hércules no se deja guiar por su aspecto superior y por ello malogra esta oportunidad.

El cinturón abraza al cuerpo por debajo del diafragma, es decir, nuestro plexo solar y resto de centros inferiores, nuestros instintos. Pero los abraza armonizados, equilibrados, sostenidos, porque era un símbolo de la unidad y del amor obtenido a través de la resolución del par de opuestos, del conflicto.

Hércules, como hijo de Dios debía descender e integrar, desde su Yo Superior, la forma que sostiene el cinturón. Pero al aniquilar a Hipólita, no integra y fracasa como discípulo.

Hércules afronta la prueba provisto únicamente de su instinto, sin escuchar, sin atender a quién le está próximo y querido, con total inconsciencia de su Yo superior. De esta manera, sacrifica a aquella persona que le ofrece lo que está buscando.

El aspirante o discípulo, aunque esté provisto de grandes dosis de aspiración espiritual si afronta las adversidades de la vida kármica con su instinto o intelecto, no únicamente no las diluirá, más bien al contrario, las complicará y agrandará.

De la misma forma, en nuestra vida cotidiana, en numerosas ocasiones prestamos atención preferente a aquellos a los cuales admiramos o a aquellos que nos necesitan, al tiempo que ignoramos, o incluso desdeñamos, a aquellos que nos aprecian incondicionalmente. De esta forma, el aspirante o discípulo sólo comprenderá parcialmente la Verdad.

Desde la inconsciencia, Hércules no comprende que el cinturón, es decir, la unión o el amor, no puede conquistarse o arrebatarse. Tan sólo integrando su polaridad opuesta, la femenina, hubiera conseguido y superado adecuadamente la prueba.

Todo aspirante o discípulo ha de superar los antagonismos de sus centros inferiores, dado que éstos tan sólo conducen a la separatividad y al desamor.

De nada sirve el repetirnos una y otra vez que debemos amar, o el auto engañarnos constantemente en afirmaciones de carácter mental como “amo a tal, amo a cual, etc.”
El amor al que nos referimos sólo tiene lugar si previamente experimentamos en nosotros mismos la unidad con todos y con todo. Entonces el amor no requiere afirmarlo ni invocarlo, fluye por sí mismo, sin proponérnoslo. Si sentimos que el “otro” no es otro que nosotros mismos, no tenemos ninguna necesidad de proponernos amarlo porque… ya lo estamos amando¡

En la armonización de nuestras polaridades masculinas o femeninas que todos poseemos, puede resultarnos útil comprobar que las cualidades negativas de una polaridad pueden superarse mediante el desarrollo de las cualidades positivas de la polaridad contraria:

Masculinas Femeninas Negativas Positivas Dureza de corazón Compasión Cinismo Modestia Grosería Suavidad Impetuosidad Prudencia Prodigalidad Economía Impaciencia Paciencia Primitivismo Sensibilidad Positivas Negativas Coraje Timidez Capacidad de decisión Falta de confianza en sí Carácter directo Falsía, simulación Firmeza Inconstancia Magnanimidad Inclinación a devaneos Sinceridad Retraimiento Generosidad Mezquindad

En astrología, la sexta casa nos da una ilusión y un malentendido, nos muestra las áreas en las cuales somos ignorantes, a las que tenemos que arrojar más luz. Por ello, las cualidades que todo aspirante o discípulo ha de desarrollar en este signo son:

  • La comprensión de la Unidad
  • La expresión necesaria del Amor
  • El sacrificio a favor del otro, es decir, el Servicio
  • La confianza en el proceso evolutivo

Por último, el mito cuenta que Hércules después del fracaso compensó el error rescatando a una joven de una muerte segura. De esta forma consigue redimir el quebranto de una vida salvando otra, es decir equilibra una acción incorrecta.

El trabajo en Virgo nos invita a cultivar la tolerancia, la compasión y la caridad, virtudes que permitirán que progresivamente seamos más inclusivos y vayamos experimentando progresivamente el amor de síntesis.

Josep Gonzalbo
Agosto de 2018

 


Referencias:

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.