El Discípulo y la Tarea de Unificación

0
641
El Discípulo y la Tarea de Unificación Madrid, 1 de noviembre de 1980

Presentador.- Esta reunión lo que pretende es formar las sociedades vuestras y las nuestras, que sean tan fuertes que no se deshagan ya.

Nosotros, como miembros de la Sociedad Teosófica, hacemos en este momento el caso al segundo objeto, que es el estudio de filosofía, religiones y ciencia comparadas, y por eso estamos contentos de que Don Vicente Beltrán Anglada diserte sobre conversaciones esotéricas, haciéndole la advertencia a ustedes, que según él nos lo ha manifestado ahora, que admite preguntas en su disertación que al final las contestará mediante un momento de silencio, para ir contestando una por una las preguntas que le hagan sobre su conferencia, y con esto no les canso más y le cedo la palabra a Don Vicente Beltrán Anglada… Una de las cosas que les advierto es que en las conferencias nuestras, tanto de la escuela que pertenece el Sr. Anglada como en la nuestra, los aplausos al final no se están permitidos.

Vicente.—Ya lo ven ustedes, si hay buena voluntad, la voluntad trasciende todas las cosas.

Esto es un acto de buena voluntad, no es una simple conferencia, además, creo que pasó el tiempo de las conferencias; ahora viene el tiempo del discernimiento, por lo tanto, ya para iniciar esta época del discernimiento empezamos con hacer unas breves exposiciones y que la gente se manifieste.

Nada hay más negativo hoy día desde el ángulo esotérico que las grandes conferencias, el público tiene que soportar estoicamente hasta el final y a veces sin tener el estímulo de la inteligencia perfecta o el hálito de la verdad.

Yo creo que lo que nos une en estos momentos más que nada es la buena voluntad, la voluntad de ser, la voluntad de manifestar el ser, es decir, lo que estamos realizando es verdaderamente una obra típica de la Era de Acuario, la unificación de los corazones, no el estar de acuerdo con los conocimientos esotéricos o no, que posean los unos o los otros.

Por lo tanto, desde el ángulo que estamos unidos por una fuerte cadena de buena voluntad, quizá podríamos hablar de lo que constituye hoy día la tarea esencial del esoterista, del discípulo, del teósofo, del hombre de buena voluntad, y es unificar sus corazones.

Dense cuenta ustedes, que la mente llega a un punto que encuentra una meta definida y de allí no puede pasar; pasa, por ejemplo, de un nivel intelectual a un nivel abstracto y automáticamente esta mente queda disuelta, ya no puede proseguir su camino.

Entonces, es la antorcha, el fuego del corazón el que debe coger el ritmo de la vida y, entonces, surge la nueva pronunciación de la Jerarquía en estos momentos drásticos de la historia planetaria, en donde –ustedes estarán de acuerdo– la técnica ha fracasado, porque ha fracasado la religión y ha fracasado la técnica; y ha fracasado la religión porque técnicamente, esotéricamente, ha fracasado el hombre, y si fracasa el hombre fracasa la humanidad, y si fracasa la humanidad

¿qué va a hacer la Jerarquía?

La Jerarquía está buscando desesperadamente discípulos en el mundo, personas capacitadas para llevar este hálito de buena voluntad a los demás; se encuentra solamente con conocedores, con personas que tienen el poder de la palabra, que tienen un sinfín de conocimientos esotéricos, pero que desdichadamente no poseen una vida esotérica.

La primera pronunciación para esta Nueva Era es que toda la técnica meditativa deberá sujetarse a la ley del corazón.

No bastará el simple conocimiento esotérico, porque desde el ángulo de la Jerarquía si la persona posee un conocimiento esotérico y no es capaz de llevarlo a la práctica se convierte en un arma de dos filos, no puede continuar este proceso, se siente limitado por el poder del propio conocimiento, le falta actividad, le falta acción, le falta dinamismo, en definitiva le falta buena voluntad, y cuando en una sociedad organizada como la nuestra falta buena voluntad, ¿qué es lo que sucede?, las guerras y los fracasos constantes de la técnica, porque la técnica hasta aquí solamente ha servido para destruir al hombre, para mecanizarlo, para llevarlo finalmente a su propia autodestrucción.

¿Seremos capaces de comprender el significado de la técnica desde el ángulo jerárquico?

La técnica dispuesta para el servicio del hombre y no para ir contra el hombre.

¿Qué ha pasado con la bomba atómica, amigos míos?

Una cosa excesivamente técnica, ha sido el fracaso de la humanidad en esta Nueva Era, porque precisamente, uno de los principios de la Jerarquía para la Nueva Era de Acuario cuya aurora empieza a iluminar el mundo, era la desintegración del átomo y la liberación de la energía atómica, porque de esta manera se producía un canal de comunicación con los planos etéricos y se ponía en comunicación el hombre con grandes conocimientos de tipo esotérico que tenían que transformar el mundo en términos de realización, y…

¿qué ha sucedido?

La propia técnica mecanizada ha destruido al hombre y lo está destruyendo constantemente, y la Jerarquía está buscando desesperadamente —si puedo utilizar esta expresión— hombres y mujeres de buena voluntad que no se limiten simplemente a copiar conocimientos, porque el conocimiento tiene una meta definida en tanto que la verdad jamás conocerá una meta, porque el hombre ama el conocimiento pero no ama la verdad, y el día que el hombre ame la verdad lo demás lo tendrá por añadidura.

Esto no ha ocurrido desde los tiempos de Cristo y, seguramente, que antes de Cristo, con Buda y los anteriores avatares pasó lo mismo.

Y no fracasó el Buda, ni fracasó el Cristo, ni fracasaron los Maestros, ni fracasa la Jerarquía, está fracasando constantemente la humanidad porque técnicamente está fracasando el hombre.

Entonces, me pregunto: ¿por qué nos hemos reunido aquí?

Es algo más que el simple querer escuchar a una persona que dicen posee una parcela de la verdad, es algo más que escuchar una conferencia, es algo más que mantener aquel libre propósito de realización.

Se trata de la propia realización, se trata de la liberación que como grupo podemos alcanzar, y que es una primicia de la Nueva Era.

Porque la Nueva Era se asienta —a pesar de que sea una era singularmente técnica— en el conocimiento intelectual, se está centralizando en la sabiduría del corazón, y ahora el enfoque de los discípulos mundiales ya no es la búsqueda del amor, se supone que el hombre debe poseer el suficiente amor y buena voluntad en su corazón —me refiero siempre a los discípulos que adivino en todos ustedes— sino que se trata de alcanzar el centro más elevado de la Tierra, se trata de conectarnos virtualmente con SHAMBALLA.

¿Qué significa estar conectados con SHAMBALLA?

Significa que tenemos que haber trascendido el pequeño arsenal de conocimiento que todos poseemos y que no sirve para otra cosa que para establecer luchas entre los unos y los otros, porque todo el mundo está apegado a su pequeño grupo, a su pequeña filosofía, a sus pequeñas verdades, en tanto que la verdad en sí está languideciendo en el fondo del corazón.

¿Se dan cuenta de la responsabilidad de los discípulos en esta era en que toda la programación espiritual de la vida se asienta en el corazón y no en la mente?

Y esto no quiere significar en manera alguna que debamos dejar los conocimientos a un lado, que debamos dejar nuestras meditaciones, que debamos sentirnos desvinculados de nuestros propios grupos, sino que técnicamente significa que debemos dar una preferencia al corazón.

Porque si conocemos la Ley del Corazón conoceremos la Ley de la Cabeza y sabremos cómo dirigir convenientemente la cabeza para que la técnica no obstruya la marcha evolutiva de la humanidad, tal como ha sucedido hasta estos momentos, es decir, tal como decíamos esta mañana con un grupo de amigos: se trata de buscar una síntesis, una síntesis organizada de buena voluntad.

Cada cual puede sustentar esta síntesis a través de la luz del propio corazón y que sus meditaciones cotidianas no sean una separación del resto de la jornada sino que sea una continuidad de conciencia.

Porque cuando se conozca un poquito la Ley del Corazón se verá que la meditación no es un rato aislado de las actividades de nuestra vida sino que significa una continuidad de conciencia, o lo que técnicamente podríamos decir: una técnica constante de meditación.

Que cada acto de la vida es una propia meditación, o ¿acaso no estamos meditando en estos momentos?

Están atentos ¿verdad?

Si hay atención, hay silencio ¿se dan cuenta?

Para mí esto es la realidad.

No se trata de una programación basada en conocimientos intelectuales, se basa en una vivencia particular de cada uno que se transforma en la ley del grupo, y la ley del grupo está centralizada en los ashramas de la Jerarquía, y la Jerarquía está vinculada con el Cosmos a través de Shamballa.

Estamos constituyendo todos una unidad dentro del corazón que no establece diferenciaciones, y que Shamballa, la Jerarquía y la Humanidad están unificados con la Logia de Sirio, y con la Logia de los Maestros de todas las constelaciones del Cosmos; y que, por lo tanto, cada vez que la persona se sienta en silencio por la plenitud del corazón está en contacto con el Cosmos, no está en contacto simplemente con esta pequeña unidad de vida que llamamos hombre o con esta parcela de vidas humanas que llamamos la humanidad.

Quisiera remarcar este punto, y en el momento que tengan que estar así, de pie, escuchando una cosa que todos ustedes saben, y me gustaría que tuviésemos otros momentos para estar juntos para poder establecer grandes diálogos.

Diálogos universales en donde no existiese la ley del pequeño grupo que lucha contra el otro grupo, que no existiese la ley jerarquizada de los grupos, dentro de los cuales cada cual se siente un pequeño líder, cuando el líder está solamente en la jerarquía de funciones planetarias o en la escala de evolución que el hombre ha alcanzado por propios merecimientos, siendo merecimiento única y exclusivamente su grado de dedicación y servicio a la humanidad.

Y me pregunto y les pregunto a ustedes si puede existir meditación mejor que el propio servicio creador a la raza, ¿existe algo mejor?

Bien, es decir, que todos ustedes en el fondo de su corazón reconocen una ley que está por encima del conocimiento intelectual, y que por mucho que lean tendrán que discernir a través del corazón los actos cotidianos para darse cuenta de que realmente ustedes están trabajando por el Maestro, y que el Maestro no es una entidad hipotética más allá de nuestras percepciones, sino que está constantemente aquí, a nuestro lado.

Porque si hay vida en la naturaleza es porque existe la vida universal, y si hay vida planetaria es porque existe un Señor Planetario que lleva adelante el ritmo de la vida en este mundo.

Y si hay vida en nosotros es porque hay vida en nuestro corazón, de ahí que el Maestro Morya tiene tanto interés en el corazón, más que en la cabeza, y que los conocimientos de la Jerarquía en estos momentos drásticos de cambio de eras, está poniendo un énfasis especial en el AGNI YOGA, el Yoga de Síntesis, el yoga que va del corazón al centro más elevado de la cabeza.

Y me pregunto también —porque siempre pregunto y debo preguntar— ¿qué hacemos en tal sentido?

Hay una responsabilidad de funciones, ¿estamos integrados dentro de esta fuerza jerárquica que tiene que unir nuestro planeta con los más adelantados soles de los universos estelares?

¿Cómo se transforma un planeta como el nuestro, un planeta lleno de infelicidad, del que hace solamente ochenta años Annie Besant decía que era la gran huérfana?

Nuestra humanidad es la gran huérfana del Cosmos, y ¿para qué tanta soberbia?, ¿para qué tantas envidias?, ¿para qué tantos propósitos que nunca se llevan a cabo?

Y todo, porque falta corazón, porque sobra técnica.

Cuando la técnica se apoye en el corazón se asiste a los grandes descubrimientos divinos, los que llevan la luz y el esplendor de toda una era en funciones planetarias, cuando se asienta únicamente en conocimientos intelectuales —aunque sean esotéricos— y el corazón está reseco, vienen tragedias como las que estamos viviendo.

Estamos hablando de Cristo, estamos hablando del Avatar, estamos arguyendo los principios espirituales de la Jerarquía y me pregunto:

  • ¿qué hacemos en tal sentido?
  • ¿Hemos variado mucho desde los tiempos de Lemur o de la Atlántida en muchos aspectos?
  • ¿Cómo está nuestro corazón en relación con las razas del pasado?

Estamos siguiendo el compás del tiempo, hemos adelantado mucho técnicamente, pero espiritualmente, moralmente, estamos todavía siguiendo el aspecto cíclico de las razas pasadas, y ahora tendría que cambiar, no sólo porque comprendemos mejor los orígenes de la Vida, las expresiones místicas de la Verdad, sino porque internamente nos damos cuenta de que algo falla en nosotros mismos, no solamente en la sociedad.

Porque antiguamente decíamos “¡cómo está la sociedad!”, y estamos diciendo todavía “¡cómo está la sociedad!” y no se nos ocurre pensar cómo estamos nosotros mismos que somos la esencia de la propia sociedad.

Es decir, que la meditación lleva una gran dosis de discernimiento, pero no un discernimiento esporádico que se olvida una vez formulado sino constantemente viendo las cosas en su justo sentido y en su justa apreciación, lo cual significa que tendremos que vivir muy observadoramente, muy críticamente, muy profundamente, todo cuanto se realice dentro y fuera de nosotros.

Estamos vinculados al principio divino y somos partículas de la propia Voluntad de Dios, ¡ahora! como decía —y repito— Annie Besant: «Todo lo tenemos ya» solamente nos falta desarrollar la capacidad de recibirlo; todo está aquí.

El problema de las dimensiones es un problema simplemente mental.

El hombre por su propia esencia se mueve en todas las dimensiones; desgraciadamente solamente hace conciencia de las pequeñas tres dimensiones, y todo cuanto ocurre en el Cosmos tiene que pasar por un cerebro tridimensional que no puede darle la capacidad de síntesis necesaria para poder abarcar y comprender en un momento dado del tiempo todo aquello que llamamos dimensión

Y esto lo sabemos, estamos manteniendo el mismo criterio desde hace muchos siglos y, naturalmente, estamos llegando a unos momentos drásticos en la vida planetaria en que el esoterista, el aspirante espiritual, el discípulo en funciones y el hombre y mujer de buena voluntad del mundo, tendrán que formularse seriamente qué es lo que puede hacer definitivamente para poder llevar adelante este proceso espiritual de la vida sin tener necesariamente que estar luchando con los demás.

Podemos hacerlo, ¿verdad?, todos estamos seguros de que podemos hacerlo, solamente falta intentarlo, dar este pequeño paso.

Me acuerdo hace muchos años que un Maestro de la Jerarquía había dicho: «Si el hombre realiza lo que él mismo ha decidido al renacer —desde el momento en que nace lleva un propósito organizado y una acción organizada— la humanidad hubiera llegado en su totalidad a la primera iniciación».

Significa esto algo muy interesante para nosotros que situamos la iniciación a esferas ultra dimensionales.

Naturalmente que la iniciación es un estado de conciencia nuevo que no se asienta ni se imparte por merecimientos intelectuales sino por actos de buena voluntad y de servicio, y ahí queda de una manera tajante expuesta la verdad del Maestro que vuelve a repetir más adelante, afirmando:

En el Corazón se halla la esencia de la Vida

El hombre que sea capaz de pensar con el corazón y de sentir con la mente habrá realizado no una, dos, tres, cuatro iniciaciones, habrá alcanzado lo que técnicamente Krishnamurti dice como la Liberación Total.

¿Estamos dispuestos a realizar esto? Se puede hacer, ustedes lo están demostrando, porque ustedes tienen capacidad de silencio, porque ustedes están atentos, y si ustedes están atentos es porque están mirando las cosas, oyendo las cosas, percibiendo las cosas desde el fondo místico del corazón.

Cuando ustedes están en silencio, y el silencio es perfecto, no se trata de un silencio simplemente de palabras o de pensamientos o de actos, no basta estar relajado para sentirse completamente en silencio, hay que silenciar el corazón, porque cuando el corazón está en silencio el hombre está realmente meditando, porque está en contacto con la propia esencia de la Divinidad, porque está llevando adelante el proceso idéntico que lleva adelante nuestro LOGOS SOLAR a través de este Universo de 2º Rayo, que es el Rayo del Amor.

¿dónde se asienta el amor? En el corazón.

Y si hacemos lo posible por intentar catalizar nuestros estados de conciencia y abrirnos un poco más a la vida del corazón y un poco menos a la vida de la apertura mental, tendremos en nuestro haber la clave típica de apertura de la Nueva Era.

Porque una nueva era no es simplemente la entrada de nuestro planeta dentro del campo magnético de atracción de una u otra de las constelaciones del Zodíaco, sino que significa que el hombre debe esforzarse para que aquello sea una realidad.

¿De qué nos sirve que vengan a nosotros las energías de Sirio o de Acuario o de cualquier gran constelación si no somos capaces de recibirla ni distribuirla?

Bien, se trata solamente de unas ideas para entablar un diálogo entre ustedes y yo basado en este sentido de buena voluntad.

Ustedes pueden preguntar todo aquello que tengan dentro del corazón, yo contestaré aquello que mi corazón sienta también, y sin miedo, estamos entre amigos.

Interlocutor. —(no se entiende la pregunta)

Vicente.—Se lo voy a contestar enseguida.

Porque cuando existe un grado de expectación, cuando existe un grado de atención formidable hacia alguien o hacia algo —una idea, me refiero, o algo que llame nuestra atención—, entre nosotros y aquella cosa se establece un vínculo de unidad, siendo la unidad la esencia viva del corazón, y cuando aplaudimos la mente está de acuerdo, y entonces la mente se pone por encima del corazón al aplaudir, y entonces —permítanme decirlo por cierta experiencia— los ángeles que vibran con el silencio, que se bañan con las notas místicas del silencio desaparecen, se espantan, porque esto es algo muy humano y el corazón es algo muy divino, y naturalmente se establece una discontinuidad de conciencia.

Esto lo he notado en los grandes conciertos de música, no es significar que estamos todavía bajo la égida de la vieja era cuando deba aplaudirse a un orador o a un músico o a un poeta o a alguien por algo que tiene que dar naturalmente sin esperar otra cosa que este silencio místico porque es la obra del corazón

Y les advierto que lo mejor que hay escrito en la vida nunca es una concepción intelectual sino que siempre es una obra que surge por la inspiración de los devas posando la lira del corazón, entonces se produce un silencio, y este silencio es al propio tiempo vinculación, unidad y síntesis, y la programación de la Nueva Era se basa precisamente en estas cosas: en la unidad, ese sentido de unión del corazón con el corazón de los demás, más la capacidad de síntesis.

Síntesis significa esotéricamente la capacidad que tiene el ser humano —hombre o mujer— de establecer una armonía entre la mente y el corazón

Es decir, que no podemos afirmar que un ser sea inteligente si no posee en alguna elevada medida la armonía entre sus pensamientos y sus emociones, y cuando es un Maestro de Compasión y Sabiduría lleva esto hacia el Cosmos.

La sabiduría del Maestro —los Maestros son siempre Maestros de Compasión y de Sabiduría—, es porque tienen la unificación de la mente y del corazón, y esta unión del pensamiento y del corazón se llama técnicamente síntesis, y síntesis es, desde otro punto de vista, el enlace que tiene el discípulo con Shamballa, el Centro en donde la Voluntad de Dios es conocida.

Interlocutor.—… se piensa con el corazón y se siente con la mente, parece que está cambiado…

Vicente.—Naturalmente, es decir, de otra manera que existe un equilibrio entre la razón y el amor.

Cuando la razón y el amor se han equilibrado, se han armonizado, se piensa con el sentimiento y se siente con el pensamiento, es una síntesis, es decir, que el Maestro es el señor de la síntesis porque ha establecido el equilibrio entre la razón y el amor.

Por lo tanto, parecerá un poco difícil de comprender pero desde el ángulo de la Jerarquía es la unión que existe entre el Señor Buda y Cristo.

Cristo como Señor del Amor y Buda como Señor de la Iluminación están los dos dentro de la línea de amor del 2º Rayo, y por lo tanto, uno expresa el amor a través de la mente y el otro expresa la iluminación —Yo Soy la Luz del mundo— a través del corazón.

¿Se dan cuenta de esto?

Interlocutor.—No será posible…, en su exposición pienso que usted justifica excesivamente a la Jerarquía y en realidad echa todas las culpas a la humanidad. ¿No será posible que exista alguna posibilidad de que la Jerarquía como tal tenga unos errores de concepto increíble y que la tal humanidad en realidad lo único que haya hecho es manifestar las ideas equivocadas que le transmite la Jerarquía?, porque no es posible tanto error y tanta y tanta guerra, tanta discordia, tanto follón. El hombre por el hombre no es nada, un rebaño, un rebaño mismo sin pastor, entonces ¿cómo es posible que usted eche siempre la culpa a las ovejas… ¿qué me dice de los pastores?

Vicente.—Y por qué, me pregunto, los pastores que usted llama refiriéndose a la Jerarquía, no merecen un punto de vista especial y los sitúa usted tal como están situados en el 5º Reino de la Naturaleza, y actualizando su unidad a través de un universo de cinco dimensiones, y que el hombre que está dentro de las líneas del 4º Reino, actualizando solamente como conciencia normal un espacio de tres dimensiones y que diga:

¿cómo puede la Jerarquía equivocarse, o si se ha dado el caso de que la Jerarquía se haya equivocado?

¿O por qué, suponiendo, fracasó el Cristo, por qué tuvo que morir Cristo en la cruz?

¿Es que fracasó Cristo o fracasó la ambición humana, o la humanidad llena de ambiciones?

Es decir, que cuando la persona mirando hacia arriba dice: “Tú te has equivocado”, está reconociendo que se ha equivocado él, porque no comprende positivamente lo que es la Jerarquía, y los pasos que hay que dar para llegar a ser uno de sus excelsos Maestros o miembros cualificados.

Siempre salimos del punto de vista intelectual de nuestro pequeño yo, nuestro pequeño yo que se equivoca constantemente, y como tendemos siempre a hacer mal todo aquello que nosotros estamos planificando y a hacer responsables a los demás porque sutilmente el individuo siempre está justificando sus actos, una de sus justificaciones es, ¿por qué no se puede equivocar la Jerarquía?

Naturalmente, este proceso es el proceso del ateo cuando está diciendo ¿por qué Dios omnipotente en justicia, omnipotente en sabiduría y omnipotente en compasión, permite estas atrocidades a las que usted se está refiriendo?…

Está tan por encima de nosotros que vamos a hacer una pequeña comparación para que se dé cuenta lo lejos que está de nuestra pequeña concepción, es la misma diferencia que existe cuando dotando a un átomo de nuestro cuerpo de conciencia dijésemos, por ejemplo: “Este átomo es ateísta”, porque le han sujetado aquí en medio de este conglomerado de células en donde no se encuentra a gusto y en donde se encuentra en un campo de reacciones, y Dios, que somos nosotros, estaremos tan ajenos a aquella barbaridad que se cree que están cometiendo con el átomo que ni nos daremos cuenta

¿o es que somos conscientes nosotros de lo que piensa un átomo?

¿nos damos cuenta? ¿tenemos compasión por un pequeño átomo de nuestro cuerpo cuando no tenemos compasión con la totalidad del organismo, o con la totalidad de un cuerpo, o con la totalidad de la mente, por ejemplo?

¡Y queremos que Dios que es la justicia y sus responsables —la Jerarquía—, van a estar tan pendientes de lo que estamos acometiendo constantemente nosotros!, bastante trabajo tienen para sellar las puertas donde se halla y donde mora el mal cósmico, es ahí donde hay que trabajar.

Interlocutor.—¿Pero no dice la Kábala que como es arriba es abajo y que el microcosmos se refleja en el macrocosmos? ¿No somos en realidad los espejos de ellos?

Vicente.—Por lo tanto, un momento, como que igual es arriba que abajo Dios es completamente ajeno a lo que hace el hombre como nosotros —como dioses que somos del organismo—, estamos plenamente ajenos a lo que sucede a un átomo de nuestro cuerpo. Igual es abajo que arriba e igual es arriba que abajo. Usted mismo lo ha dicho, usted me da la razón sin darse cuenta.

Interlocutor.—No, no, si no… los planes significa son nuestros, esto no significa no que no quiera.

Vicente.—Como usted quiera. Otra pregunta.

Interlocutor.—Aquí se ha hablado mucho de la Jerarquía. Quisiera ampliar todo esto.

Vicente.—Muy bien.

Mire usted, la persona organizada en un mundo de dificultades, como nosotros, tiene constantemente ante su mente un arquetipo de perfección.

El hombre está constantemente tratando de mejorar sus actos, de ennoblecer su conducta; su fracaso consiste cuando sofoca estos intentos de perfección o la búsqueda de un arquetipo, entonces, todo el proceso de la búsqueda del arquetipo está realizándose en un núcleo de poder dentro del cual el hombre será o no será de acuerdo con sus circunstancias.

Pero ¿quién ha creado las circunstancias? El hombre

Y cuando mira el arquetipo está mirando siempre a un plano superior, este plano superior puede ser el plano astral superior, puede ser la mente, puede ser algo superior a nosotros, o puede ser de acuerdo con la humanidad, como el 4º Reino de la Naturaleza, el plano siguiente o el 5º Reino, porque lógicamente, como igual es abajo que arriba e igual es arriba que abajo, igual que existe el reino mineral, el vegetal, el animal y el humano habrá otros reinos que desconocemos.

Pues bien, la Jerarquía es el reino superior al humano, es el 5º Reino de la Naturaleza, técnicamente descrito como el Reino de Dios, por lo tanto, todo el proceso de la vida organizada, todo cuanto el hombre está organizando en la vida para superarse, es ponerse de acuerdo con este arquetipo que tiene en frente de sí, esto es la Jerarquía.

Cuando la persona está cualificándose internamente para vivir de acuerdo con una realidad espiritual, está fomentando esta línea de luz que va desde él a este punto céntrico de atención; y a este punto de luz que se va extendiendo en el tiempo y en el espacio se le llama técnicamente ANTAKARANA.

Siendo el ANTAKARANA el hilo de luz que conecta al hombre inferior con el superior y a través del cual se conecta con los planos superiores y va siendo consciente de la Jerarquía, estando establecida la Jerarquía en funciones, como dice el nombre, por ley de merecimientos en el tiempo.

Igual que existe una jerarquía dentro de la humanidad existe una Jerarquía dentro del 5º Reino, que comienza por los iniciados de la primera, de la segunda, tercera y va subiendo así, hasta llegar a los LOGOS PLANETARIOS y se va ascendiendo hacia los LOGOS CÓSMICOS

Pero ¿qué puede decirnos esto a nosotros? Solamente hay una cosa: el hombre está constantemente tratando de ser en el tiempo, adueñándose en el tiempo y también extendiéndose constantemente en el espacio, esto no quiere significar que tenga el hombre precisamente que vivir de acuerdo con conceptos teóricos acerca de las dimensiones del espacio sino que lógicamente cada reino de la naturaleza está adscrito, está circunscrito dentro de una dimensión del espacio.

A medida que el hombre asciende, a medida que se va difuminando, si ustedes me permiten esa expresión, está entrando en el Reino de Dios, está convirtiéndose en un iniciado.

Se empieza como una persona de buena voluntad en el mundo, continúa siendo un aspirante espiritual más o menos avanzado, después entra dentro de la calificación esotérica de discípulo en sus varias demarcaciones, el discípulo en probación, el discípulo aceptado y el discípulo en el corazón del Maestro; continúa después con la primera iniciación… y para qué vamos a hablar si sería técnico, sería intelectual…

Solamente hay que emitir un hecho: el hombre está extendiéndose en tiempo y en espacio, está tratando de que el Reino de Dios llegue a él y no que tenga que prolongarse, porque lo más ilógico es buscar arriba el Reino de Dios, porque el Reino de Dios está aquí con nosotros; es aquí donde debemos descubrirlo, es aquí donde se reciben las iniciaciones y es aquí donde el discípulo sufre las consecuencias kármicas de la acción, y es aquí también en donde se conecta con los Maestros de Compasión y de Sabiduría.

Ustedes saben que hay una fiebre de las personas para irse a la India a la búsqueda de los Maestros, o al Tíbet porque les han dicho que en el Tíbet está la Jerarquía, o porque le han dicho que en el Mar de Gobi está SHAMBALLA.

Pero ¿qué puede significar desde el punto de vista de las dimensiones esto que estamos diciendo? ¿Qué sabemos de SHAMBALLA? ¿Qué sabemos de la Jerarquía?

Les he dicho anteriormente que el hombre de nuestros días, el hombre capacitado está prolongando su acción desde su corazón hacia SHAMBALLA, porque SHAMBALLA es la meta de la humanidad consciente, porque el hombre y la mujer de nuestros días están tendiendo hacia síntesis, siendo síntesis el poder de la gran realidad cósmica que en el centro, en el corazón del planeta, encuentra su morada.

Bien, la Jerarquía, ya para definirla, es el 5º Reino de la naturaleza; existe el Reino Dévico que es el 6º Reino, el Reino de los Ángeles, y existen otras jerarquías superiores.

No les puede decir mucha cosa esto, solamente seguir la ley de que igual es arriba que abajo, igual es abajo que arriba.

Bien, igual que está en el reino mineral, tenemos los reinos super-humanos, y más allá de estos todos los comentarios que ustedes pueden hacer, pero ¡por favor! no lo hagan en forma intelectual, déjense llevar por el impulso del corazón y se maravillarán de sus resultados.

Porque cuando la persona está atenta a un proceso, y a este proceso no le da ningún nombre técnico de meditación o de lo que sea, está realmente meditando, porque la meditación, repito, no es aquel momento en el que nos estamos retirando del mundo para dedicarnos a Dios, sino que es la acción correcta cotidiana, sin interferencias, sin discontinuidad.

Cuando hay discontinuidad entonces no puede haber conciencia de síntesis, y hemos hablado anteriormente de una conciencia meditativa, de algo que está por venir, pero que si ustedes están atentos en estos momentos se darán cuenta de que existe, se está formando, se está elaborando o está ya drásticamente dentro del corazón una conciencia de síntesis, que se manifiesta como unidad y como silencio.

Interlocutor.—Quiero preguntarle, para escribir sus libros, que conozco dos, los dos últimos, si no ha escrito usted un proceso intelectual o el proceso ha sido mental, de recepción, para hablar de los Ángeles Solares y toda esa serie de cosas que usted explica.

Vicente.—Mi caso es muy particular, pero se lo voy a confesar como es.

En mí existe una tendencia desde hace mucho tiempo, quizá les podía hablar de siglos, de aproximación al mundo de los ángeles.

El mundo de los ángeles me es muy familiar, y no les he cansado hablando de ángeles, porque hay mucha gente que cree que es una cosa muy mística, para mí es muy dinámico, pero no importa, es decir, que todo lo que yo estoy haciendo es captando la idea y dándole forma.

Naturalmente, no soy un intelectual, en el sentido de que no poseo muchos conocimientos, bien, pero lo que capto, la gracia es utilizar mis pocos conocimientos para darle una forma, hay personas que tienen grandes conocimientos y les falta lo principal, que es el contacto con el Ser Superior o el Ángel Solar, y esto hay que discutirlo quizá en otras conferencias, podemos volver a insistir sobre el punto, quizás les hable solamente de ángeles, y seguramente que se encontrarán ustedes embargados por un hálito de felicidad, porque es esto lo que significa el Ángel.

Interlocutor.—Como he visto esa profusión y esa belleza en el libro de Las Fuerzas Ocultas y el Ángel Solar, ¿ha seguido un proceso intelectual o no?

Vicente.—No, no.

Pero dense cuenta de una cosa, cuando nosotros estamos trabajando, y ahora puedo hablar directamente de mí, pues usted ha preguntado, yo hablo de mí como podía hablar de cualquiera de ustedes, estoy aparte de mí mismo en este momento, existe un conocimiento que nos viene transmitido del pasado a través del misterio del átomo permanente, ¿ustedes saben algo de esto?

Un día hablaremos quizás, es muy interesante; bien, el átomo permanente tiene en sí condensado todo cuanto hemos sido a través del tiempo, desde las primeras razas, allí hemos registrado todos los actos, buenos y malos, dentro de los actos buenos y malos existe una cantidad impresionante de conocimientos, exotéricos y esotéricos, entonces lo que he hecho yo es tratar de dar forma a todo mi bagaje de experiencia a través de la inspiración, aunque tengo que confesarles que no soy médium ¡cuidado!

Una cosa es la guía excelsa, grande, o no grande, de los guías espirituales de los grupos, y otra cosa cuando la persona ha logrado establecer un antakarana de luz entre la mente, el centro Ajna, y el centro Coronario, entonces se hace como una especie de embudo, si me lo permiten, y entonces va desarrollando la persona, entonces no hay ningún esfuerzo para hacer algo, el esfuerzo siempre es del intelecto, porque el intelecto se esfuerza por decir cosas.

¿qué tienes que decir?, ¡no!, estate atento simplemente, porque si ustedes están atentos verán ustedes como están en silencio, lo que pasa es que no estamos nunca atentos ¿verdad?

Bien, entonces el proceso es que si llegamos a un estado de atención tan formidable que hayamos captado el sentido íntimo de la realidad, en ese sentido íntimo de realidad se está realizando la inspiración.

Todos tenemos momentos de inspiración, lo interesante es que la inspiración no tenga discontinuidad, que sea un proceso continuo y enlazamos esto con la ley de síntesis, con el proceso de unidad y también con la buena voluntad del corazón.

No podemos hablar de inspiración sin hablar de este centro.

El centro que coordina es el centro Ajna, pero el centro que lleva adelante el proceso es el centro del Corazón invocando de Dios la inspiración, y Dios representado en la mente es el Ángel Solar, en el plano causal, o el Yo superior, teosóficamente hablando.

Por lo tanto, todo es un proceso sintomático dentro del cual la persona no pretende ni busca nada sino que revela la verdad que está conquistando en los niveles digamos causales.

Interlocutor.—Usted ha dicho antes que la creatividad es una forma de llegar a la iluminación, claro la creatividad puede desembocar en hacer cosas buenas, entonces ¿hasta donde podría llegar la técnica para no…? Se podría ampliar un poquito más este punto, ¿hasta donde podría llegar la técnica para que la técnica no fuera mala?

Vicente.—Mire usted, si no hay una evolución del corazón, la técnica forzosamente puede ser mala, es decir, no se trata de la técnica en sí, es como si usted vaciara un vaso de agua limpia en otro que contiene barro, el agua es pura en sí pero al depositarla allí ha quedado ya manchada.

Entonces, una cosa es el agua pura del corazón y que la técnica esté sucia, o sea, simplemente intelectual.

Dense cuenta de que el mayor técnico en la vida de los niveles, digamos, invisibles inferiores, es el mago negro.

El mago negro posee una gran técnica y posee un dominio de sí mismo que no posee el discípulo mundial, ahí está la desgracia.

Por lo tanto, el proceso es cómo manejaremos la técnica una vez la hallamos conquistado, y qué haremos con esta técnica que hemos conquistado cuando el corazón está reseco y no siente amor por los demás. No hay un límite.

El límite siempre…, es decir, que la técnica no tiene límite, pero el corazón tampoco tiene límite.

El día que el corazón y la técnica se unifiquen, o la inspiración y el intelecto se unifiquen, tendremos una raza de hombres que conquistarán la verdad, lo cual todavía no ha sucedido, salvo en raros casos en la vida de nuestro planeta.

Tanto debemos a los grandes Maestros del pasado, a los grandes discípulos que conquistaron el poder sobre sí mismos, y que utilizaron la técnica espiritual para ayudar a la Jerarquía a llevar su función de bondad y de compasión sobre la Tierra, en el mundo de los seres humanos.

Interlocutor.—Por favor, cuando un corazón contacta —un corazón de buena voluntad— con otro de una escala evolutiva…, y sufre una experiencia de palos, cómo puede restañar, porque esto se da continuamente, usted va con buena voluntad, usted cree confiadamente que todos son como usted más o menos y se empieza a llevar palos y palos.

Vicente.—¿Y por qué espera un resultado?

Es que sólo por el hecho de esperar un resultado significa que no hay amor completo en el corazón.

El proceso está aquí: ¿podemos amar sin esperar nada a cambio, o vamos a creer en el proceso este de que es un toma y daca?

Si tu me amas yo te amo, si no, no hay ningún trato, que es lo que ocurre hoy en día con los matrimonios, están basados no en el amor ni en la mutua comprensión, están basados en convencionalismos, en lo que hace la gente, y como la gente se casa también nos casamos nosotros, y el proceso está aquí.

Lo malo del proceso es que no existen matrimonios correctos y el corazón se pierde en los insondables vacíos de la incomprensión; y una de las técnicas de la Nueva Era será unificar corazones juveniles de ambos sexos para llevar adelante un proceso de matrimonios perfectos, con vistas al arquetipo del hombre que es el andrógino. Se dan cuenta, la Jerarquía ha establecido dentro de su maravillosa secuencia de posibilidades el dedicar una parte considerable de sus esfuerzos ashrámicos en dos direcciones:

      • Primero, en que el ser humano se ponga conscientemente en contacto con los devas;
      • Segundo, establecer dentro de los discípulos mundiales de ambos sexos unas líneas de aproximación, reencarnan juntos muchas veces, ello lo veremos en los jóvenes de hoy día, para satisfacer no las ansias de corporeidad o de sustancialidad, como podríamos decir, sino para acatar la ley de la Jerarquía; es decir, en la polaridad, esta maravilla que produce la luz, los polos positivo y negativo no existe el choque sino el equilibrio, la luz es un equilibrio, entonces, el polo positivo siempre es el Padre, el aspecto voluntad, el polo negativo es el aspecto Madre, el aspecto Espíritu Santo, y el aspecto luz siempre es la conciencia, el Hijo.

Bien, cuando existan suficientes matrimonios en el mundo basados en el amor, entonces descenderán a la Tierra los grandes avatares, y por esto una de las primicias de la Jerarquía en los inicios de esta Nueva Era es buscar, repito, a hombres y mujeres, discípulos, aspirantes espirituales de buena voluntad y de reconocida simpatía espiritual para que establezcan lazos matrimoniales, y den un testimonio de la luz cósmica, y entonces surgirán a la luz, siempre basados en el amor, las razas que sucederán a la nuestra.

Interlocutor.—¿Se refiere a las almas gemelas?

Vicente.—Hasta cierto punto, porque se ha especulado tanto sobre las almas gemelas que la gente se ha hecho un divorcio mental, me refiero simplemente a las personas físicas, hombres y mujeres de buena voluntad que han decidido solemnemente juntar sus vidas en nombre de la Jerarquía. Es un desafío, es un reto para los jóvenes, es jerárquico, no lo dice el Sr. Beltrán, y se está realizando en muchos ashramas de la Jerarquía, singularmente en los ashramas del 2º Rayo, que lleva adelante el proceso del amor del universo.

Interlocutor.—(No se entiende la pregunta)

Vicente.—Cuando llega el momento, viene la luz, no de la mente sino del corazón.

Entonces existen unos lazos que te llevan a realizar y culminar un propósito espiritual, aparte de lo que habías pensado acerca de aquello, es decir, no podemos decir “aquella me gusta, me parece o será la que la Jerarquía me ha deparado”; ya estamos cayendo en un error mental.

Si vamos a dejar llevarnos en un impulso del corazón, la mente en este caso no va a trabajar mucho, se dejará llevar por la influencia del corazón y tendremos, repito, una raza de hombres que sucederán a la actual, posiblemente la 7ª Subraza de la 5ª Raza, en la cual todos los matrimonios se realizarán por amor, y no serán sancionados por ninguna ley humana porque serán bendecidos por los propios Maestros.

Será una especie de iniciación muy similar a la de las primeras subrazas de la Raza Lemur, en donde se realizaban matrimonios basados en la afinidad de sexos, pero no estamos en la Raza Lemur, hasta cierto punto, estamos más allá prolongados en el tiempo, pero también habrá una ceremonia mágica, interna, de la cual seguramente los contrayentes o matrimonios no serán conscientes que los unirá eternamente o al menos durante un ciclo duradero para establecer en la Tierra la nueva raza, y esto, según se nos dice esotéricamente, está siendo llevado adelante por los Maestros que están bajo el Manú de la Raza, bajo la jurisdicción, bajo la disciplina o las órdenes del Manú, Manú de la 5ª Raza me refiero.

Interlocutor.—(No se entiende la pregunta)

Vicente.—Sí, y lo hemos notado mucho en Barcelona, claro que si estuviese en Madrid lo notaría también… (Risas).

Hay muchos jóvenes que asisten esotéricamente y están unificados, no solamente por el corazón se quieren sino también porque existe una afinidad de propósito espiritual.

Ya no será la tontería de los romanticismos del pasado, pasado de la Era de Piscis, en la cual el amor y el corazón y todas estas cosas de Don Juan Tenorio estaban es ese tiempo, no será válido porque se hablará de los Siete Rayos o se hablará de la comunicación con los Maestros, o se hablará de devas, y esto con optimismo, con alegría, con serenidad, porque, y esto lo repito, porque hay una cierta confusión al respecto, que la persona más optimista, la persona más simpática, la persona más alegre del mundo es el Maestro, y si conociesen al Maestro se darían cuenta porque es la Ley del Corazón la que atrae a la humanidad hacia la Jerarquía.

Interlocutor.—Le pregunto al Sr. Anglada, que en uno de sus libros él afirma en una nota a pie de página —no recuerdo en cual— que muchos de los contactos en la época actual que afirman algunas personas haber mantenido con personajes extraterrestres no son más que contactos con el mundo angélico, con el mundo dévico. Yo le pregunto si pudiera ampliar esto.

Vicente.—Sí. En algunos casos, no en todos.

En muchos casos resulta por la extrema potencialidad etérica que poseen los devas, singularmente los devas del cuarto nivel etérico, que son semietéricos, ayudados por devas de superior categoría, son capaces de manifestar físicamente una plasmación “ovnica” o de extraterrestres sin que sean realmente extraterrestres ni ovnis, y la persona puede sentir la sensación de que está viendo, de que está tocando, percibiendo, y sin embargo, es una creación dévica que en el momento en que dejen de prestarle atención volverá a su lugar de origen.

Es lo mismo que ocurre con este cuerpo que poseen los discípulos avanzados que se llama el Mayavirupa, mediante el cual se pueden materializar a distancia, como pasaba con Apolonio de Tiana, por ejemplo, o con otros, que pueden manifestarse objetivamente y se les puede palpar igualmente que si fuesen físicos, y sin embargo, están a distancia, siendo solamente una creación mental dominando los éteres del espacio dominados por los devas.

Es decir, que por esto se nos habla de maya, dense cuenta, se nos habla de espejismo, y se nos habla de ilusión; es decir, el maya de los sentidos, el espejismo emocional y la ilusión mental, porque los magos negros que poseen poder sobre ciertas huestes angélicas están materializando cosas que las personas creen ver y están tan absolutamente convencidas de que lo que ven lo firmarían con su propia sangre, y no obstante es una ilusión, es un maya y, por lo tanto, ahí está la dificultad de los discípulos en esta era máyica.

Estamos llegando a los últimos grados, los más intensos, del Kali-yuga, ¿saben qué significa esto?

Es la edad más materializada del 4º Planeta de la 4ª Ronda, que es nuestra Tierra.

Por lo tanto, cuando el discípulo logra triunfar de maya se puede considerar un Maestro, y es muy difícil llegar a esto.

¿Cuándo no hay maya, cuándo no hay espejismo y cuándo no hay ilusión?

Cuando la persona está constantemente atenta a todo cuanto sucede, fuera y dentro de sí, cuando está dentro de una conciencia plenamente meditativa, cuando no existe discontinuidad de conciencia, lo cual significa que no hay resquicio alguno ni para maya, ni para el espejismo astral ni para las ilusiones mentales.

Hay que estar muy atentos, y en esto constituye parte del programa para los discípulos de esta Nueva Era, y me pregunto si no podemos ser todos discípulos y no dejarnos engañar tanto como nos dejamos engañar por los sentidos, por las percepciones astrales y por la propia mente inferior; porque dense cuenta de lo que decía Madame Blavatsky, que la mente es la gran separadora de la realidad, la que crea la gran herejía de la separatividad, si nos damos cuenta de esto, nos daremos cuenta cómo puede ser posible, no digo en todos los casos, algunos casos probados, y que no son realmente casos probados.

Un ángel puede presentar un ovni, puede ser visible para una serie considerable de personas y no ser un ovni sino un rayo de luz que ha desprendido de su aura inmortal, hasta tal punto que hay devas que disfrutan con esto, y no he discutido este asunto en mis libros porque sé la que se armaría, porque hay una tendencia hacia estas cosas y no voy a negar a los extraterrestres, empezando por el primer extraterrestre que conozco yo que es Sanat Kumara, que vino de Venus con un gran platillo volante, esto no lo voy a negar, me refiero a lo que es maya realmente, a lo que es ilusión, jamás diré que una cosa no es cierta si tiene un punto realmente de contacto con la verdad.

Interlocutor.—Entonces, donde la diferencia es muy sutil, ¿dónde está la diferencia entre la ilusión y la verdad?

Vicente.—Que una cosa es verdadera y la otra falsa… (Risas) no, no, porque desde el ángulo de vista del observador, digamos, de la persona no experimentada en los niveles ocultos, puede confundir la imagen de un mago negro con la de un Maestro. Yo he visto representaciones del Maestro Saint Germain que no era Saint Germain, pero era igual, idéntico.

Interlocutor.—¿Pero la persona misma es la que lo capta?

Vicente.—Si lo capta hay que darle un abrazo, porque es muy difícil, pero digo que están las leyes de maya; entonces yo doy el remedio: estemos atentos a todo cuanto se nos diga.

Un señor me decía el otro día, no estoy de acuerdo con usted, y yo digo es su problema, porque yo si que estoy de acuerdo con esto porque lo veo, porque lo siento, lo vivo; entonces si usted está de acuerdo con algo porque lo pesa, lo mide y porque su discernimiento dice esto es verdadero —siempre y cuando exista verdadero discernimiento— usted no tiene que preocuparse, porque entonces tendría que darle una serie de disciplinas que yo no estoy capacitado para dárselas, para que estuviera más atenta a todo el proceso.

Pero solo digo que la mejor técnica meditativa es la observación constante, serena y profunda de los hechos, le doy la clave.

Es decir, que cuando la persona pasa por el área reseca de maya, por el fuego ardiente de la ilusión mental o por los mil segregados del espejismo del mundo astral que es maravilloso si no está atento, y que vuelves al pasado por efecto de estas cosas, entonces cuando has caído varias veces descuidado, se te abre un sexto sentido por así decirlo que te da cuenta de lo que es verdad o no lo es, o lo que es ilusión.

Es una cosa que va surgiendo, la vida te va demostrando estas cosas, no se trata de un proceso intelectual, es algo que es el corazón y la mente estando atentos, observando, y entonces viene el Maestro Saint Germain y dices, muy bien es su problema y también se lo podemos decir, porque Saint Germain no se presenta así como así.

Además, un Chohan como es el Príncipe Rackoczi o el Conde de Saint Germain para presentarse así, ante un público que dice hemos recibido mensajes del Conde de Saint Germain, como si el Conde de Saint Germain tuviese mucho empeño en dar mensajes.

Hoy día, y esto es un secreto, pero se lo voy a confesar, el Conde de Saint Germain es el Mahachohan de la 5ª Raza, que está trabajando ya, ha dejado de ser el Chohan del 7º Rayo para convertirse en el Mahachohan de los cinco rayos, del tercero, cuarto, quinto, sexto y séptimo, siendo su lugar reemplazado por un Maestro del 7º Rayo, discípulo de Saint Germain.

Por lo tanto, cuando se habla del Conde de Saint Germain ¡por favor!, no se dejen llevar por la ilusión, ni por maya, ni tampoco por los espejismos, porque hay muchas cosas inmorales dentro del mundo esotérico, y todo el mundo por el hecho de que tiene un libro esotérico se cree que tiene un pasaporte hacia la eternidad, y esto no es cierto, porque la persona que tiene un conocimiento automáticamente debe hacerse responsable del conocimiento, o si no le ocurre lo que le sucedió al aprendiz de brujo, que se puso a trabajar con los libros del Maestro pero no pudo contener la serie de elementales que estaban dentro de aquellas claves secretas, entonces, los elementales se apoderaron del alma del discípulo, hasta que el Maestro le tuvo que tirar de las orejas y le enseñó que no estaba capacitado todavía para aquellas cosas.

Bien, me refiero a que cuando hablemos de estas cosas tengamos un poco de circunspección y estaremos mucho mejor.

Interlocutor.—Entonces, según su criterio existe vida, seres corpóreos…

Vicente.—Naturalmente que sí.

Es que la ciencia actual cuando dice “no sabemos si existe la vida en los planetas”, demuestra una incapacidad científica de penetrar en la realidad del mundo ultradimensional con solamente de aplicar el conocido aforismo: “Igual es arriba que abajo, igual es abajo que arriba”.

Hay humanidades en una u otra esfera de evolución en todos y cada uno de nuestros planetas solares o en todos los planetas del universo, o ¿hemos creído que la Tierra es el centro del universo?

Estamos todavía con la teoría geocéntrica en el aspecto espiritual; es decir, que hay humanidades en todos los universos que están evolucionando igual que nosotros, hay entidades psicológicas llamados LOGOS PLANETARIOS, LOGOS SOLARES y LOGOS CÓSMICOS, que están evolucionando a través de una serie de planetas que están habitados por humanidades, siendo estas humanidades como chacras dentro de sus cuerpos planetarios, y siendo los planetas chacras dentro los LOGOS SOLARES, así que igual es arriba que abajo, igual es abajo que arriba, hay que aplicar siempre esta máxima hermética.

Interlocutor.—Me gustaría conocer su opinión acerca de Gurdjieff.

Vicente.—No conozco nada sobre Gurdjieff, no conozco nada; además, he leído muy poco, y como he leído poco tengo que conformarme con todo lo que aprecio en el ambiente circundante.

Lo bonito sería que diera una conferencia ahora diciendo “sí porque Gurdjieff esto o lo otro”; no conozco la obra de Gurdjieff.

Solamente conozco la obra de los grandes teósofos que nos precedieron porque aparentemente son aquellos con los cuales vibré en simpatía desde el primer momento y, por lo tanto, cuando una persona encuentra la verdad en un sitio y esta verdad está santificada por la armonía de la mente y del corazón ya no tiene porqué buscar nada más y, por lo tanto, se muy pocas cosas desde ese aspecto.

Ahora bien, lo esencial si que lo sé, es que si estamos atentos, que si existe dentro de nosotros una potencialidad espiritual, si estamos realmente interesados en comprender, veremos la verdad por nosotros mismos, se presentará como una fúlgida realidad, siendo los libros solamente los que santificarán aquello que hemos intuido y tendremos entonces un porcentaje de energía técnica para aliarla a la energía de la inspiración, y entonces conoceremos las delicias de la síntesis espiritual, esta armonía de la mente y del corazón que vamos a llevar adelante tan potentemente como nos sea posible, y seguramente están cansados ya.

Interlocutor.—(No se entiende la pregunta)

Vicente.—¿El Agni Yoga?

Mire usted, no voy a ponerme en contra de la opinión de nadie, solamente me voy a basar en la propia experiencia.

La línea típica de Bakti Yoga, o el yoga devocional, es una línea ascendente que va del plexo solar al centro cardíaco, es decir, que Bakti Yoga está quemando etapas desde el plexo solar, que es el centro astral, hasta el centro del corazón que es el centro del amor divino, entonces, es la línea mística; en tanto que el Agni Yoga surge desde el corazón hasta la cúspide de la cabeza, pasando por el centro Ajna, así que cada cual puede tomarse esto según su propia manera, según sus propios conocimientos.

Yo lo digo solamente basándome en la experiencia, naturalmente, una experiencia que no se la puedo demostrar salvo con mis palabras, y puede que ustedes me digan “no creemos que el Sr. Beltrán diga una mentira en cosas que no le van nada”, es una pregunta que contesto y que noblemente, honradamente, tengo que contestar.

Es decir, hoy día aceptando la línea del Hatha Yoga, del Bakti Yoga y del Raja Yoga, hay que aceptar el Yoga de Síntesis, el yoga de aclimatación o de integración de esos tres yogas, que se llama Agni Yoga o Yoga de Síntesis o Yoga del Fuego, porque es el yoga que parte del corazón del discípulo una vez divinizado hasta cierto punto lo conecta con el Ángel Solar o superior y penetra en el cuarto nivel búdico, entonces se produce una síntesis y, según se nos dice, entonces, domina los éteres de los cuatro niveles físicos, más dos niveles astrales y un nivel búdico, y se sucede en este momento la primera iniciación.

Pero, ya volvemos a lo mismo, no vamos a discutir sobre cosas que no podamos demostrar, sería demasiado intelectual ¿verdad?

Y me parece que lo mejor que podemos hacer ahora es no hablar más, porque me parece que podemos ponernos de acuerdo en una sala mayor, podemos estar todos juntos con más comodidad, que ustedes no tengan que estar pensando en la incomodidad del cuerpo, en las ideas que les están viniendo a ustedes, hay un poco de divorcio, lo estoy notando en el aura de ustedes.

Por lo tanto, es mejor que hagamos un poco de silencio que nos va a liberar del cansancio físico y esperemos otra ocasión en la que estemos juntos y podamos compartir juntos el pan y la sal del Reino de Dios; y este momento de silencio yo creo que será la síntesis final de nuestra conversación de hoy, en la cual tengo que estar muy agradecido a los amigos que me han facilitado la oportunidad, los amigos que han preparado este encuentro y que ustedes lamentablemente no han podido gozar tal como yo hubiese querido.

Entonces, para terminar un silencio, y verán ustedes cómo se van a encontrar más aliviados del cansancio físico y de las dudas de la mente.

Muchas gracias.

 

   Descarga epub

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.