El Camino del Agni Yoga

0
210
El camino del Agni-Yoga Barcelona, 22 de octubre de 1981

 

Xavier.— Y de en relación a la Piedra Filosofal, nosotros en nuestra búsqueda necesitamos saber cuales son nuestros Rayos de la personalidad, del Alma, etc,. … ¿cómo podríamos aprovechar esto?

Vicente Beltrán Anglada.— Bueno, aquí hay dos problemas, en esta pregunta. Uno es que la persona conoce intelectualmente cuales son sus Rayos y, segundo, que la persona no conoce sus Rayos pero los percibe.

Aquí está la gran incógnita.

La mayoría queremos saber cual es nuestro Rayo, lo cual es una búsqueda intelectual, pero cuando nos abrimos a la oportunidad reflejamos íntegramente estos Rayos y con el tiempo nos damos cuenta que somos los Rayos, ya no es una proyección sino que somos los propios Rayos.

Entonces les diré que es una cuestión de intuición más que de intelecto.

Y en la Escuela Arcana cuando vas pasando el tiempo en ella, después de pasar el cuarto grado y el quinto, entras en un grado donde se trabaja sobre los Rayos.

Les diré que yo cuando entré a trabajar en los Rayos estaba íntegramente fusionado con el Rayo de la… y me resultaba familiar, y luego te decían que fueses explicando los rasgos de los Rayos, lo que yo encontraba un poco intelectual porque si yo me sentía impregnado de los Rayos no tenía porqué definirlo.

Es el problema que existe entre el esoterista y el místico.

El místico vive más que el esoterista en ciertos momentos; pero en ciertos momentos el esoterista vive más que el místico.

El equilibrio viene cuando la persona sabe cual es su Rayo, casi se podría decir que cuando la mente y el cuerpo están de acuerdo entonces se da cuenta uno de qué Rayo se es.

Hablando de mi propia experiencia, mi personalidad es del primer Rayo, pero el segundo Rayo siempre es el Rayo del Alma.

Porque encuentro que yo, sobre todo en explicar el ejercicio del amor, no sé como explicarlo, yo siento un amor pero si veo la injusticia soy duro contra aquella injusticia, lo cual no quiere significar que no exista amor sino que hay un aspecto del amor muy, muy poco conocido, y es el amor cuando está matizado del primer Rayo, que es justicia.

Entonces el juez debe ser un exponente más del primer Rayo que del segundo pero, naturalmente, el segundo debe de estar presente en todas las cosas de la vida.

En el caso de la Piedra Filosofal debe ser una línea de primer Rayo naturalmente, pero nadie puede buscar la Piedra Filosofal o el Santo Grial, como hablamos ayer, si no es a través de su propio Rayo, es decir que el Antakarana es la línea de Rayo.

Así que cuando contacte el ser inferior con el ser superior a través del Antakarana lo que realmente está es expresando su propia línea de Rayo, sus propias características vitales indican su Rayo, se dará cuenta de que hay un matiz, dos Almas de la misma evolución que una sea mística y la otra ocultista, por decirlo de alguna manera aumentado, y veremos que el Antakarana es el mismo pero difiere su color.

El Antakarana es luz, pero no es igual la luz del primer Rayo, una luz más bien carmesí, fuerte, potente, que la del segundo Rayo que es una luz casi, por decirlo así, azul, un azul como azul índigo, pero brillante que no podemos…, que no tenemos capacidad para medir esta luz.

Una luz de la mente que es ambigua.

Si la persona empieza a trabajar siempre empezará con la luz amarilla, a medio camino se le vuelve azul y al final tiene que ser carmesí, en el cual se reflejan los tres aspectos de la columna vertebral: Ida, Pingala—fijaos bien en la analogía— y de Pingala al Suchumnâ.

El Suchumnâ siempre es azul, de primer Rayo, y vemos ahí la voluntad y el entendimiento, el otro es carmesí y el otro amarillo.

Y van jugando así hasta que la doble serpiente se convierte en una sola serpiente, entonces empieza a trabajar desde el corazón hacia el centro Sahasrara, ahí está el gran misterio que hablábamos ayer.

Pero claro ahí no podemos ser tan explícitos, no podemos decir que la Piedra Filosofal está por ejemplo aquí en el centro Sahasrara y que el Santo Grial está en el corazón, pero es así desde el ángulo de vista esotérico.

Tenemos que hablar en términos muy generalizados aprovechando lo que la gente sabe, que ha conocido o que ha oído o que ha leído, para de esta manera hacer una idea global o de conjunto del tema que se tiene que desarrollar.

Ahora, por ejemplo no podemos hablar de los Rayos directamente pero podemos hablar de las características, digamos, psicológicas de cada ser.

Sobre esto va a versar la conferencia del sábado que viene, en la cual seguiremos lo que son los Rayos y lo que son las tendencias psicológicas, porque nos introducimos en la psicología esotérica.

Entonces vamos a salir un poco de la psicología normal o convencional y vamos a penetrar en el mundo de los Rayos que es donde está la verdadera psicología, entonces habrá que trabajar mucho sobre esta cuestión.

Nos daremos cuenta de que cada cual pertenece a un Rayo definidamente expuesto a través de sus temperamentos, si es artista, si es político, si es intelectual, si es científico en sus deducciones o si es devoto o si tiene una tendencia hacia la magia, se ve el Rayo de la persona a través de sus expresiones.

Probablemente otro conocerá mejor el tipo de Rayo que uno mismo, porque la persona se refleja y se cree natural.

Fijaos bien que una persona, como con el misterio de la voz, que nosotros nos escuchamos cuando hablamos por dentro y los demás nos escuchan por fuera.

Nos escuchamos nosotros en una cuarta dimensión, por decirlo de alguna manera, y los demás nos escuchan en una tercera dimensión, así que cuando escuchas por primera vez tu voz en un cassette dices: “Este no soy yo”.

Es totalmente distinto de lo que solemos escuchar internamente, hasta que te has familiarizado con tu voz y la has seguido así, pero ya es como si fuese otra persona que tú ya conoces mucho.

Entonces, fijaos bien, igual que hay un misterio de la voz hay un misterio de los Rayos, porque cada Rayo tiene una nota distintiva dentro del Universo.

Las siete notas de los siete Rayos dan una frase, esta frase puede ser el nombre del Logos Solar o el nombre del Logos Cósmico, de Aquél de quien nada puede decirse, como dice muy bien el Maestro Tibetano.

Entonces se trata simplemente de, como digo siempre, estar muy atento.

No podemos escoger intelectualmente porque cuando estamos intelectualmente enfrascados en un asunto siempre lo vemos por encima.

El intelecto no profundiza, se extiende, daos cuenta; en cambio la intuición penetra, es decir, cuando la mente cesa de pensar entonces viene otra actividad que no es la mente, entonces podemos hablar del corazón.

Entonces, el corazón sin dejar de ser místico es dinámico y te da, por sabiduría infusa, como se dice esotéricamente, la realidad de todo cuanto necesitas saber, no lo que deseas saber sino lo que precisas saber.

Hay una matemática celeste, hay una medida única para cada persona y esta medida no puede sobrepasar lo que te corresponde.

De ahí viene la Ley del Karma, la Ley de Jerarquía, todo esto está muy unido, y hay como sabéis Maestros en todos los Rayos y en todos los Rayos hay personas de muy distinta vibración y muchos reinos y muchas razas matizadas precisamente por los Rayos.

Es un estudio intelectual pero cuando hablamos de la persona debe dejar el intelecto a un lado en el asunto de los Rayos porque se puede equivocar, porque por un pequeño indicio se cree que va a tener la solución de todo su problema total, y el intelecto solamente ve fracciones de cosas.

Es la intuición la que junta todas las fracciones y hace un todo único; se ha llegado a la consumación del intelecto, porque el intelecto llega un momento que no puede seguir a la vida.

Mientras el intelecto y la vida van juntas la persona es correcta, se mueve siempre dentro de lo normal y natural pero cuando la vida se hace más consciente dentro del individuo el intelecto va perdiendo esfuerzo porque hay algo superior a la mente.

¿Qué es lo que hay más allá de la mente?

Di una conferencia que titulaba más allá de la mente, que es donde está el misterio de los Rayos, está el misterio del Universo, está el misterio del Ser.

Todo está englobado en el silencio inmenso cuando la persona ha llegado por su esfuerzo natural a un punto donde el silencio de Dios, por decirlo así, te succiona, te atrae en forma tan poderosa que tu ya no puedes gobernarte dentro de aquel silencio.

Debes dejarte abandonar, es inútil, y entonces existe una metamorfosis del ser: por un momento tu sabes todas las cosas, sabes lo que es el pasado, lo que es el presente y lo que es el futuro, porque estás inmerso dentro de un cuadro donde no hay dimensiones, ya no se ve la dimensionalidad, solamente existe la dimensión cuando hay actividad.

Cuando no hay actividad o la actividad que conocemos, cuando cesa la actividad, cuando el yogui ya no pretende nada entonces lo tiene todo.

Y entonces se ve lo que es el Rayo y se siente inspirado porque al llegar al estado natural o estado corriente se dará cuenta de que ya no es el mismo y por más que se esfuerce jamás volverá a ser lo mismo.

Porque ha tenido una experiencia de silencio que es algo único, que es algo universal y original, que pertenece al contexto del ser y podríamos hablar de siete estadios de silencio como hay siete Rayos, y que el silencio más impresionante es el del primer Rayo, es el más completo, es la síntesis de todos los Rayos.

Nuestro Universo es de segundo porque Dios es amor, y por lo tanto la síntesis de los Rayos es amor, y por esto la frase Bíblica: “Sólo por el amor será salvado o iniciado el hombre”.

Antes se daban ciertas reglas o ciertas disciplinas de carácter muy espiritual a los discípulos, y entonces el discípulo tenía que tener un carácter muy bien educado, muy amable, debía ser muy disciplinado, debía estar muy de acuerdo con lo que decía el Maestro, ser inflexible sobre sus propias acciones y no prestar ningún énfasis a la sociedad.

Luego vino la raza de los místicos que se separaron del mundo, que crearon los conventos, en Asia, en Europa y en todos los sitios, entonces aquello era natural porque era la época de Piscis.

Ahora toda la promoción de los discípulos se basa en el corazón, como decía el Maestro Morya, se basa en la fuerza del corazón; la mente se la tiene como un elemento de trabajo pero no es la meta como ha sido hasta ahora.

Anteriormente fue la meta ahora hay algo mejor que la meta mental, hay una meta ultradimensional que pertenece al corazón, y todos los mensajes acuarianos se basarán en el corazón.

Cuanto más técnica sea la mente, aparentemente, más profundo tendrá que ser el corazón, para evitar que la técnica sea deformada.

Tengan en cuenta que la técnica ha sido impuesta a la sociedad para un fin útil, y la técnica actual está actuando contra el individuo, contra la humanidad.

Por ejemplo, el hombre cuando tenía que valerse para el trabajo de sus medios rudimentarios o manuales había trabajo para todos.

Después, cuando viene el maquinismo, cuando una máquina hace el trabajo de varios hombres aquellos hombres tuvieron que ser despedidos.

Así que daos cuenta como la transformación de la sociedad es lenta y una cosa que es buena, como es la máquina, que la máquina nació para que el hombre descansara y pudiera ver sus impulsos inmortales con toda claridad, es decir, que fuera para que el hombre trabajase menos y que la vida fuese menos dura.

Y, por lo tanto, no ha sido así, sino que ahora se va adquiriendo técnica, más técnica, máquinas cada vez más perfeccionadas que con menos hombres pueden realizar más trabajo y, entonces, lógicamente, lo que llamamos empresario que maneja la industria se ve reducido a un territorio de serie, a un capataz con varias máquinas y a un obrero especializado y así tenemos una fábrica que antes tenía miles de obreros con un solamente un centenar.

¿Y qué hacemos con los demás?

Entonces tiene que venir el corazón a reemplazar a la técnica.

Dense cuenta de lo que está pasando con esta gente, hay que ayudarles a remediar sus necesidades, que la máquina no sea para quitar el trabajo a los obreros sino para reducir el esfuerzo del obrero para que éste pueda alcanzar las metas superiores del espíritu.

Entonces esto es bueno y se acepta como bueno porque viene de la Jerarquía, la humanidad tiene que dar su reválida educando el corazón.

Si no es así, ya veis como está el mundo.

El odio, el odio y la ambición están apoderándose de las capas sociales y pasan cosas que no deberían pasar, y pasa mucho menos de lo que debería pasar porque hay grupos espirituales, porque hay grupos de discípulos, porque hay ashramas que trabajan en el sentido de crear dentro de la sociedad puntos de equilibrio, como hacemos nosotros en el momento de la meditación, no es para envanecernos sino para hacernos responsables, porque venir solamente a discutir aquí para mi, por buena que sea la discusión no tiene tanta importancia como el rato de silencio que estamos dedicando a la humanidad.

Y quisiera que comprendieseis esto, que nos reunimos para hacer un servicio a la humanidad.

Porque el Tibetano lo ha dicho muchas veces, la meditación es un acto de servicio, no es un acto de complacencia individual, no es un acto para crecer dentro del mundo de las causas o para crear el Antakarana.

El Antakarana se crea cuando haces el bien precisamente, más rápido.

Y el Maestro cuando ve el aura del discípulo sabe cómo trabaja mentalmente, como trabaja espiritualmente y es cuando lo acerca al centro místico del ashrama y es donde se le da la iniciación, sea personalmente o en grupo porque en algunos ashramas se empieza ya a iniciar en grupo, y solamente es en la 3ª Iniciación cuando es el Señor del Mundo quien va iniciando, que no puede ser en grupo, que tiene que ser individual, porque es cuando por primera vez el individuo tiene que enfrentar al Señor del Mundo.

La primera puede darse en el Ashrama.

La segunda tiene forzosamente que ser el Cristo en virtud del 2º Rayo, y en la tercera debe ser forzosamente el Señor del Mundo porque está implicado… cosas que van sucediendo son de planos superiores de la primera, de la segunda, de la tercera hasta llegar a la séptima o a la octava, o a la novena o a las que sean, porque todo es crecer dentro de un espacio multidimensional.

Leonor.— Yo estaba pensando que eso que se hace del servicio en la meditación, hay que tener en cuenta, como decía Teilhard de Chardin, que las capas atmosféricas, no las atmosféricas que conocemos y que se debaten dentro del plano físico sino que son… hay unos éteres muy cargados de sustancias violentas, una especie de redes que están formadas por lo que podríamos llamar los pecados capitales que son: la ignorancia, la envidia, el egoísmo, etc. Entonces todo esto forma una capa en el planeta, hay varias. Entonces con los impactos de luz de la buena voluntad que animamos entre todos, resulta que sirven para debilitar esas capas, para ir sacándoles violencia, ir sacando virulencia a su mal y entonces es ayudar a la humanidad, porque para las personas que son violentas y egoístas reciben cada vez más influjo porque conectan con esas capas que son afines a su vibración. Si nosotros vamos, digamos en cierto sentido, limpiando esta atmósfera resulta que no hacemos un servicio de esos que se ven, que se notan, que se hacen directamente pero que es un servicio el ayudar a limpiar esas capas atmosféricas. Una vez leí algo científico, creo que en un experimento lanzaron una especie de cosas que en términos científicos se llamaban agujas y las lanzaron fuera de la atmósfera terrestre a una determinada altitud y al cabo de un tiempo muchos científicos protestaron porque era muy peligroso para los habitantes del planeta, pero quisieron los políticos que se quedaran. Al cabo de poco tiempo quisieron hacer una investigación a través de sus satélites y resulta que no había ni una. Quisieron entonces volver a lanzarlas y alguien o algo pasó la escoba y no existen después de haberlas retirado, eso quiere decir que hay entes que trabajan a unos determinados niveles para salvar a la humanidad. Ayudamos a ellos, les ayudamos en todo lo que se pueda hacer, que es una forma de ayudar que no se ve, que no se puede explicar a nadie que lo hacemos tampoco, pero que existe y que se hace y podéis estar bien seguros que se debilitan esas capas que se están formando. Hay quien dice que cada veinticinco años tiene que haber una guerra, hemos pasado los veinticinco y la guerra total no existe pero es que se trabaja muchísimo para eso, para ir debilitando esas capas que llevan en sí la violencia con las cuales conectan los individuos violentos y la sociedad violenta.

Xavier.— También sobre esto ayer Vicente lo aludió en la conferencia, diciendo que el momento actual era de un mayor flujo de energía que el normal y en todo caso tal como la energía es, de alguna manera, neutra, tanto alimenta las capas del bien como las del mal. Cuanto más sube el tono de lucha del mal más ha de subir el del bien y viceversa. Ahora que esto indudablemente repercuta en beneficio de la humanidad no es de dudar, como el Nuevo Grupo de Servidores del Mundo, que aunque muy sutilmente parece ser que está formado por muchos millones de personas, también como dices tú la capa esta negativa —que son las que ayudan a los violentos— lo similar atrae a lo similar. Esto hace que esta lucha esté en pugna y de alguna manera los éteres planetarios estén muy revueltos, ya sea por la afluencia de Acuario o por los coleteos estos últimos de Piscis que esté causando esta intranquilidad mundial, etc. ¿no?

Hiltrud.— Yo creo que los éteres planetarios están muy revueltos por lo que a su vez nuestros cuerpos etéricos están muy revueltos.

Vicente.— Una cosa de la que no nos damos cuenta y que el Tibetano, creo que es en “Astrología Esotérica”, yo lo traduje estando en Ginebra, que hay que tener en cuenta es que la Luna es un foco de perturbación del planeta.

Es decir, yo, sinceramente, sin saberlo, lo había dicho por deducción, porque es un cuerpo muerto que al desintegrarse está creando una conmoción ambiental que es nefasta para los que están habitando, de ahí la necesidad de cremar los cadáveres, no dejarlos enterrarlos simplemente sino la cremación que es el método ideal.

Hiltrud.— ¿Cómo se podría conseguir que se pusiera de moda la cremación de los cadáveres?

Xavier.—- Con la cremación de la Luna… (Risas)

Vicente.— Pero es que resulta que los vehículos inferiores del hombre están encadenados al astro y que la mente concreta, el cuerpo emocional o de deseos y el cuerpo físico se llaman cuerpos lunares porque están de una u otra manera enlazados al pasado de la Luna.

Cuando la Luna era una planeta, entonces nosotros la vida que hacíamos allí era una vida rudimentaria, animal seguramente, se trasladó a la Tierra y nos llevamos todos los gérmenes nocivos que estamos alimentando todavía.

Las enfermedades son lunares la mayoría, las que hemos captado después a través de la incorrección de la vida de las razas.

Por ejemplo, la sífilis es Lemur; el estrago sexual de los lemures trajo la sífilis; el cáncer es algo que pertenece a los atlantes, debido a las conmociones emocionales; y la tisis.

Es decir que hay una serie de razones, la raza ha traído las enfermedades cardiovasculares, las enfermedades coronarias que van ligadas al temperamento o sistema nervioso de la raza aria.

Entonces, si fuese solamente la evolución de la raza, sería una evolución sin reacción, no tener que luchar por ejemplo contra los morbos, contra las enfermedades, contra las bacterias, porque las bacterias la mayoría de ellas vienen procedentes de la Luna, igual que los estados, el miedo que es lunar.

Hiltrud.— Mucha gente sensible capta la influencia nefasta de la Luna, y simplemente cuando la Luna está llena hay mareos, lo del hombre lobo.

Vicente.— Hay problemas de tipo psíquico, debido a que la Luna es psíquica.

Ahora se va desintegrando pero un cuerpo físico que tarda en desintegrarse, por ejemplo, cuarenta años, cincuenta años, nos encontramos cadáveres, esqueletos que tiene millones de años, entonces no podemos esperar, hay que cremar esto.

En el tercer libro sobre los ángeles lo comento.

Hiltrud.— ¿Un Ángel Solar no podría cremar el…,?

Vicente.— ¿Un Ángel Solar?

Sí, pero el Ángel Solar está atado; fijaos bien, es muy interesante, el Ángel Solar hizo un juramento ante el Logos Solar de estar junto a la humanidad hasta que el último ser humano fuese perfecto, fijaos bien, está ligado con el juramento del Observador Silencioso o el Logos Planetario, de que no marchará de la Tierra hasta que no sea todo perfecto, hasta que sea un astro sagrado.

Pero todo este proceso cuando lo llevamos a la Luna y a los Pitris, a los Señores Pitris que fueron quienes crearon los cuerpos físicos del hombre-animal y que el hombre-animal todavía tiene un cuerpo físico y animalizado, vemos que todavía no gobierna los instintos; el cuerpo de actividad, la forma es humana pero como instinto es totalmente animal y a veces nos dejamos dominar por el instinto, y a veces tendríamos que dejarnos gobernar por el instinto con sabiduría.

No lo hacemos así porque, o bien estamos gobernando con opresión el cuerpo o bien lo tratamos de destruir, o bien nos sentimos ya vaciados por el propio cuerpo.

El cuerpo físico es una entidad; y la emoción, el cuerpo de emociones es una entidad; y la mente es una entidad, y esto no lo ven los esoteristas, tendríamos que darnos cuenta de que son tres entidades que subyacen dentro del propio ser y que el Yo debe controlar esas tres individualidades que no son él, sino que son frutos del tiempo para tener acceso a la persona, ahí está el proceso.

El Ángel Solar ya tiene bastante trabajo con mantenernos a nosotros.

Leonor.— La parte involucionada de los seres humanos se nutre todavía de la Luna, es como una madre que está al lado.

Vicente.— Y la Luna se nutre de nosotros y por eso no se acaba de desintegrar.

El proceso está aquí, es un toma y daca, como se dice.

La persona piensa mal o siente mal o tiene enfermedades y las comunica al hombre, hay una intercomunicación entre la Luna y la Tierra que es demasiado, hablando muy corrientemente.

Eso lo puede ver solamente el mago blanco situado en medio de la Luna y la Tierra, cuando ve los campos magnéticos establecidos entre el planeta Tierra y el astro lunar.

Hiltrud.— Perdona que vuelva sobre el problema, pero es un problema sobre el que pensamos ayer, se refiere precisamente a las meditaciones de la Luna llena, puede sonar raro que sea cuando un astro en descomposición para acceder, no es cierto, a la energía sutil. Me sigue pareciendo raro, Vicente, porque dices que te contaminas de la Luna pero sin embargo atrae nuestra atención hacia la Luna, y entonces, quisiera saber, vaya, que al enfocar nuestra atención hacia la Luna pues no sé hasta qué punto no somos más receptivos a sus influencias.

Vicente.— Cuando la Luna está invadida por el Sol, mientras dura este momento cíclico la Luna ha dejado de ser la Luna, es un espejo del Sol, porque su fuerza reactiva el Sol la frena, cubre todo su horizonte, entonces no hay nada que hacer con la máquina que se puede establecer desde la Luna.

Y entonces como que hay una fuerza allí libera fuerza; cada Luna llena libera fuerza negativa que se convierte en fuerza positiva para los cuerpos, digamos, lunares de los hombres, de ahí que la Jerarquía sea la primera que utiliza la magia de la Luna, después vienen los ashramas que se reúnen periódicamente, y veis que cuando estáis en la Luna llena, los tres días anteriores y los tres posteriores, incluido el del centro, esto es los siete, os encontráis más estimulados internamente, pero por contra, la persona que no tenga una expresión esotérica, una expresión espiritual se siente estimulada a los bajos fondos, a sus instintos gregarios, que es lo más denso de su ser; como sucede con la influencia de Sirio, ¿será Sirio un astro malo? Es el Padre de nuestro Sol, por lo tanto…

Interlocutor.— La Luna no tiene poder, entonces, se aprovechan todas esas energías, pero la Luna está sin poder…

Vicente.— Entonces hay una liberación de energía como si en aquel momento el Sol hubiera desencadenado un bombardeo atómico de neutrones sobre la Luna y convierte en radioactiva toda su masa; en aquel momento la Luna es radiactiva, pero se trata de una radioactividad positiva, y entonces como vienen unas energías impregnadas de este hálito del Sol, entonces no son negativas. Pero lo que ocurre es que en la Luna nueva sucede lo contrario, es entonces cuando los magos negros se aprovechan.

Hiltrud.— Y lo que psíquicamente desequilibra… problemas de nuevo

Vicente.— Naturalmente, es una cosa muy lógica si tenemos en cuenta nuestra vinculación lunar.

Aceptar que la Luna es la madre de nuestros vehículos, pero hay bastante.

Entonces, hay tres ángeles lunares, fijaos bien, que han construido: primero, nuestro cuerpo físico, el elemental físico; segundo, el ángel emocional nos ha creado el cuerpo emocional, el cuerpo astral; y hay un tercer ángel que nos ha creado el cuerpo mental, hasta llegar al punto concreto, la parte abstracta de la mente pertenece ya al Ángel Solar, en el tercer subplano.

Interlocutor.— Perdón, ¿estos ángeles son los Pitris?

Vicente.— Sí, sí, puede decirse que son emisarios de los Pitris, claro y en tanto estemos sujetos a la ley de los Pitris no podremos acceder a la vida del Adeptado.

Interlocutor.— Entonces, ¿los Pitris son superiores a estos constructores?

Vicente.— Sí, son como por ejemplo los Maestros y los devas inferiores. En este sentido, hay ángeles superiores también. Pero lo interesante es que nos demos cuenta de que, como hablamos al principio, hay dos razones en nosotros: una razón es lunar y otra razón es solar. La razón solar gobierna la parte derecha del cuerpo y la lunar la parte izquierda, ¡completamente diferentes!.

Hiltrud.— ¿En hombre y mujer igual?

Vicente.— Igual, lo único que en la mujer lo derecho será izquierdo y lo izquierdo derecho.

Pero, fijaos bien, si queréis hacer la prueba de cómo es diferente el lado izquierdo del derecho, haced una fotografía y ponerla así (invertirla), y después juntad dos fotografías con la misma parte.

No os conoceréis, seguro que no os conoceréis, porque así como parece que nosotros seamos, por ejemplo, característicos de esta cara, porque somos solares y lunares, una mezcla —y por eso somos sexuales, hay que decirlo— aquí está la máquina, si fuésemos iguales seríamos andróginos, habríamos llegado a un punto de equilibrio tan perfecto que…, fijaos bien: si miráis a un Maestro veréis que es exacto un lado que el otro, miréis por donde le miréis, un Adepto, hasta que le veis perfecto, un andrógino perfecto.

Entonces, todo el proceso consiste en que el aspecto solar domine al aspecto lunar.

Fijaos bien, el equilibrio entre la razón que existe en el sentido de la vista, el ojo izquierdo que es lunar y el ojo derecho que es solar, cuando se equilibran dan lugar al tercer ojo, dejan de ser y entonces es andrógino, tiene la visión de todos los planos de la naturaleza.

Cuando el yogui aprende a respirar, el perfecto pranayama, entonces respira a través de los huesos y no a través de los pulmones, éstos se han unificado, o a través de cualquier impulso del ser.

El gusto de la lengua; la lengua está partida por el medio porque hay un…, cuando ya no siente gusto por nada, lo cual significa que tiene gusto por todo, entonces se puede decir que es un Maestro, … chacras, que es donde está todo el misterio de la voz, el misterio del gusto, en todo este conducto de aquí.

Y para más detalles, cuando sube la fuerza de Kundalini —que es una fuerza madre, que es la fuerza del Espíritu Santo— al pasar por las piernas se convierte en Ida y Pingala, y se refugia la fuerza en el canal situado en el final de la columna vertebral, en este depósito donde está la fuerza madre de la naturaleza, y de allí se distribuye, la parte derecha se convierte en el impulso de Ida y la parte izquierda en Pingala, y van subiendo las dos serpientes, ¿por qué tenemos dos piernas y dos brazos? Porque todavía somos ambivalentes, tenemos una naturaleza solar y una naturaleza lunar. No somos ángeles todavía, debemos convertirnos en ángeles.

Interlocutor.— ¿Cuánto nos queda?

Vicente.— ¿En cuanto tiempo? ¿Qué decía ayer? Yo decía ayer: “Aquí y Ahora”.

Xavier.— Sí, lo que quería decir es: cuando la fuerza de Kundalini a través de la evolución ha ido despertando los chacras y quemando estas tramas etéricas, y ha llegado, por ejemplo, aquí, al secreto del laríngeo, es decir, de alguna manera ha vivificado este centro pero que no ha subido todavía a los superiores, entonces ahí iba un poco mi pregunta del principio, que es la conclusión del libro este tan bueno de “Los Misterios del Yoga”, en el que pones el caso concreto de la ascensión de Kundalini que determina exactamente el grado de evolución en el cual se encuentra el aspirante. Entonces, rizando el rizo, vemos que, por ejemplo, uno tiene una personalidad de 3º Rayo, el Alma de 2º como prácticamente todos, y sabe que su Kundalini ha llegado hasta aquí. Entonces, él, haciéndose receptor de toda esta sabiduría, aparte de que tiene ya en su mano la Piedra Filosofal, cómo puede rizar este rizo, es decir, cómo puede hacer que Kundalini, o sea, sin forzarla pero aprovechando las fuerzas de sus Rayos, cómo puede aprovecharlos; decir: bueno yo soy de 2º, aquí de 3º, qué es lo que hago ya plenamente consciente como un mago blanco, de hacer que esto suba más deprisa; no hay velocidad en el tiempo, pero en fin…¿cómo se podría hacer?

Vicente.— Yo diría que practicando el Agni yoga, es lo más rápido, el yoga del corazón, es lo único que puede dar… lo que hablamos de los Trabajos de Hércules en el corazón.

Cuando la persona es correcta, es perfecta en cada una de los signos del Zodíaco, son los doce pétalos del corazón, lo cual significa que ha dado un paso importante en su vida.

Entonces, al mismo tiempo que es perfecto en los Signos es perfecto en los Rayos, porque cada uno de los Signos del Zodíaco tiene la capacidad de reflejar un Rayo, o es una entidad que refleja aquel Rayo.

Entonces es una cosa sincrónica, no se puede mover un impulso sin mover el otro; no se puede ser bueno, bueno, bueno, sin mover un poco la inteligencia, ni se puede ser inteligente si no se adquiere algo de bondad siempre.

Porque el ser humano es un todo unido, no es algo fragmentado como lo estamos haciendo nosotros; somos nosotros los que fragmentamos el ser: lo dividimos en masculino y femenino, aunque tenga por ejemplo las dos tendencias ancestrales del pasado.

En las primeras razas no había impulso sexual, había un impulso general que era espiritual, ¿y qué pasó entonces?

Vino la ley de la evolución y dividió dentro al andrógino e hizo una división, entonces creó de un sólo ser dos, completamente diferentes porque en uno imperaba una parte del sexo y en el otro la otra, entonces vino el hombre y la mujer, técnicamente Adán y Eva, según las fuentes bíblicas, pero se trata de un símbolo, esto fue en las primeras subrazas de la raza Atlante.

¿Qué pasó entonces? Vino el deseo de reconstruirse dentro de una unidad, y el deseo de unirse o de restablecer la unidad trajo como consecuencia el matrimonio y la familia.

Hemos evolucionado a través de estos dos aspectos, del matrimonio y la familia, porque nos hemos sentido separados y por lo tanto todos vamos buscando la pareja o la media naranja, esto es algo que todo el mundo conoce.

Si no hubiese habido separación de sexos no hubiese habido evolución, hubiéramos sido perfectamente ángeles pero sin conciencia del estado, y me pregunto si interesa la conciencia de un estado o vivir aquel estado; conviene vivir y ser conciente al propio tiempo, no vivirlo sin conciencia.

Hay todo un proceso que va desde el aspirante a discípulo, de discípulo a iniciado y del iniciado al Maestro, se basa en esto, en que va dejando la dualidad, va dejando de ser hombre y mujer para convertirse en un andrógino, significa que puede amar tanto a una mujer como a un hombre porque no existe la vacilación o la elección de sexos.

Interlocutor.— El amor es precisamente eso, el amor-amor no tiene distinción de hombre o mujer; estas tonterías que por ejemplo hemos recibido, de que por el hecho de que era hombre o chico tenías que separarte de él. Yo creo que eso es una imbecilidad tremenda.

Vicente.— Ahora bien, el problema que se le presenta al esoterista es ¿qué voy a hacer, voy a negar también el amor humano? No.

Se trata de vivir muy íntegramente y poco a poco te darás cuenta de una cosa que, quizás no sepáis, pero en una de las reuniones del ashrama se dijo que desde hace unos treinta o cuarenta años, están naciendo unos egos que toman cuerpos masculinos y femeninos siendo discípulos y se están uniendo discípulos para crear la verdadera familia para llegar en ese momento a ser andrógino, porque si no hay una consumación perfecta entre dos cuerpos no puede haber superación, y en una sola vez no puedes alcanzar la liberación.

Interlocutor.— Y es para acelerar.

Vicente.— Es para acelerar el proceso, pero un discípulo ya no se juntará con una persona que no sea discípulo, como ocurre ahora con todas las tensiones que conlleva estar una persona esotérica con una persona que no lo es, o espiritual, digamos mejor esa palabra que la de esotérico que parece un poco separativa, sino que se han de juntar las personas por amor a algo que sea común a los dos.

Leonor.— Por amor a la OBRA en mayúsculas, y la idea no es de placer en este caso.

Vicente.— No. Entonces, hay un trabajo, hay un placer pero no es lo mismo.

Tampoco hay una lucha constante como sucede hoy día.

Hoy día se lucha en el seno del matrimonio porque cada uno tiene sus propias ambiciones y, cuando se trata de un esoterista no todos tienen la comprensión necesaria para comprender al que no lo es dentro de la familia, sin darse cuenta se queda endiosado, se cree que es más que los demás porque es esotérico, y para mi, como decía ayer, el esoterismo si no hay vida esotérica no nos sirve para nada; se puede ser muy esotérico sin tener conocimientos esotéricos.

Por lo tanto, esto es una cosa, como decíamos el otro día, el barniz que da al intelecto.

Unas personas dan mucho barniz intelectual o al menos barniz, pero lo que interesa es que la aproximación espiritual sea correcta o que exista una verdadera aproximación espiritual porque lo demás no interesa.

Leonor.— O sea, que después de esta vuelta de la espiral, antes estaba el andrógino y ahora después de esta vuelta de la espiral volverá a ser andrógino.

Vicente.— Pero con toda la conciencia a través de las múltiples encarnaciones, da una conciencia divina de lo que es realmente el andrógino, que es un estado de paz porque no hay lucha. Ahora, esta paz sin lucha, ¿es esto el nirvana? Yo digo que es el principio del renacer espiritual. Es algo más grande todavía que el simple rato que hemos estado aquí en plenitud o con la sensación de estar unidos con el Todo. Es algo que va ocurriendo en esoterismo, cada día somos mejores pero no porque queramos sino porque el movimiento nos impulsa a serlo, porque no hay resistencia al impulso vital, nos sentimos llevados por la corriente divina y, como les decía ayer, pensamos con la mente de Dios y sentimos con su corazón, ¡qué queremos más!; y cuando actuamos es la voluntad de Dios la que se está manifestando a través de nosotros, y todo porque no hemos ofrecido una resistencia, una reacción, no a Dios sino a lo que nos rodea que es Dios también.
Interlocutor.— Y ese estado no requiere, imagino, en cierto modo lo que quería decir Javier, no requiere ningún ejercicio ni forzar nada sino simplemente ejercer el Agni Yoga en un grado más pequeñito ¿no?, pero el llegar a ese estado o estar en ese estado es lo que interiormente te dará el grado que sea o llegarás cuando tengas que llegar.

Vicente.— Es vivir de una manera tan suave, tan armoniosa, tan sin lucha, tan sin resistencia…

Interlocutor.—… que muchas veces cara a los demás es como un poco raro ¿eh?

Vicente.— La lucha ya empieza con los demás, porque decimos: ¿qué pensarán los demás de mí? Esto me importa mucho.

Leonor.— Pero ellos tienen su razón.

Vicente.— Pero tú tienes la tuya, y hay que ver cual de la razón es la que más interesa.

Hay quien dice: pues bien como la gente piensa esto voy pues mira voy a dar gusto a la gente y, automáticamente es un discípulo, seguro ¡eh!.

Porque decía el Cristo, que dejó a su madre por su familia…, yo no tengo familia, mi familia es la humanidad, ¡Juan, ahí tienes a tu madre; madre, aquí tienes a tu hijo¡, yo estoy más allá de todo este mundo, ¡Mi reino no es de este mundo!.

Hay que vivir de una manera como si nuestro reino no fuera de este mundo, y a pesar de todo podemos seguir aquí en el mundo sin ser del mundo, viviendo tan intensamente como el que más pero sin apegarnos como hacen los demás.

Leonor.— Pero es que, por ejemplo, en el símbolo este no quiere decir que hay que abandonar a la familia y a la madre, es sencillamente que la madre no le necesitaba a él y, por lo tanto podía hacer su vida; pero la persona cuanto más esotérica más tiene que cumplir con los seres que le necesitan, lo que pasa es que no tiene que hacerlo porque son tal o cual de la familia.

Vicente.— No podemos medir a Cristo como medimos nosotros claro.

La actitud de Cristo y sus palabras deben ser meditadas muy internamente y no compararlas con nuestras pequeñas medidas humanas, por lo tanto, vamos a dejar esto así.

Yo me limito a reproducir lo que se ha dicho de Cristo —que tampoco sé si lo dijo—, ahora si lo dijo está muy bien, como puede decirlo un mendigo por la calle o cualquier barrendero, está muy bien dicho, que mi reino no es de este mundo ¿verdad?

Porque el apego nos hace de este mundo, no se trata de amar o de no amar, se trata de vivir amando mucho pero con desapego, con desapasionamiento, internamente con toda fuerza de que seamos capaces, porque como muy bien dice Krishnamurti: la persona que es capaz de amar intensamente a otra dentro de los límites de este amor humano empieza a ser universal, porque se va desligando del compromiso familiar, lo hace extensivo a todo, lo hace por encima de la familia, por encima de todo, porque ve a Dios a través de aquella persona.

Amamos porque a través de la persona que amamos vemos a Dios.

Queremos una cosa porque sin darnos cuenta a través de aquella cosa vemos a Dios, incluso el malvado que comete un crimen a través de su modo de hacer ve a Dios en aquella cosa que está tratando de conseguir por medios violentos.

Es la medida, como decía, lo que da la divinidad en nosotros; a mayor medida mayor capacidad, mayor juicio, mayor paz, mayor plenitud y por lo tanto mayor majestad en su interior.

Xavier.— Volviendo al tema de la Luna, en una de las cartas de Meditación Ocultista, si no recuerdo mal, se dice que para aquellos que se sienten influenciados en sus meditaciones por el estado decreciente o menguante de la Luna, entonces aconseja que las meditaciones se hagan en el periodo desde Luna en cuarto creciente hasta Luna llena, y que en los periodos de cuarto menguante y Luna nueva se dediquen a lecturas espirituales, porque de alguna manera, como decías bien, la parte no iluminada de la Luna hace de proyector de negatividad, y entonces para canalizar mejor estas energías y no dejarse influenciar pues cuando uno se siente influenciado por la parte oculta de la Luna, pues dedicarlo a una contemplación muy concreta en una lectura. Y en el final también del libro de “Los Misterios del Yoga” —muy bueno ¡eh! —, (risas) dices que cuando se logre iluminar la cara oculta de la Luna transformará la vida de la humanidad, pero ¿cómo se prevé esto?

Vicente.— Si cambia la… la Luna tiene que cambiar.

Fijaos bien, la Luna no está siempre en la misma cara, entonces la parte oscura de la Luna será una forma elementaria —si existen todavía formas elementarias en la Luna— horrorosa.

Yo las comparo con los monstruos antediluvianos o con los que existen bajo las aguas a muchos kilómetros de profundidad, que son masas informes y seguramente que son elementales de esta clase, los que están allí, porque nunca toca el Sol, reciben de la otra parte, de los astros del sistema, pero no del Sol al cual su sistema pertenece.

Por lo tanto, esto es una cosa que yo pienso que, como digo también en “Los Misterios del Yoga”, que los magos blancos y los magos negros están utilizando la Luna para sus intenciones.

Los magos negros utilizan los periodos de oscuridad, que van desde las doce de la noche hasta las horas en que empieza el alba; y el mago blanco desde que sale el Sol hasta el mediodía que está en el centro solar, y luego quedan unas cuantas horas para el reposo.

Entonces, se utiliza siempre la máxima de utilizar los intervalos creadores, los intervalos entre la luz del Sol que es más potente, para tener más fuerza, más radioactividad, y según Madame Blavatsky, que creó, digamos, la escuela esotérica dentro de la Sociedad Teosófica, creó un grupo de seres dentro de la Sociedad para vivir a las doce de la noche, para trabajar contra los magos negros, absorbiendo las energías que iban viniendo y desmenuzándolas en el éter con ciertos mantrams de poder que ella misma les había dado, porque era una gran mago Madame Blavatsky ¡eh!.

Por lo tanto, bien estudiado por ella, los más capacitados, los que estaban más cerca creó lo que llamamos Protectores Invisibles, entonces yo creo que todavía existe esta corporación que puede estar ligada con los grandes servidores de la humanidad, para trabajar, para neutralizar las fuerzas que utilizan la logia negra del planeta aprovechando las horas de oscuridad, que es cuando el Alma está sujeta al terror, al temor, a lo desconocido, porque la oscuridad siempre te da una noción de lo desconocido, una persona teme siempre lo desconocido, el vacío, qué va a pasar aquí dentro.

Interlocutor.— ¿Estos seres están trabajando a nivel físico?

Vicente.— No, trabajan a niveles astrales, a niveles psíquicos.

Leonor.— Antes de terminar quería decirte que, por un azar, hace muchos años acompañé a una amiga hacia el convento de Pedralbes, estas monjas que hay allí, que son de clausura, y me dijeron que ellas van a la cama a las nueve y se levantan a las doce de la noche y están desde las doce de la noche hasta las tres de la madrugada rezando. Cuando les pregunté por qué me dijeron que aquellas horas era en las que se hacía más daño en el mundo y ellas rezaban para combatirlo. Esto lo he vivido yo, no me lo han explicado ¡eh!. Seguramente que quien puso esto en la orden, el que hizo el código de la orden sí que lo sabía, ahora ellas lo deben hacer como una rutina.

Vicente.— En principio está bien.

Hiltrud.— ¿El mago negro tiene más oportunidad que el mago blanco? Porque hay unos días de Luna llena, que …

Vicente.— Hay una compensación, hay un ritmo, quizás varíen unos días, por ejemplo, entre el invierno y el verano pero no tiene… y algo en los bisiestos, la Tierra misma se va equilibrando en ese aspecto, y la ventaja no, porque siempre existe el foco de Shamballa que es blanco, que es el Señor del Mundo y por lo tanto todas los seres de Shamballa, los ángeles de Shamballa y los ángeles de cada uno de los planos de la naturaleza pertenecen a la luz.

Los magos negros son pequeños rinconcitos dentro de la sociedad organizada que conocemos.

Más, hay logias, hay logias parecidas a las masónicas que practican sus artes mágicas contra la humanidad aprovechando la oscuridad, aprovechando las debilidades humanas para introducirse así en el mundo y crear así dificultades en todos los órdenes.

Pero, ¿qué es lo que hacemos nosotros?

Daos cuenta que hemos realizado meditaciones aquí en Luna llena y en cuarto creciente, en cuarto menguante, en Luna nueva y siempre nos viene una paz, luego hay algo por encima de todo, que es la fuerza del bien.

La fuerza del bien es superior porque tenemos la ayuda de la Jerarquía que es poderosa y el Señor del Mundo.

Por lo tanto no deberíamos tener miedo, muy al contrario. Hoy haremos un poco más larga la meditación si queréis.

 

   Descarga epub

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.