El Agni-Yoga en la Vida Social Humana

0
145
El Agni-Yoga en la Vida Social Humana Madrid, 24 de mayo de 1981

Joan Martí.—… ya sé que es un tema muy confuso, en el que hay muchas diferentes formas de aplicarlo, pero, a medida que vayamos entrando seguramente lo iremos viendo más claro.

En definitiva empezaremos diciendo, para que lo comprendamos perfectamente, que el nacimiento de un Logos Cósmico es lo mismo que el nacimiento de una persona, salvando como es lógico las diferentes distancias.

Se nos dice que las siete estrellas de las Pléyades se unieron con las siete estrellas de la Osa Mayor, y de ellas nació lo que se llama nuestro Logos (no Solar) Cósmico, el cual está formado de siete Logos Solares, del cual el nuestro es uno.

Cada una de estas estrellas de la Osa Mayor nos manda una energía que nosotros la definimos como un Rayo.

Son siete los Rayos o las energías diferenciadas, nosotros estamos trabajando esotéricamente con siete energías que denominamos los Siete Rayos.

Estos siete Rayos nos vienen de la Osa Mayor, pasan a las constelaciones, y de las constelaciones son enfocadas por los diferentes planetas regentes y de éstos a la Tierra.

Hay exactamente dos formas diferentes de mandarlas, una a través de las constelaciones.

Todas pasan por las constelaciones que tienen que modificar estas energías para que nosotros podamos utilizarlas, cuando decimos esto, hablamos única y exclusivamente para la Tierra, y casi yo les diría a ustedes para la humanidad.

Cada uno de estos siete Rayos, porque vivimos en un universo septenario, ustedes saben, por ejemplo, que si cogen un prisma y le mandan un haz de luz blanca, se divide en siete colores, son los siete colores del arco iris, porque en la luz blanca están contenidos todos los colores, en consecuencia, al entrar, digamos, a formar parte de nuestro universo, se divide en siete energías, en siete colores, pues exactamente igual pasa con la energía.

La energía que está contenida en todos, diríamos que es el 1er Rayo, un Rayo que es muy potente y que actualmente no está en manifestación porque la humanidad aún no está a la altura de poder absorber estas energías tan poderosas.

Piensen que en el mundo, todo, absolutamente todo es energía, y todo, absolutamente todo, está vivo, lo que pasa que no está vivo en la misma línea de conciencia que nosotros tenemos.

Nosotros cuando buscamos una persona viva, o un ser vivo, lo buscamos a nuestra imagen y semejanza, y desconocemos cuándo realmente hay otro tipo de vida, pues bien, todo en su tipo de vida está ahí, todo está en evolución, y, en este caso, los Rayos también podemos considerarlos como unos seres vivos, del cual nosotros estamos viviendo, son los que a nosotros nos dan estas energías.

En el primer esquema hay una forma directa de manifestación en que el Rayo…, cada Rayo va a parar a tres constelaciones, esto lo veremos después, que las tres constelaciones representan el Cuerpo Físico, el Alma y la Mónada, no es lo mismo, pero, es para tener una idea, ¿eh?

Entonces, según la vibración de las personas, captan el Rayo del cuerpo físico, del Alma, o de la Mónada del Rayo éste.

No es que sea exactamente lo mismo, pero, es una analogía para que lo podamos comprender más o menos bien.

Entonces, directamente de estas tres constelaciones nos viene la energía a la Tierra, esta es la forma directa; entonces, hay una forma más indirecta que es esta de aquí, (lo representa en un dibujo), por ejemplo, el de arriba representa… este es el esquema del 1er Rayo, y arriba, una de las siete estrellas, pongamos la primera de la Osa Mayor, de allí parte la energía, y el 1er Rayo nos viene en la astrología ortodoxa mediante Aries, en la astrología esotérica mediante Leo, y en la jerárquica mediante Capricornio, todas convergen después en el Sol, y a partir de aquí el Sol divide en los siete planetas sagrados, que son los que están aquí, son aquellos que sus Logos han alcanzado la 5ª Iniciación Cósmica, y su humanidad está mucho más avanzada que la nuestra, casi podemos decir que todos son Maestros; y, los cinco planetas, aquí he puesto cuatro, que realmente no son sagrados.

Entonces, ponemos siempre la Luna y el Sol; la Luna y el Sol, esotéricamente… la Luna, como todos ustedes saben, es un planeta que está muerto, es un planeta en el cual no existe vida propia.

Se dice que es donde nosotros hicimos nuestra antigua evolución, la evolución animal la hicimos allí, procedemos nosotros de la Luna, y el Logos lunar abandonó ya la Luna, y está en proceso de desintegración, y el Sol, como ustedes saben, tampoco podemos ponerlo, pero, están escondiendo otra serie de planetas que aun no han entrado a nuestra manifestación, porque siempre que esotéricamente hablamos de la Luna y el Sol, estamos hablando que están ocultando a un planeta que viene detrás.

Cuando se llegue en los casos necesarios, ya se irá viendo en que planeta es, porque durante mucho tiempo han ocultado a Urano o actualmente también están ocultando a Vulcano, y otros de los cuales no tenemos referencias, y, a partir de aquí, nos llega a lo que nosotros llamamos Tierra, a nuestro Logos.

Me he permitido poner también el esquema del funcionamiento de lo que es el hombre, porque en las antiguas religiones se decía que el hombre era igual que el Cosmos.

El hombre en definitiva es un microcosmos, es un cosmos en pequeño, y la energía comparable, digamos, a la energía que nos viene cósmicamente de la Osa Mayor, nos viene de la Mónada, en este aspecto, y se distingue en tres partes, pasa por Shamballa, por la Jerarquía y por el centro que llamamos Humanidad, porque hemos de matizar aquí que la humanidad, visto hasta cierto punto, forma como si fuese un sólo ser.

Es la 4ª Jerarquía Creadora, la humanidad es como un Tao, del cual nosotros somos pequeñas células, pero en definitiva es considerada como un ser.

Estas tres energías diferenciadas pasan por el Alma humana, y a partir del Alma humana van diferenciadas por el Ajna, el centro Coronario, la Laringe y el centro Cardíaco, y luego pasan a los centros inferiores: el sacro, el plexo solar y la base de la columna vertebral, y aquí luego llega al hombre.

El hombre que decíamos estaba involucionado, que estaba en las primeras etapas de la evolución, es aquel que coge las energías y vibra del plexo solar para abajo, este es el hombre instintivo, pero, el hombre cuando ya empieza a ser discípulo, cuando ya empieza a caminar, son aquellas energías que cogemos del plexo solar para arriba.

Cuanto más evolucionado está, más abiertos están los chacras superiores, y más se absorben las energías por cada sitio.

Entonces, diremos como modo de orientación, por ejemplo, que

  • El centro Coronario, el de arriba de todo, está regido por el 1er Rayo, en el hombre común está regido por Plutón, y en el hombre esotérico está regido por Vulcano.
  • El centro Ajna está regido por el 5º Rayo, al hombre común le llegan las energías mediante Venus, y también mediante Venus en el Iniciado.
  • La Laringe está regida por el 3er Rayo, al hombre común le llegan las energías por el Sol, y al hombre evolucionado mediante Júpiter.
  • El Plexo Solar está regido por el 6º Rayo, en el hombre común está regido por Marte, y en el hombre evolucionado por Neptuno.
  • El Sacro está regido por el 7º Rayo, y el planeta es Urano para las dos evoluciones.
  • El 1er Rayo rige la base de la columna vertebral, y están regidas las dos evoluciones por Plutón.

Es para que tengamos una idea de que el hombre es un pequeño microcosmos y podemos estudiar mucho, muchísimo, todo el cómputo de energías que están mandando.

Entonces, diremos, por ejemplo, que

  • El 1er Rayo es el Rayo, como saben ustedes, de la Voluntad de Poder, es el Rayo del que realmente salen el deseo de construir, y la necesidad de destruir, es el Rayo donde se están encuadrando todos los políticos auténticos. Es el Rayo del que nos viene la necesidad de la iniciación. Este Rayo, como hemos dicho, sus energías nos vienen a través de Aries, de Leo y de Capricornio.
  • El 2º Rayo es el que llamamos de Amor y Sabiduría, es el Rayo de la visión mística, es el Rayo que actualmente se está llevando, es una voluntad de unificación. Es el Rayo de nuestro Logos Solar, y nos viene dado por los signos de Géminis, de Virgo y de Piscis.
  • El 3er Rayo, que es el Rayo que se llama esotéricamente, de Inteligencia Activa, es el Rayo de la máxima expresión de la educación, es el Rayo de la Filosofía llevado al máximo. Es lo que podemos decir la Voluntad de evolucionar, y nos está llegando a través de Cáncer, de Libra y también de Capricornio.
  • El 4º Rayo, que es el Rayo de Armonía a través del Conflicto, es el Rayo del artista. Es el Rayo de crear belleza, es el Rayo el que busca la armonización, un Rayo que está muy en boga con el 4º Reino de la Naturaleza, la 4ª Jerarquía Creadora, que es la humana. Es el Rayo de la intuición. Es el Rayo, en definitiva, de destruir la limitación, por eso el artista no quiere límites, quiere ser libre, y solamente siendo libre se encuentra a sí mismo. Es el Rayo que decíamos del arte, es el que no puede estar supeditado a nada, y por eso decimos que es el de la Armonía a través del Conflicto que causa, entonces, este Rayo nos viene dado por los signos de Tauro, de Escorpio y de Sagitario.
  • El 5º Rayo, que es el Rayo de la Ciencia Concreta, o también el Rayo del Conocimiento. Es el Rayo de la Inteligencia, es lo que podemos decir la Voluntad de Actuación, y nos puede llevar a la liberación, la liberación que llega a través de dos partes, a través de la muerte de quien no logra evolucionar, y a través de la iniciación de quien logra pasar las fronteras, y este Rayo nos viene dado por Leo, Sagitario y Acuario. Este Rayo estará muy en boga a partir de la Época de Acuario, por esto la Época de Acuario será puramente científica todo pasará por la cabeza, y cada vez que nos diga sí será sí, y lo que nos diga no será no.
  • El 6º Rayo, que es el de Devoción o Idealismo, es el que ha estado en boga más que nada en la Época de Piscis. Es la voluntad hacia el idealismo, es lo que nos han enseñado las iglesias inferiores, es el Rayo que nos viene marcado a través de Piscis, de Sagitario y de Virgo.
  • Y, finalmente, tenemos el 7º Rayo, que es el del Orden y el Ceremonial, también el de la Magia, que es el que trata de poner belleza, orden, y rectas relaciones. Ahora está entrando mucho en actividad el 7º Rayo es la voluntad de expresión, es el Rayo que manda la organización, y nos viene dado a través de Aries, de Cáncer y de Capricornio.

Estas son las siete energías con las que nosotros tenemos que trabajar, son las siete energías que a nosotros nos vienen dadas.

Y, lo primero que tenemos que hacer, para ver si una persona está o no está evolucionada, es comprender primero de qué Rayo es, porque a un místico le cuesta muchísimo comprender que un político puede ser un gran iniciado.

Cada uno hemos llegado a un punto en que realmente solamente nos parece que obran bien las personas que están en nuestro propio nivel, y desconocemos a las personas de otro Rayos.

Cuando nosotros vemos una acción que no es de las nuestras ya nos parece que es una cosa mal hecha, ya las desechamos y, entonces, no tenemos que desechar nada, tenemos que comprender, porque entre nosotros hay…, y más ahora que hay democracia en España y todas estas cosas, tenemos que apoyar a los Iniciados, y normalmente solamente apoyamos a las personas que defienden nuestros intereses, y no es esta la cuestión.

Tenemos que apoyar a las personas que defienden los intereses del alma, digamos, de toda la nación, y eso es muy importante.

Hay que apoyar a todas las personas que están trabajando para el bien mundial, entonces, para apoyarlos tenemos que comprender cada uno de los Siete Rayos, porque puede ser tan santo una persona que está en un laboratorio estudiando una droga contra el cáncer o cualquier cosa, como aquella persona que está en un sitio orando.

Es tan santo aquella persona que entrega su vida en la política para poder mejorar el nivel de todo el mundo, como aquella otra persona que pinta un cuadro para el bien de todo el mundo, y esto ya es hora que empecemos a comprenderlo, y que empecemos a apoyar a todos aquellos seres que están trabajando para el bien de todos, y para eso hay que conocer mucho el esoterismo y saber que hay siete tipos psicológicos diferentes, y que cada uno tiene una obligación diferente en la humanidad, y cuando todos juntos cumplan cada uno con lo suyo la humanidad irá bien, tanto para el artista, como para el científico, como para el músico, para el político, y a nosotros nos es a veces muy duro, viniendo de una preparación formada en el 6º Rayo, que todo era amor e idealismo, en comprender, por ejemplo, la dureza del 1er Rayo.

Todos sabemos, por ejemplo, que cuando una persona se muere se tiene que destruir el cuerpo porque, si no, no cabríamos aquí de cadáveres, por eso el 1er Rayo tiene una misión Jerárquica que es la destrucción, y todo lo que nace lleva en sí mismo el germen de la destrucción, en consecuencia, hay que destruir lo que no sirve, no tan sólo a nivel de cadáveres físicos, sino material y mental y emocional, entonces, hay unos seres mandados, digamos, por las fuerzas espirituales, que tienen la obligación de destruir lo pasado, lo que está caduco, lo que en el fondo nos estorba, y eso nosotros a veces no lo comprendemos.

Si realmente queremos llegar a un cierto nivel tenemos que comprender todo lo que es el Plan de Dios para poder ser útiles a Él, entonces, veremos que tenemos que actuar siempre con la intuición y no con aquello que estamos tan aferrados que es la emoción, hay que saber ser justos, y yo creo que cuando tradujeron la Biblia se equivocaron porque donde siempre pone amor, amor, amor, en forma emocional, se tendría que poner justicia, justicia, justicia, que es lo máximo a lo que aspira la parte mental, la creación de la justicia, poner en la balanza las dos partes y actuar libremente, de una forma fría.

¿Ven la correlación que existe entre el hombre y el macrocosmos?

¿Ven ustedes que lo importante para la persona es ir desarrollándose para ir abriendo los diferentes chacras para que a través de ellos nos pueda entrar esta energía, y a través de los chacras abiertos poder absorber las energías, y poder decir lo que decíamos ayer de la radio, ir sintonizando cada vez emisoras más elevadas que nos ayudarán a todos a elevarnos muchísimo?

Me parece que por hoy ya está bien, si alguno quiere formular alguna pregunta.

Interlocutor.— ¿Qué lugar ocupa la Mónada en relación con el Logos Solar?

Joan Martí.— La Mónada es un habitante de otro plano, del plano monádico.

Interlocutor.— (Inaudible)

Joan Martí.— Desde el punto de vista astrológico, que es el que yo estoy tratando, no existe ninguna relación, ¡eh!, ¡cuidado! No, no, son dos cosas diferentes, la Mónada es lo más alto que tiene el ser humano. Y el Logos Solar podemos distinguirlo en tres partes: el Logos Físico, que es el que realmente nosotros vemos, el Logos, digamos, Espiritual, y el Logos Monádico que es mucho más elevado. Entonces, podíamos decir que la Mónada representa al Sol Monádico, el Alma al Sol Espiritual, y la Personalidad al Sol Físico. Es la única relación que podemos poner a un nivel de astrología esotérica. No sé si me he expresado.

Interlocutor.— (inaudible)

Joan Martí.— Sí, porque, fíjese una cosa, a la larga lo que nos interesa es trabajar con los Siete Rayos, para saber las influencias que tienen sobre nosotros y a través de los chacras que nos entran. Entonces, es desviarnos muchísimo poner otras teorías dentro de las que existen, ¿comprende?

Interlocutor.— Quería preguntarle algo Juan, porque nos has expuesto una visión muy panorámica y muy concreta en este cuadro, con todas estas inter-relaciones, de qué forma la Mónada está vinculada, en relación con los Rayos, en relación con los chacras, [tal como es arriba es abajo] los planetas,…

Joan Martí.— Pero, ¡cuidado!, que esto es solamente del 1er Rayo, pero, todos los Rayos funcionan igual cambiando los… sí…

Interlocutor.—… arriba es abajo y esto será una réplica, digamos, en miniatura de lo que puede ser en otros niveles superiores y todo esto. Pero, pasando ya a la parte pragmática del aspirante de hoy, yo creo que convendría a efectos de trabajo esotérico, de trabajo de cara a la humanidad, en primer lugar, cómo interceptar el Rayo al cual pertenecemos, el Rayo del Ego, el Rayo del Alma y el Rayo de la Personalidad, y yo creo que en esto uno va viendo, a medida que asciende hacia su Yo superior, y va poco a poco captando esta sabiduría, y yo creo que debemos enfocar todas las energías precisamente hacia un Rayo, porque es donde podemos dar más, no sé si es así. La segunda parte es, el cómo orientar estas fuerzas astrológicas, pues unas son positivas y otras negativas, todas pendientes de nuestra propia evolución, ¿conviene la carta natal?, ¿conviene algo que yo pueda detectar?, ¿que tenga una relación y qué signos me afectan?, ver qué naturaleza tienen estas fuerzas orientar nuestra vida, porque yo creo que todo esto ya está preparado, como es arriba es abajo, viendo la analogía, etc., etc., para realizar bien el servicio, para que evolucionemos, y sabemos que hay una interrelación. No sé si he complicado en exceso la cuestión.

Joan Martí.—No, no, haremos lo que podamos.

En definitiva, les diré una cosa: es imposible interpretar un tema astrológico si no sabemos el Rayo de la persona.

Ayer dijimos la evolución, hoy ya decimos evolución y Rayo, quiere decir que vamos complicando cada vez más la astrología.

Ahora bien, para saber esto hay que hablar de otra cosa, hay un Rayo de la Personalidad en general, hay un Rayo del cuerpo, físico, hay un Rayo del cuerpo emocional, hay un Rayo de la inteligencia o cuerpo mental, hay un Rayo del Alma,

¿cuál de estos Rayos nos interesan sabiendo dónde está nuestra evolución?

La persona instintiva responderá solamente al Rayo del cuerpo físico, la persona emocional el Rayo que le interesa es del cuerpo astral, y la persona intelectual responderá al Rayo del cuerpo mental, la personalidad integrada responderá al Rayo de la Personalidad; entonces, ¿qué somos nosotros?, ¿instintivos?, ¿emocionales?, ¿mentales?, ¿de personalidad integrada?

Ya estamos hablando aquí de cuatro Rayos diferentes, ¿y cuál de éstos nos rige?

Yo les diré una cosa, no se nos revela el Rayo del Alma hasta la 3ª Iniciación, y hasta la 3ª Iniciación no podemos jugar un poco con este deseo que tú dices de conocer las energías para aprovecharlas mejor desde un punto de vista científico, pero, sí podemos a nivel intuitivo saber qué Rayo tenemos cada uno.

¿Qué tenemos que hacer?, primero, bueno, primero conocer los Rayos, si no conocemos la cualidad de cada Rayo ya nos equivocamos, y luego sabiendo qué Rayo, entonces, es fácil observarnos a nosotros mismos.

Una tarea muy importante, observarnos a nosotros mismos, y sabremos a qué reaccionamos. ¿Les gusta la política?, hablaremos de los signos de la política, ¿seguimos con afán los cambios?, entonces, seremos del 1er Rayo. ¿Somos devocionales? ¿Somos emocionales? ¿Nos ha gustado la forma que hasta ahora se han hecho las cosas? Somos del 6º Rayo, no hay duda; ¿sólo nos gusta la filosofía?, ¿buscamos, profundizamos con una mente abstracta las cosas?, no hay duda, somos de 2º Rayo.

¿Les gusta la pintura?, el arte, es el 4º Rayo. A este nivel no nos equivocaremos, no nos importará mucho saber si el Rayo que nos manda es el del Alma o el de la Personalidad, porque en definitiva es el Rayo que nos hace actuar. ¿Me entienden?

Es una cosa más fácil de llevarla a la práctica que queriéndolo buscar desde un punto científico. Entonces, una vez sepamos en dónde nos encontramos, ya, en este caso, sabremos nuestras tendencias, porque es indudable que todo el mundo estamos enfocados en un Rayo, y este Rayo es el que va a decir de nosotros.

Ya os digo de todo esto que cuando vamos profundizando vamos viéndolo más claro.

Cada Rayo tiene un subrayo, yo no sé si es el momento de hablarlo aquí, porque es complicar la vida.

Cada Rayo tiene sus subrayos, por ejemplo, el 1er Rayo es puro, después tenemos el subrayo uno, después el subrayo dos, y subrayo tres, el subrayo cuatro, etc., hasta los siete.

Igual pasa en el 2º Rayo, igual pasa en el 3º Rayo, igual pasa con todos.

Pero, es de tal importancia, que en la Jerarquía hay siete Mahachohanes que tienen la 6ª Iniciación; entonces, el Mahachohan es el que rige el 1er Rayo, que es el Maestro Morya; está el Mahachohan del 2º Rayo que es el Maestro Koot Humi, y cada Mahachohan tiene debajo de sí a siete Maestros que llevan los siete ashramas de cada uno de los subrayos del 1er Rayo, de los subrayos del 2º Rayo, etc.

O sea, que hay en la Jerarquía, siete por siete, cuarenta y nueve ashramas, por eso digo yo, hay que ir muy despacio en dar los conceptos porque, si no, vamos a tener una gran confusión mental y nadie va a entender nada.

Es mejor comprender las partes básicas y luego ya iremos profundizando, porque, si no, no lo entenderemos.

El otro día lo estaba explicando, y yo mismo hace bastantes años que me ha gustado el esoterismo y estoy estudiando esoterismo muchos años, y cuando quise estudiar la astrología esotérica, porque creo que nadie más que yo deseaba conocerla, porque todo el mundo corre el riesgo, porque es muy duro, y no entendí nada, absolutamente nada, y me dediqué primero…, como tenía un cierto interés, no sé por qué, pero tenía un interés, entonces dije, voy a estudiar la astrología normal, y me dediqué así a la astrología normal, y al cabo de dos o tres años, cuando me dediqué a practicar la astrología normal, empecé a estudiar sólo la astrología esotérica y, francamente, aunque ya hace un tiempo, me considero un aprendiz de la astrología esotérica, porque es larga y es muy complicada y, entonces, yo no pretendo que todo este proceso que a mi me ha llevado años, ustedes lo asimilen ya porque me equivocaría, ¿me entienden?

Pero, sí que podemos coger ideas generales sin liarnos mucho, y nosotros ahora estamos hablando, o estamos intentando divulgar, por lo menos en lo que respecta a mi, las enseñanzas del Maestro Tibetano, que es del 2º Rayo, y creo que la mayoría de los que estamos aquí actuamos bajo el 2º Rayo, que es nuestra vibración y cada uno atrae su propia vibración. Esto es mi forma de pensar.

Interlocutor.— Lo cual se puede dar que una persona que ha percibido que pertenece a un Rayo, por ejemplo, el 6º Rayo, ve que al final de su vida se acerca su…

Joan Martí.—Sí. La personalidad cambia cada vida de Rayo, el Alma no. El Alma cada encarnación también puede cambiar de Rayo, no digo que cambie, digo que puede, y si el Alma tiene una vida de ochenta o cincuenta mil años, entonces, es posible. Se dice que el hombre tiene que llegar a evolucionar en todos los Rayos. El único momento que no cambia es el Rayo de la Mónada, porque nos sigue en toda la evolución. No sé si le dejamos ya espacio al Sr. Vicente, porque, si no, se nos va haciendo tarde.

Vicente.— Ahora hace falta decidir si hay descanso o continuamos ya, ¿qué les parece a ustedes? ¿Continuamos? Entonces, si hay otra pregunta para el amigo Martí.

Leonor.— Bueno, aunque yo pensaba, que aunque sea diferente, ¿no crees que también es fácil de saber a través de su carácter? Si una persona se siente con un carácter integrado, entonces podrá reconocer el Rayo, porque en las circunstancias de la vida muchas veces domina un Rayo más que otro. En determinados casos, nos encontramos frente a circunstancias frente a las cuales no reaccionamos siempre de la misma manera, puede haber frente a la misma circunstancia, en momentos diferentes, predomina más un aspecto de Rayo que otro, que pero para saber cuál es el más dominante creo yo que puede ser también viendo la integración caracterológica de cada uno de nosotros, porque influyen bastantes Rayos a la vez, o sea, a base de estudiar bien el carácter ver el Rayo que predomina.

Joan Martí.— Sí, sí. Indudablemente, cada persona reacciona a su nivel de Rayo, e incluso las costumbres de una determinada persona son muy diferentes dependiendo de su Rayo. Para un místico, digámoslo así, irse de juerga será una barbaridad, pero para un artista no lo es, porque quiere romper con todos los moldes que le aten.

En fin, para un 1er Rayo reaccionar con cierta violencia es normal, pero, sin embargo, para un 6º Rayo es una barbaridad, o sea, que depende también del entorno del Rayo que tengamos reaccionamos de una forma o reaccionamos de otra, desde luego, por eso tenemos que estudiarnos nuestras propias reacciones para comprender a qué Rayo reaccionamos.

Hoy hemos dado muy por encima los Rayos, pero profundizaremos muchísimo más sobre los Rayos y, entonces quizás lo veamos muchísimo más claro.

Me he olvidado de decirles que la energía principal nos viene dada por los triángulos -ya hemos hablado un poco de los triángulos-, y el triángulo fundamental para nuestra evolución, para nuestro Logos, es el que nos viene dado de las Pléyades, que simboliza a la madre, de la Osa Mayor, que simboliza el Padre, y de Sirio que simboliza el Hijo.

Este triángulo es el que realmente forman las energías que nos vienen hacia la Tierra.

Pensar que están tan elevados que los Maestros de la Jerarquía de la Tierra son pequeños discípulos de la Logia de Sirio, o sea, que es algo que se nos escapa.

Las Pléyades son las que están conectadas directamente con la Humanidad, Sirio es el que representa al Hijo y es donde está representada la Jerarquía, y Shamballa está en la Osa Mayor.

Esto forma un triángulo de energías que es realmente donde nosotros nos movemos y tenemos el ser en un nivel cósmico máximo en el que nosotros podamos pensar y podamos llegar, más de aquí ya se nos escapa de nuestra mente, ya es una cosa que ya no podemos matizarla porque se nos escapa realmente de nuestra mente.

En fin, hay muchas cosas, pero, damos paso al Maestro.

 

 

Vicente Beltrán Anglada.— ¡Ja, ja!, al maestro títere.

Ayer nos preguntábamos, qué es lo que hay más allá de la mente.

Para una mente discernitiva, para una mente acumulativa, para una mente intelectual, esta pregunta carece absolutamente de sentido.

Vamos a hablar a aquellas personas, a aquellos aspirantes -y ustedes me consta que lo son- que empiezan a sentir más allá quizás del propio sentimiento y que intentan pensar más allá de la mente, lo cual significa que están intentando ser intuitivos.

La problemática astrológica, tal como hemos visto esta mañana, es conocer quiénes somos nosotros realmente, habida cuenta de que nuestra vida es un centro donde están gravitando tantas y tantas energías.

Llegar a comprenderse en su totalidad, la totalidad del ser, la multiplicidad de Rayos que nos están condicionando, constituye una tarea realmente importante, pero, si vivimos expectantes, y estoy insistiendo mucho en la expectación, si somos realmente expectantes, los Rayos, que son las energías cósmicas, se están manifestando sin esfuerzo a través de nosotros.

En todo caso, el Agni Yoga, que está más allá del discurso mental pero que entra en la guía expeditiva de la experiencia espiritual, está matizando a la personalidad con el Rayo Espiritual, con el Rayo más importante que condiciona nuestra existencia, por lo tanto, llega a decir la explicación esotérica con relación a los Rayos, porque la única manera de dar opción a que los Rayos superiores se manifiesten en nuestra vida es no ofreciendo ningún género de resistencia a nuestro entorno, el que sea, y al pasar de la mente simplemente discursiva a la mente intuitiva.

Debemos enfrentar lo que esotéricamente se llama el conflicto de los Rayos, porque cada Rayo tiene su propio mensaje, como cada persona tiene su propio mensaje, todos somos de una u otra manera mensajeros de la Divinidad, somos representantes genuinos del aspecto cósmico de nuestro propio Logos Solar. Hasta qué punto tenemos éxito en nuestra empresa, eso depende también mucho de las circunstancias, del karma, del nivel en que normalmente estemos viviendo en nuestra existencia particular, y depende mucho también de la forma invocativa de esas energías, de la capacidad nuestra hipotéticamente.

Entonces, cuando pasamos de la mente discursiva, o intelectiva, al campo abstracto, encontramos un vacío que yo definiría de desolación, de inseguridad, y como todos buscamos seguridades, cuando tenemos que dejar la última seguridad que nos queda en nuestra vida de discípulo que es el Antakarana, entonces, nos sentimos huérfanos, nos sentimos solos y desamparados, y esto constituye la crisis realmente iniciática, porque la iniciación es el resultado de haber vencido una crisis, una crisis que puede ser muy dolorosa desde el ángulo de vista del hombre corriente, pero que es inevitable para la persona que realmente se sienta inspirada para realizar la vida espiritual en el cuadro de sus relaciones humanas.

Ahora bien, la opción que se presenta al aspirante espiritual que ha decidido vivir expectantemente, orientado realmente hacia la vida social, es cómo comportarse, o si hay un sistema de comportamiento, o si hay una disciplina que le induzca a cierta acción más o menos matizada dentro de este orden social.

Yo diría que a medida que vamos siendo expectantes, que lo vamos logrando, a medida que vivimos observando muy profundamente todo cuanto ocurre, es cuando realmente somos sociales, porque dentro de la sociedad existe el conflicto de los opuestos, o el conflicto de los distintos Rayos, o el conflicto de las distintas tendencias dentro de la propia vida social, y dentro de estas fricciones deberemos permanecer incólumes, deberemos permanecer silenciosamente expectantes, sin reacciones de tipo psicológico que tiendan hacia la auto glorificación del ser, o del sentirnos alguien en el mundo de los hombres, y siendo humildes.

Pero, claro, como todo esto constituye parte de lo que hemos aprendido durante siglos no le damos mucha importancia, es decir, que habrá que partir de cero, aprender que nuestra vida social tenga un sentido, un sentido espiritual, naturalmente.

Un sentido dentro del cual la amabilidad, por decirlo de alguna manera, reemplace este sentido agresivo que tenemos siempre, permanentemente dentro en el corazón, porque venir aquí a discurrir sobre Agni-yoga puede ser intelectivo también, pero, si aprendemos a vivir amablemente, considerando al otro más que a nosotros mismos, si vamos prescindiendo progresivamente de la pequeña personalidad y dejamos que sea el Alma la que se exprese en nuestra vida, ya que tal es el misterio implícito en el Agni-yoga, entonces, seremos entidades realmente sociales, que iremos penetrando en el augusto misterio del 5º Reino de la Naturaleza.

Nos convertiremos en gérmenes de equilibrio dentro de un mundo agonizante, dentro de un mundo agresivo, dentro de un mundo egoísta y cruel que todavía está viviendo amparado bajo el recuerdo, es la pesada losa de los instintos.

Entonces, si somos amables, en el sentido espiritual de la palabra, lo cual significa que nuestra vida estará completamente abierta a la sociedad, que seremos realmente una parte dentro de esta sociedad, pero, una parte sin reacciones, la humanidad tendrá que cambiar forzosamente, porque habremos impuesto sin darnos cuenta un ritmo nuevo a nuestras propias relaciones y, el discípulo -y todos podemos ser discípulos- se caracteriza precisamente porque dentro del contexto social, del cual forma parte, ha creado un vacío de plenitud.

Dense cuenta de la paradoja, un vacío de plenitud.

El vacío es de la personalidad con sus pequeños egoísmos y con sus pequeñas ilusiones.

La plenitud corresponde a la vida auténticamente social de la Divinidad que comparte con los demás Logos Creadores, y que se está infiltrando en nuestra vida, llenándonos de esta fuerza, de este misterio de paz, que tenemos el deber de irradiar.

Yo diría que Agni-yoga es en cierta manera un misterio de revelación, porque estamos prendidos del misterio que oscila dentro de la fuerza augusta de la propia soledad individual, estamos viviendo tan atentamente hacia todo cuanto nos rodea, la obra de Dios y la obra de los hombres, que prácticamente hemos dejado de pensar en nosotros mismos, y al dejar de pensar en nosotros mismos se ha producido la rotura de las fronteras que limitan la conciencia humana dentro de sí mismo.

Se ha convertido en parte del Universo, pero, lo ha hecho en forma consciente, en forma creativa, ya no es la pequeña conciencia encerrada dentro de una esfera de limitaciones, esta esfera ha desaparecido, o dentro de esta esfera se ha proyectado con todo su ímpetu creador la vida de la Divinidad, y podemos decir que pensamos con la Mente de Dios y que sentimos con el Corazón de Dios y que actuamos con la Voluntad de Dios, hemos realizado la Trinidad en nuestra vida.

Pero, no como un hecho espectacular, ni tratando de medir el esfuerzo, ni tratando de beneficiarnos del fruto de nuestras acciones, sino simplemente que se ha originado en nosotros aquello que forma parte del destino de la propia humanidad, que es revelar los misterios de la Divinidad, y cuando hablamos de iniciación, en un sentido esotérico, tengamos la convicción de que este misterio iniciático se está realizando místicamente en todos y cada uno de los momentos en que estamos silenciosamente expectantes: cuando estamos serenamente atentos, cuando estamos perfectamente adaptables a un medio dentro del cual vivimos, nos movemos y tenemos el ser.

Así, Agni-yoga debe ser algo práctico, habida cuenta que no es discursivo el Agni-yoga, no es una actitud que pueda ser revelada por un sistema equis de discípulos, tampoco debe entrañar esfuerzo, tampoco es una meta definida.

Yo diría que es un movimiento, un movimiento ascencional hacia adentro y hacia arriba, y no hacia abajo y hacia fuera, que es lo que hace constantemente la personalidad humana.

Cuando estamos inmersos dentro de este sentido de valores inmortales, la radiación nos convierte en taumaturgos, podemos curar, no solamente las enfermedades físicas de la raza sino los problemas psíquicos y la “incerteza” mental, porque el hombre, sea cual sea su dimensión espiritual, está tratando de buscar y de revelar la Verdad, y esto lo hace a la medida de su propio entendimiento y según el límite de sus propias fuerzas.

Lo interesante es vivir y no hacer comentarios acerca de la vida, y esto significa que estamos inmersos dentro de un movimiento liberador, y que este movimiento liberador es de tal incalculable trascendencia, que el sólo hecho de comprenderlo ya es realizarlo, porque, naturalmente, si no hay disciplina, debe haber un motor suficientemente fuerte, potente, para impulsar nuestra acción creadora, y esta acción solamente puede ser la comprensión, comprender lo que ocurre, lo cual no es posible si no estamos muy atentos.

No hay que mantener criterios acerca de la Verdad, pero hay que revelar la Verdad, sea como sea, y esta Verdad debe encontrar en nosotros un punto de coincidencia de tal elevada perspectiva, que nuestra vida se convierta en una bendición para los demás.

¿De qué nos serviría, repito, habernos congregados estos pocos días, que hemos estado juntos, si después de esto continuásemos como antes?

Hemos demostrado, y nos estamos demostrando, que existe dentro de nosotros una fuerza misteriosa que nos lleva a la acción creadora.

Esta acción creadora es síntesis, es equilibrio, y como el razonamiento esotérico, si podemos decirlo así, nos obliga a pensar en términos de 4º Rayo, porque el 4º Rayo corresponde a la Humanidad como un todo, diremos que la manera de que la Humanidad se libere, será siempre a través del equilibrio del 4º Rayo y a través del Signo de Libra, y no vamos a insistir sobre esto, solamente decirles y repetirles, que cada vez que estamos armoniosos movemos algunos de los aspectos sustanciales del 4º Rayo, y como existe una misteriosa atracción entre el 4º Rayo y el corazón, por vía de síntesis, estaremos demostrando también el Amor de Dios a través del corazón.

Ya no será el motivo único del 4º Rayo el conflicto buscando la armonía, sino que será la armonía que ha vencido todo conflicto existente, y a partir de aquí deberemos surcar la vida con una nueva sonrisa a cada paso.

Y volviendo a lo que dije el primer día, lo que estamos tratando de realizar, y hasta hablar de Agni-yoga, parece que quieras imponer un yoga, es dar un nombre a una realidad trascendente solamente, que se basa fundamentalmente en el cultivo de la propia singularidad, la cual impone una regla absoluta desde el ángulo de la serena expectación, que es segregarse, de una u otra manera, del contexto ambiental.

Que podamos ver los pensamientos aparte de nosotros, las emociones y los deseos también aparte de nosotros, y nuestra conducta como algo también aparte de nosotros, solamente que exista un centro de atención permanente, y este sistema se irá realizando de una manera tan exquisitamente vulnerable en nuestra vida que prácticamente nuestro paso por la vida social deberá dejar una huella de santidad, una huella de amor y una huella de verdad, porque cada vez la humanidad es más inteligente a pesar de lo que aparentemente estamos viendo, y ya no se busca la programática de las ideas como se hacía antiguamente sino que se busca el testimonio de la acción creadora.

Así que no vamos a presentarnos al mundo como practicantes de un yoga nuevo, lo cual será la culminación de muchos yogas del ayer, sino que simplemente trataremos de ser muy originales en nuestras actitudes, aparte de las tendencias ancestrales que guían todavía a un gran sector de nuestra raza, y progresar constantemente sin pensar en otra cosa que en el movimiento.

No en el mí, es decir, no busquemos jamás el fruto espectacular de nuestras acciones aún dentro del propio Agni-yoga, sino tratemos únicamente de realizar aquello para el cual hemos nacido, que es realizar en tiempo y espacio la Voluntad de Dios de una manera tan equilibrada que el tiempo, como decíamos también, irá perdiendo progresivamente su influencia sobre nuestra mente, y en su lugar aparecerá un espacio cada vez más sereno y más dilatado, dentro del cual podremos ejercitar nuestra propia singularidad, nuestra propia originalidad creadora, nuestro propio Rayo espiritual, y a través de unos vehículos que constantemente se están integrando por nuestra serena expectación y por nuestra observación inteligente de los hechos, estaremos realizando en el mundo una obra realmente importante.

Manas, el aspecto mental superior, irá siendo consecuentemente consciente del plano búdico, y el plano búdico es el plano dentro de nuestro Universo en donde la Constelación de Libra tiene su más importante asiento equilibrador, y es la conexión que tiene el ser humano con el 4º Suplano del Plano Búdico, que es el 4º Plano del Sistema Solar, la oportunidad de liberación.

Cada una de las iniciaciones toma conciencia de uno u otro de los siete subplanos del plano búdico, así cuando estamos refiriéndonos precisamente acerca de este misterio de síntesis o de equilibrio a través del Agni-yoga, estamos tratando de decir que nuestro pequeño ser inmanente está introduciéndose de una manera silenciosa pero, efectiva, dentro de uno u otro de los niveles del plano búdico, y como allí no hay meta reconocida porque es la expresión del equilibrio que constituye el misterio de nuestro Sistema Solar, en esta gran eclosión de energías se está realizando el amor universal en nuestros corazones, y amaremos más profundamente a todos cuantos nos rodean, y lo amaremos todos porque nuestra vida no habrá realizado ningún esfuerzo, ni ninguna resistencia, a todo cuanto le rodea, ni tampoco, naturalmente, a las propias energías que irradian de estos centros inmortales.

Hemos estado unos días juntos tratando conjuntamente de descubrir la Verdad, y hay que repetir que la Verdad está presente en cada uno de los momentos del día, cuando nosotros no nos detenemos en ningún instante de nuestra vida, cuando no buscamos la espectacularidad del proceso, cuando vivimos muy atentos y observantes y que, por lo tanto, estamos recibiendo las impresiones causales en nuestra vida, estamos realizando la obra del Maestro.

Hemos venido quizá a reunirnos para recibir la bendición del Maestro, y para que el Maestro de nuestra vida -el Ángel Solar- esté ya tan dentro de nosotros en la constelación de cualquier momento de nuestra vida, para que estos momentos queden grabados para siempre en nuestro corazón.

Quizás olvidemos cuanto hemos dicho, pero, el recuerdo inmortal de estos silencios tan importantes y tan trascendentes, el sentimiento de expectación, y el amor que fluye a través de este silencio, nos habrá matizado o coloreado para siempre.

Estamos dentro de este círculo infranqueable del Logos, y dentro de este círculo vamos a ser sus mensajeros, dentro de la humanidad y en todos y cada uno de los aspectos de nuestra vida. Y ahora podamos expandir quizás un poquito más esto con sus preguntas

 

Interlocutor.— Vicente, como quiera que la parte central, digámoslo así, en todas las charlas, ha sido la serena expectación, la atención, esa facultad distintiva de lo verdadero y de lo falso, esa fuerza impelente que nos lleva a rechazar lo trivial, porque se va desgajando poco a poco a medida que se va comprendiendo, nos va llevando poco a poco a la luz, como dice Krishnamurti en un ejemplo, si vemos que una casa arde, dándonos perfecta cuenta escapamos, como nos damos cuentas de las miserias cada vez más y más. Yo veo que quizás convendría hacer más énfasis en puntos de la atención, porque me consta que hay mucha gente que está muy atenta, yo veo, por ejemplo, los políticos, o los científicos también, que están muy atentos al mundo de las formas, están perfectamente concentrados en lo que hacen y en su formas, pero no al mundo de los significados de las formas, porque si no, poco a poco, iremos siendo todos iniciados. Estar muy atentos al trabajo, pero no siempre a los principios, no siempre a los mensajes que subyacen en cada posible experiencia diaria, entonces, esa atención no debe ser solamente a lo que estamos elaborando, manual o intelectualmente, sino también una atención hacia el Plan, una atención hacia el propósito divino que subyace en cada manifestación; es decir, atento a las formas y atentos a los principios, atentos a la expresión y a lo que subyace detrás de la expresión, atentos, por ejemplo, a cómo puedo dar lo máximo de mí mismo en cada instante, atento ahora, por ejemplo, que estoy hablando si los estoy haciendo por el principio altruista de poder aportar un poco más de luz aquí en el grupo. Puedes desmenuzar un poco más todo esto.

Vicente.— Naturalmente que, quizás, este punto tiene una vertiente social muy amplia, que es la que corresponde a la vida de Dios en nosotros, una vertiente más pequeña sería quizás que intentásemos descubrir este misterio a las personas que no están integradas dentro del principio espiritual.

Como he dicho y, repito, estoy consciente de que estoy hablando a un grupo de aspirantes espirituales cuya vida en su totalidad obedece a un propósito definido de contacto espiritual, cuanto más trascendente mejor, con el mundo de los significados.

Ustedes saben que el mundo de los significados es el mundo abstracto de la mente, y, naturalmente, el propósito que dimana del mundo de los significados no es el mismo que el que dimana del plano búdico y, sin embargo, tanto el significado mental superior como el significado búdico obedecen íntegramente al propósito de la Divinidad, pero, cuando estamos atentos, sea lo que sea, el espíritu del hombre se pone en contacto con el propósito de Dios, por un sólo hecho que todos podemos comprender, porque al olvidar la pequeña personalidad, porque en la atención hay un deseo de hacer lo mejor posible, lo cual significa que habrá una amplitud de percepciones espirituales en aquellos momentos de atención.

El propósito de Dios, o el propósito del Universo, se manifestará en aquella pequeña cosita que estamos realizando.

El acto perfecto siempre es bello, el cuidado de una flor como el cuidado de una persona son importantes desde el ángulo de vista del propósito espiritual, lo que interesa es captar los significados más amplios e incluyentes de la vida a través de estos momentos de expectación, a través de los cuales se extingue el fuego de nuestra personalidad y se está manifestando la gloria de Dios.

El acto del aspirante espiritual, o del discípulo, siempre es importante, porque siempre hay un propósito definido y divino en cada una de sus motivaciones.

No es importante la espectacularidad sino la sencillez del acto, y cuanto más el acto es sencillo más agradable quizás desde el ángulo de vista del propósito de Dios, no olvidemos que estamos inmersos en un mundo en donde se da una importancia definida a la espectacularidad y, desgraciadamente, muchos discípulos de buena voluntad fracasaron por querer descubrir, o por querer reproducir, o por querer significar ante la vida social que le rodea, el fruto de sus propias actividades espirituales.

Se nos habla fundamentalmente dentro de un plano muy esotérico del orgullo espiritual del discípulo, y es el último escollo, yo diría el más importante, que ha de vencer el discípulo frente a la sagrada puerta iniciática, debe dejar las armas a un lado, y completamente desarmado debe penetrar en la cámara iniciática, y como el fin es de la misma sustancia del medio que tenemos que utilizar, debemos vivir muy desarmados ante la vida.

Muy exquisitamente vulnerables ante todo cuanto nos rodea, para poder adquirir este grado inefable de sencillez que hará que nuestra vida tenga una importancia social, realmente importante desde el ángulo del propósito de la Divinidad.

Repito, estamos reunidos, diría yo, en nombre del Maestro, y es esta certeza la que me impulsa a decirles que lo que hemos vivido estos cuatro días es importante, y esta importancia no será medida quizás de inmediato, pero dentro de sus corazones siempre quedará un hueco lleno de esta plenitud.

Ya jamás la podrán olvidar, surgirá esplendorosa, quizás, en cualquier momento más o menos estelar del tiempo, y en aquellos momentos recordarán, serán conscientes de esos momentos que juntos hemos vividos, que hemos compartido el pan y la sal de la perfecta unidad que solamente en los Ashramas de la Jerarquía tiene acabado cumplimiento, y ahora, aquí, estamos realizando un misterio ashrámico, y todos sentimos la presencia del Maestro en nuestro corazón.

Y si se dieron al mundo en virtud de los hechos trascendentes en nuestros días las normas clásicas de el discípulo iniciado bajo la forma de Agni-yoga, del Agni-yoga o Yoga del Fuego, o del Yoga de Síntesis, o del Yoga del Perfecto Equilibrio, es porque un fuego más grande que el propio fuego de Kundalini está operando activamente dentro del corazón.

Y yo diría que si continuásemos juntos mucho tiempo en silencio, sin perder nuestra orientación definida de la verdad, y sin pensar en otra cosa que en el silencio, lo cual la mente quedaría completamente vacía, otro tipo de fuego, que es el iniciático, que es el fuego eléctrico, que es el fuego de Fohat, descendería a nosotros y nos transformaría al extremo de que al salir de aquí ya estaríamos completamente liberados de los estigmas del pasado y de todo compromiso kármico.

Yo quisiera terminar, porque el discurso mental ya sobra en estos momentos, agradeciendo la atención que han dedicado a la temática, porque estoy seguro que cuando estén a solas con ustedes mismos, tratando de descubrir algo que hubiese quedado inadvertido, se sentirán tan llenos de silencio que prácticamente olvidarán todo razonamiento, y se darán cuenta que a pesar de todo, ustedes viven.

Ustedes son ampliamente conscientes, solamente el velo del templo ha sido desgarrado, y entre ustedes y la verdad ya no existe ningún intermediario.

Podrán ustedes leer, meditar, practicar el yoga, lo que ustedes quieran, pero en el fondo del corazón ha quedado sembrada la semilla de la propia inmortalidad de Dios.

Y con este silencio quisiera despedirme de ustedes, haciendo una meditación juntos, un silencio dentro del cual podamos captar la fuerza invisible de la Jerarquía.

 

 

   Descarga epub

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.