La Palabra: La Magia de la Creación

0
649
La Palabra: La Magia de la Creación


Últimamente hemos venido insistiendo en el hecho, de que si existe una evolución y, esta evolución está reconocida científicamente, y no sólo esotéricamente o místicamente, debemos admitir como un hecho consustancial, dentro de lo que representa esta evolución en lo que a nuestro planeta se refiere, en que si a través de este impulso creador, esta oleada de vida que surge de las entrañas de la creación, y va ascendiendo en espirales a través de los reinos, a través de las personas, a través del más humilde de los átomos, hay que aceptar que toda la naturaleza está siguiendo el trazado de un arquetipo esencial.

Un arquetipo que puede ser no sólo para el planeta con todo su contenido, sino también en cada reino, en cada raza, en cada ser humano y, en el más humilde electrón. Este impulso creador que surge de las entrañas de la creación buscando el arquetipo, es el tema universal o esotérico que vamos tratando de desgranar en nuestras conversaciones o, si ustedes lo prefieren, en nuestro inter-coloquio, y que tiene por objeto que seamos conscientes de que si cada cosa tiene su arquetipo, el ser humano corriente que somos nosotros, tiende inevitablemente también hacia un arquetipo, siendo ese arquetipo el Yo superior o trascendente, como primera etapa y, después, el maestro universal, el ciudadano del quinto reino de la naturaleza.

Este es el primero de los misterios que debemos desarrollar integralmente en nuestra mutua convivencia social, ser conscientes que estamos tratando de realizar un arquetipo, y que ese arquetipo para nosotros, es el ciudadano espiritual del quinto reino. Y hemos dicho también, en nuestras conversaciones, que existen actualmente en el planeta Tierra escuelas esotéricas, escuelas místicas, cuyo cometido, cuya actividad, es preparar a todos los seres humanos responsables, de buena voluntad, que quieran dar este paso tremendo que va del cuarto reino humano, al quinto reino, el reino de las almas liberadas. Se trata, pues, de un tremendo desafío a la conciencia del hombre civilizado, del hombre científico, del hombre místico, del artista de todas las cualidades implícitas en un ser humano, frente a la realización de su propio arquetipo. El tema elegido como base de nuestra conversación de hoy, es singularmente sugestivo, y tiene un cierto viso de maravilloso por lo que entraña por la tradición, digámoslo así, que va implícita en este nombre, “Magia”, la magia de la creación. Entonces, lo primero que hay que descubrir científicamente es: ¿qué es lo que podemos entender por magia? Magia, técnicamente hablando, es la monopolización consciente de la energía, y considerando la energía como algo absolutamente impersonal, podemos decir, que actualmente existen dos tipos de seres en el mundo que practican la magia conscientemente.

Unas personas integralmente polarizadas en el mundo emocional inferior y en el mundo intelectual más lleno de formas, que utilizan la Goecia, o la magia negra, para el triunfo de sus ideales, si podemos llamarlos así, que están conduciendo al ser humano a su propia perdición. Y, podemos decir, que existen dentro de este grupo de seres humanos que practican la Goecia, que lo hacen de una manera absolutamente ignorante y que, por lo tanto, es por falta de documentación espiritual, por falta de buena voluntad, por falta de espíritu de síntesis, que estas personas obran de esta manera.

Tenemos, por otra parte, a los teúrgos de la buena ley. Podemos englobar dentro de la Teúrgia, a todas aquellas personas en distintos niveles o estratos de conciencia, que están actualizando los poderes del bien, estando regulados, dirigidos, controlados y condicionados estos poderes, por el espíritu de buena voluntad y por el espíritu de síntesis. Dicho esto, podemos decir, ya, enseguida, que la primera de las grandes magias que ha dado lugar a toda magia conocida, y hoy podemos decir que la ciencia es una gran productora de magia, y no podemos relegar la magia solamente en el nivel místico, desde el momento en que tenemos reactores, que tenemos la televisión en color, que tenemos la telegrafía sin hilos, el teléfono, que nos hemos adueñado casi del espacio que circunda nuestro planeta y que el término magia podamos englobarlo de una manera directa, franca, honrada y sincera dentro de este monopolio consciente de las energías que tienden a liberar el espíritu humano de una gran dosis de su apego a los valores atávicos transcendidos y tradicionales del pasado. Entonces, vemos claramente que la misión del hombre con respecto a este poder omnipresente de la creación es buscar las raíces de la creación y cómo se puede propagar, extender, desarrollar, la magia blanca en nuestro planeta. Yo creo que esto es lo esencial y que en el fondo subyace dentro de todas y cada una de nuestras conversaciones o de ínter coloquios.

La primera gran magia, yo diría que la magia de la creación empieza con el gran sonido mantrámico AUM, o como diríamos místicamente: “Hágase la Luz”. Aquí empieza, según mi intención y según mi convencimiento, el primer poder de la magia, entendiendo también que magia es el poder de la voluntad sobre los éteres utilizando el poder del sonido. Si ustedes se preguntan qué hay que entender por poder del sonido, pregúntense ustedes por qué me están escuchando en estos momentos, y todo cuanto suscita en el interior de ustedes mis palabras. La palabra es magia, y siempre que hablamos de magia hablamos del poder de la palabra sobre los elementos, siendo estos elementos aquellas fuerzas etéricas, vibrantes en el éter, que la ciencia humana todavía no ha descubierto en su indescriptible dimensión, pero que está actuando incesantemente sobre el ser humano. Así que, cuando místicamente hablando, cuando en el Universo que precedió o que fue la síntesis de la experiencia pasada, tuvo necesidad de resurgir como Ave Fénix de sus propias cenizas, es cuando eligió un lugar en el espacio sin límites del Cosmos, y pronunció las sacramentales palabras: “Hágase la Luz”, la respuesta inevitable de los éteres que tienen conciencia cósmica, más el poder de las huestes dévicas, que hemos estudiado aquí en otras conversaciones, responden al llamado y, entonces, viene la respuesta: “Señor, Hágase tu Voluntad”. Tenemos entonces, que la magia de la creación está formada por siete palabras: “Hágase la Luz”, un mandato cósmico, y “Hágase Señor tu Voluntad”, la respuesta del éter a la impulsión del espíritu creador, y ahí ya empieza el gran misterio de la creación, y el porqué cada uno de los planos de la naturaleza tiene su propia voz, su propio sonido, su propio mantram, que monopolizado, pronunciado correctamente por los llamados Mahadevas o los Siete Espíritus ante el Trono de la Divinidad, o ante el poder inmarcesible de los Logos Planetarios de los planetas sagrados, es cuando se están constituyendo a través de esta voz que surge del fondo infinito de la creación, hasta llegar al más humilde de los electrones de un átomo. Siempre es sonido, y respuesta al sonido. Y esta respuesta al sonido, informando situaciones, creando cualidades, y aglutinando poderes, llega a constituir todo cuanto conocemos dentro del contenido universal, dentro de este Universo en donde vivimos, nos movemos y tenemos el ser.

Entonces, todo cuanto surge de la palabra clave, del mantram sagrado AUM, constituyendo (un todo) con la respuesta que suscita en los éteres del espacio, que tienen una vida equivalente a la fuerza misteriosa que unifica la conciencia con sus cuerpos etéricos. Y porque nosotros no vemos, precisamente, la fuerza terriblemente avasalladora del éter, no podemos darnos cuenta de cómo nosotros, sin darnos cuenta, estamos reproduciendo incesantemente este mandato supremo de “Hágase la Luz” en su forma más o menos correcta cada vez que hablamos, cada vez que sentimos, cada vez que pensamos. Entonces, existe la responsabilidad del sonido, porque hablar es emitir mantras al espacio etérico que nos circunda, y cuando hablamos de un ambiente social, tenemos que tener en cuenta el valor de las palabras emitidas durante el proceso de gestación, desarrollo y culminación de uno de esos estados de conciencia social en un momento dado de la historia del tiempo, porque, evidentemente, estamos inmersos en un mundo de energías ocultas que desconocemos prácticamente, y todo cuanto nosotros no podemos abarcar con el contenido de nuestra comprensión y con el poder de la aglutinación constante de los hechos debe ser, al menos, una proyección intuitiva la que debe darnos la medida de aquello que estamos realizando.

Así que si nosotros hablamos y sabemos que emitimos un poder incontenible, irresistible en los éteres, y que ninguna palabra queda sin respuesta, seremos conscientes del porqué el “Hágase la Luz” viene como complemento de la frase sacramental “Hágase Señor tu Voluntad”. Así que los éteres hacen lo mismo con respecto a nosotros cuando hablamos, los éteres quedan aglutinados, circunscritos, condicionados, desarrollados, propagados y sintetizados, en todas y cada una de las palabras que emitimos. De ahí las palabras de Cristo, históricamente señaladas en el Evangelio: “En el día del Juicio os serán tenidas en cuenta vuestras inútiles palabras”. Ya no se habla solamente de las palabras buenas que engendran magia blanca, y trabajan con la Teúrgia, o con las palabras de murmuración, de crítica y maledicencia, a las cuales estamos desdichadamente tan aficionados, y que están conectadas con el mundo de la Goecia, están creando en nuestros éteres el fermento y la división de la gran familia humana.

Existe pues una responsabilidad, yo diría, científica, si nos damos cuenta de que al hablar el sonido engendra un color y automáticamente el color se convierte en una forma geométrica y esta forma geométrica constituyendo nubes que nosotros no vemos, pero que hay personas que tienen el don de poder ver estas cosas, y que señalan cómo el aglutinamiento que permite que la palabra, o en una esfera más elevada, el pensamiento, pueda formar un ambiente en el hogar, en el trabajo, o en el ambiente social en general; porque cuando existe la gran palabra AUM o “Hágase la Luz”, se produce automáticamente la respuesta en tres aspectos muy definidos, se trata de un aspecto peculiar de condensación del sonido creando en el espacio un núcleo vital.

Esto, si vemos los espacios cósmicos, podemos casi aliarlos seguramente con la nebulosa, y empieza a girar en forma de espiral, existe un principio de aglutinamiento, este aglutinamiento -en una forma parecida- lo estamos creando nosotros cuando hablamos en relación con el éter, es decir, con los elementos que nos circundan y que no vemos por su propia diafanidad.

El segundo proceso que se realiza siguiendo siempre el gran mandato de “Hágase la Luz”, es el proceso de formación que tiene que ver con las sustancias químicas, con los elementos químicos, dotados de ciertas cualidades de afinidad o de repulsión, que hace que se formen grupos parecidos dentro de la gran sustancia en formación en aquello que condensado va tomando una forma definida.

Y existe, finalmente, el proceso de concreción que tiene que ver con la forma que tendrá el Universo y, por lo tanto, siguiendo la teoría empírica de aquel tiempo pero comprobada científicamente de que Dios geometriza, y entonces la resultante de la concreción es la figura geométrica; y si se analiza el más pequeño, el más humilde de los átomos, se le ve definido en forma geométrica.

El protón y el electrón son figuras geométricas analizadas en su última descripción. Pues todas estas figuras geométricas, todos estos colores y todos estos sonidos, constituyen parte de nuestro ambiente social, y todos nosotros cuando estamos pensando estamos invocando estas fuerzas que aglutinan, condensan, que forman y que, finalmente, concretizan estas cosas y hacen que todo cuanto se haya dicho en el pasado más remoto acerca de la creación del Universo, sea algo que el hombre, una figura creada a la imagen y semejanza de su Creador, está realizando constantemente, porque en el hombre hay el poder de la palabra, es el poder del Verbo y, al propio tiempo, es la definición de su propia personalidad.

Y esto no se tiene mucho en cuenta: la persona se define por su voz más que por su propia apariencia física, es la voz la que define al ser humano, (el ser humano) tiene el poder de la palabra porque es un mago, está aprendiendo a utilizar la magia en un sentido científico y al propio tiempo ético y moral.

Existe después, dentro del propio contexto humano, la sensibilidad a la palabra, la respuesta de los seres humanos a las palabras de los ciudadanos del mundo cuando están en contacto.

Existe después el intento desesperado del ser humano de llegar a dominar todas aquellas esferas que están ante sí, que presiente pero que no puede penetrar con su pequeño entendimiento, y esto será posible cuando aprenda a dominar de una manera tan sistemática, y al propio tiempo impersonal, su conducta, que sea capaz de crear a voluntad las situaciones, siendo las situaciones humanas y sociales que se crean por impulso de la palabra, por la sensibilidad de la palabra y por el poder del pensamiento las que están creando un tipo definido de cultura y civilización.

Dense cuenta que estamos invocando fuerzas en el éter que desconocemos, que son gigantes en la acción, que son poderes que a veces nos controlan, de ahí que el ser perfecto, que según nos dicen no tiene necesidad de esforzarse para vivir, es muy parco en pronunciar palabras y habla siempre solamente cuando debe, no cuando puede, en tanto que el ser humano corriente que no sabe el poder que monopoliza por la palabra, habla cuando puede y no cuando debe.

Ahí está la desgracia de una civilización en un momento histórico del mundo en el cual existen tensiones y conflictos por doquier. Naturalmente, siempre he tenido intención y al propio tiempo interés en señalar, que todo cuanto puede surgir en nuestras conversaciones esotéricas como tipo de comprensión, debe suscitar un tremendo impacto de intuición habida cuenta que es imposible que la mente intelectual acostumbrada al razonamiento concreto y no pudiendo ir más allá del límite impuesto por la propia prueba, no puede taladrar este misterio, no puede penetrar en las profundidades de estas dimensiones, en las cuales sin embargo estamos operando porque somos creadores.

Desde que nacemos con el llanto hasta que morimos con el estertor último, estamos emitiendo sonidos, y estos sonidos definen la personalidad. Entonces, (en) el proceso de llegar a estructurar una condición social de acuerdo con la ética, no la ética de las costumbres que son tradicionales, sino con la ética nacida de la buena voluntad simplemente, podemos empezar a crear el camino inmaculado de la magia, y les ruego por favor, que cuando oigan algo que se relacione con la magia, háganlo siempre con los oídos de un científico, tratando de investigar qué es lo que hay en esta palabra, porque la primera de las magias se inicia con el principio del Universo a través de las palabras sacramentales, pero que no culminará jamás en tanto el ser humano esté utilizando la palabra para fines personales y solamente emita estos sonidos creadores pensando en su propia perfección, o tratando de adueñarse del secreto de la historia o del secreto de un plano o de una dimensión.

Esto queda ya aclarado, que cada uno de los seres invictos, indescriptibles a nuestra pequeña visión, que constituyen la vida de un plano determinado de la naturaleza, o están en poder de un Rayo de poder determinado en un momento dado de la historia planetaria, o un color informando a un plano, o una de las dimensiones del espacio, o una sola raza, la que queramos señalar dentro de las siete razas que están actualizándose en el planeta Tierra.

Cada uno de estos elementos es el contenedor de un sonido creador que se va extendiendo en cada plano, teniendo en cuenta que cada plano se sutiliza a medida que la voz se acerca más al principio genérico de “Hágase la Luz”, a medida que ascendiendo por la escala de sonidos de la naturaleza nos vamos acercando a la luz estamos de hecho emitiendo correctamente los sonidos, llegamos a las alturas no sólo tal como se dice de los Iniciados, apoyándose sobre los cadáveres de sus estados de conciencia muertos, envueltas en el velo del olvido, sino también apoyándose en la escala misteriosa de la vida, llena de sonidos misteriosos que debemos tratar de comprender y de actualizar. Tal es la magia. Científicamente, es el poder que tenemos de impresionar los éteres por el poder del pensamiento, por la sensibilidad a la palabra y por el poder de la palabra.

Así que, si Uds. analizan este pequeño dibujo que he realizado, verán Uds. una gran relación que existe entre todo cuanto conocemos y aquello que tratamos de descubrir. Por ejemplo, siempre en el misterio oculto del cristianismo existe el Cáliz y el Verbo como el supremo punto donde debe realizarse un misterio, este misterio nunca ha sido revelado, al menos al grupo de personas que van a orar y a sentirse beneficiados por aquel poder, digamos, que presta el grupo, pero la mayoría de seres que van solamente a oír y no a escuchar, nunca podrán percatarse del misterio del cristianismo, el misterio que tiene que ver con el Cáliz y con el Verbo.

Fíjense bien, que cada uno de estos aspectos del Cáliz pertenece a un aspecto del AUM de aquel poder que aglutina. En el más bajo, cuando ya el AUM se hace imperceptible, se crean las bases para el mundo mineral, o el reino mineral.

El reino vegetal es el proceso digamos de formación, empieza ya la sensibilidad a abrirse camino para llegar finalmente, a la mente del hombre en el cual existe concreción.

El mundo animal ya piensa, pero, ¿qué le falta al reino animal? Porque ustedes se preguntarán por qué… mental y al propio tiempo reino animal, porque el animal piensa pero solamente el hombre se da cuenta de que piensa, ahí está la diferencia entre el pensar y el saber que se piensa.

Y el saber que se piensa lo constituye la nota clave OM, es la que informa, es el Verbo de Revelación, y es el poder de la palabra hasta donde podamos comprenderla y, hasta donde científicamente podamos desarrollarla.

Y, finalmente, existe el símbolo de la estrella de cinco puntas, que es la estrella monádica: es aquello que está más allá de los sonidos conocidos, es el Verbo original del cual no podemos hablar, porque nuestra mente, nuestra voluntad, nuestra palabra, es incapaz de poder hablar de estas cosas.

Pero, desde el momento en que tenemos un plano causal y el plano causal está aliado con el quinto reino de la naturaleza, que es el que estamos tratando de investigar, si desde el momento en que para el quinto reino la promesa es el sexto reino, o la estrella de cinco puntas completo, que si ustedes analizan no es más que la unión del OM con el AUM, se crea entonces un quíntuple sonido que pertenece al mundo espiritual y al mundo de la evolución humana, el mundo de la personalidad.

Fíjense bien la analogía, en la psicología moderna existe una forma típica y ahora se hace cada vez más evidente la relación que existe entre la forma de la persona, la morfopsicología, las facciones, con la evolución íntegra de su propia psicología, teniendo en cuenta que la mente ocupa siempre el lugar que corresponde a la parte contenedora de la copa, que el mundo mental está aquí, inmerso en sus tres niveles, el emocional es siempre este nivel marcado, esto es científicamente comprobado, y que el mundo instintivo está relacionado con la parte baja donde corresponde a la copa, y donde en el símbolo del loto existen las raíces, dentro del loto.

Entonces se ve que cuando nuestros hermanos hindúes crearon el símbolo del loto, estaban de acuerdo o los cristianos estaban de acuerdo con los hindúes cuando crearon el símbolo del Cáliz, porque en realidad el símbolo que presenta el hinduismo con el Sol encima del Loto, pero atravesando el nivel emocional, y llegando finalmente a descubrir las porciones de naturaleza superior, que es el Sol encima del Loto, o bien, el Verbo encima del Cáliz, y en un aspecto superior llegarán a un cierto punto en que el hindú y el cristiano se dan cuenta de que la estrella está por encima, una del Sol y la otra por encima del Verbo. Luego el misterio siempre si es real, tiene que estar de acuerdo con todos los demás misterios que surgen de esta gran fuerza inicial creativa, y que cuando hablamos y pronunciamos palabras, de hecho estamos emitiendo algún aspecto del AUM sagrado de la Divinidad, o del “Hágase la Luz”.

Y, dense cuenta, que cuando se pronuncia AUM es la reproducción exacta del Amén de los cristianos, es decir, que el Amén, el AUM, están plenamente integrados y seguramente buscando todas las analogías de cuanto conocemos en religión nos daríamos cuenta de que existe una realidad de origen entre todas las religiones, solamente es la explicación de los misterios, la forma de explayarlos, la forma de exteriorizarlos, en donde existe la división. Naturalmente, el esoterista, la persona que hace de su vida un campo de investigación científica, debe estar de acuerdo en lo inicial, en aquello que unifica todas las religiones, todas las filosofías y todos los credos, porque no existe en ninguna de ellas un poder disolvente que hagan que estas cosas puedan desde luego ser motivo de lucha y de conflicto como sucede actualmente. Todos los seres humanos y todas las religiones creadas por los seres humanos están tratando de realizar un arquetipo, y ese arquetipo está, digamos, siempre como un objetivo lejano, y nosotros estamos, yo creo, muy preocupados por las metas inmediatas.

Es decir, que cuando en Luz en el Sendero se nos dice: “Escucha el grito lejano”, se nos da la frase mantrámica para poder escuchar los sonidos creadores y poder después reproducirlos. Siempre que escuchen algo relacionado con la magia de no importa qué libro del pasado o del presente, siempre se dice: “Y el mago fijó”, o, “el mago pronunció”, y las palabras, por ejemplo: “Ábrete sésamo”, y otras palabras son sinónimas siempre de algo que habla de un misterio. El ábrete sésamo, abre la cueva simbólica de los ladrones, dentro del misterio de Las Mil y una Noches. Y cada una de estas mil y una noches es un misterio esotérico, lo que pasa es que se da en forma de cuento, y la gente como ve solamente lo más inmediato no ve la meta lejana y no puede pronunciarse por algo que está más allá de los límites del tiempo, (el lector) está siempre inmerso dentro del tiempo, y es aquí precisamente, en el tiempo, donde debe tratar de descubrir la raíz de su propia vida, la raíz máxima de los sonidos, la fuerza de los sonidos, y cómo puede utilizando sonidos hacerse dueño de la creación.

Me parece que si logramos, en cierta manera y hasta cierto punto, llegar a adueñarnos de un sonido, y que este sonido se convierta en la parte específica de nuestra vida que debemos desarrollar en un campo de actividad magnífico, en un campo de proyección de esta fuerza proyectora, del Verbo Creador, quizás algún día podamos realizar, exteriorizar a través de nuestra conducta, esta estrella monádica a la cual estamos todos aproximándonos. Lo hago breve para poder contestar preguntas.

Interlocutor. — ¿Por qué se dice que se pronuncie más el OM que el AUM?

Vicente. — Porque el OM es la voz del Verbo y el AUM tiene que ver con los vehículos de la personalidad; es decir, que una persona, psicológicamente hablando, es esto… (Vicente lo representa en un dibujo), la personalidad del ser humano utiliza la personalidad psicológica que todos conocemos, utiliza la mente, la sensibilidad y, luego, un cuerpo físico. La unión del cuerpo físico, del cuerpo emocional y el cuerpo mental, por medio del cuerpo etérico, constituye lo que llamamos científicamente la personalidad humana. Naturalmente, se pronuncia el OM solamente cuando estamos tratando de expresar el tercer aspecto de la naturaleza logoica, o sea, el aspecto actividad creadora de la divinidad, o, si ustedes me lo permiten, el aspecto Espíritu Santo.

Por lo tanto, el AUM y el Amén están completamente de acuerdo, están tratando con el Espíritu Santo; en tanto que el OM, está tratando singularmente con el Alma, o con el Verbo Sagrado, o con Cristo en ti esperanza de gloria, que es el que debe unir la entidad del cuarto reino con la del quinto reino, entonces se pronuncia el OM para que purifiquemos el AUM. Es decir, que si purificamos el AUM, si purificamos la mente, la emoción y el físico, automáticamente el AUM se convierte en OM. Por lo tanto, se dice siempre, pronunciar el OM cuando el cuerpo esté integrado, pero no pronunciéis el OM para integrar los cuerpos, porque entonces hacéis un trabajo indirecto, y para el esoterista, si trabajamos científicamente, tiene que operar directamente sobre los éteres. Entonces, hay que purificar primero el físico, la M, el aspecto M, por ejemplo, AUMMMMM, que es lo que más perdura, teniendo en cuenta que en orden de sonidos, la A es siempre cuando la boca está más abierta, la U se va quedando más sutil hasta que en la M prácticamente el sonido ya no existe. El sonido que no existe, por ejemplo, desde el punto de vista de la energía en el mundo mineral es una cosa tan densa que aparentemente la M no se pronuncia, ha perdido su vigor, aparentemente, pero el Espíritu Santo está actuando en todos los reinos, el mineral, el vegetal y el animal, siendo el hombre un compuesto de Verbo y de naturaleza animal.

Por lo tanto, si nosotros purificamos la naturaleza animal automáticamente nos ponemos en contacto con el Verbo causal. Es decir, que ascendiendo por el tallo, por el tronco del loto, llegamos un día, surgiendo de las raíces llenas de lodo, hasta el Sol Espiritual más elevado; es decir, que las personas deben darse cuenta en toda su amplitud, que el OM solamente puede ser pronunciado cuando existe una integración dentro de la personalidad. No solamente que las personas me dicen: “Yo pronuncio el OM”, pero es que siempre se pronuncia el OM de acuerdo con la evolución de los vehículos, de ahí la suerte que tiene la humanidad de que, solamente, puede pronunciar el OM sin estar integrado, porque si pronunciase el OM como poder del Verbo sin estar integrado, crearía la ruptura automática de sus vehículos, quebrantaría la Copa o la fuerza del Verbo. Solamente cuando el Verbo está muy purificado, cuando la Copa está muy purificada es cuando el Verbo de purificación puede introducirse. Y esto es el misterio del cristianismo, viendo que el sacerdote es siempre la prolongación del Cáliz, y todo cuanto va introduciendo dentro del Cáliz que es su cuerpo, es la representación simbólica —no puede ser de otra manera— de que el Verbo debe introducirse dentro de la naturaleza para producir un ser realizado, es decir, lo que estamos tratando de investigar durante todas estas conversaciones, un ciudadano del quinto reino de la naturaleza. El ciudadano del quinto reino pronuncia el OM por derecho natural, ¿por qué?, porque la mente, la emoción y el cuerpo están integrados, simplemente. Pero cualquiera de nosotros puede pronunciar el OM, pero de acuerdo a la medida, a “su estatura en Cristo”, podíamos decir.

Interlocutor. — No, yo lo digo por si al estudiante le resulta necesario saber de si debe practicar el AUM o el OM, porque así convierte en efectividad la palabra.

Vicente. — Sí, sí, sí. Es que cualquier persona que tenga la representación o el cuidado de un grupo, debe saber cómo debe pronunciar el OM cada uno de los asistentes al grupo, si es un buen instructor espiritual.

Interlocutor. — No, yo lo digo, ya lo sé, se me ha dicho, pero quiero decir que en general se dice “tú haz así el OM”, pero quiero decir que sería necesario que se supiera…

Vicente. — Sí, sí, sí, pero, cuando usted pronuncia el OM, por esta misteriosa alquimia que desconocemos de la naturaleza, la que regula el porqué la persona no puede traspasar los planes a voluntad sino que existe una ley, un visado en la frontera que divide los mundos que desconocemos, hará que usted cuando pronuncie el OM, pronunciará el AUM en forma de OM, no pronunciará el OM tal como lo puede pronunciar un iniciado, porque el iniciado pronuncia el OM porque es su característica el OM, en cambio nosotros pronunciamos el OM con ciertas tonalidades o matices de M, U, o A. Es decir, que es esto. El misterio no está en que no podamos pronunciar la fonética OM, un niño o cualquier persona puede pronunciar el OM, e incluso se está tratando de descubrir lo que está detrás del OM, cómo pronunciar el OM en forma correcta para operar un resultado, porque en el momento en que el Verbo introducido en el Cáliz de la personalidad puede ser permitido, automáticamente se pronuncia el poder de la magia blanca. Pero dense cuenta de una cosa, que hemos hablado anteriormente, y quiero reseñar y reafirmar el hecho de que los magos negros están utilizando también el OM, pero en realidad están actuando a este nivel, porque son gente inteligente, los verdaderos magos negros. Saben por qué luchan, llevan una finalidad y al propio tiempo tienen un conocimiento científico de las energías, de ahí que pueden provocar hechos en la naturaleza. Pero, ¿qué le pasa al mago negro? Que no puede acceder al Verbo, ahí está su, digamos, sufrimiento, y el fruto amargo del karma. En tanto que la ruta de la evolución que tiende a desarrollar y a demostrar un arquetipo de tipo superior está siempre actuando en los niveles superiores del Cáliz y poniéndose en contacto con esta fuerza del Verbo que es el OM. En este caso, todos cuantos de nosotros estamos aquí y utilizamos palabras correctas, sin darnos cuenta, dentro de las mil palabras llenas de AUM estamos pronunciando ciertos sonidos del OM, y, entonces, en la medida en que pronunciamos estos sonidos somos creadores en el mundo dévico, y creamos ciertas cosas en el mundo etérico que pueden causar maravilla, y solamente son pequeñas cosas que se han introducido dentro del contenido de nuestra conversación. Una forma descriptiva del OM, (son) las palabras inspiradas por la compasión. La compasión es un poder, si la persona supiese el poder de la compasión… (Corte de sonido)… de un correcto sonido distorsionado en el tiempo, o de un sonido incorrecto en el tiempo, algo que varía la fuerza expansiva, es como si un sonido que surge de las entrañas de la naturaleza y del ser humano quisiera ir contra la Voluntad de Dios, y el karma siempre está de acuerdo con un sonido incorrecto, de no ser así, no existirían las pruebas ni las dificultades, existiría un fluir incesante hacia una dirección o hacia otra, pero sin un sentido claro de valores. Digo, que hay que buscar siempre ese estar siempre inmerso dentro de un sentido correcto de valores y plenamente conscientes de lo que estamos realizando.

Interlocutor. — O sea, que dominar el sonido es dominar los cuerpos inferiores.

Vicente. — Si pudiésemos tener en un momento determinado del tiempo, la nota que corresponde al cuerpo físico, al cuerpo emocional, o al cuerpo mental seríamos como Dioses. Este poder debe ganarse con la prueba, el sufrimiento, la investigación, y el correcto uso de las cualidades que tenemos todos en nadencia o en potencia. Es decir, estamos constantemente tratando de ser mejores, en este sentido podemos decir que la intención que proviene de la estrella monádica atraviesa el Verbo y algo del Verbo llega a nuestras palabras, porque el indicio mayor para el esoterista de que la persona posee el Verbo, como técnicamente se dice, es cuando convence sin atar y cuando atrae aún sin convencer. No se sabe, es un misterio, lo que pasa es que el Verbo está dentro del Cáliz, irradiando el Verbo a través del Cáliz, siendo el Cáliz la palabra correcta, o sea, lo que antes hemos dicho, el poder de la palabra física, la sensibilidad aguda (que pasa) al ser humano, (después irradia) a la palabra del otro, y luego el poder del pensamiento, teniendo en cuenta y reafirmando los tres procesos de: aglutinamiento del éter, la formación dentro del éter, y la concreción dentro del sentido de formación, lo cual si se dan cuenta no son más que tres estadios. Aquí el proceso de aglutinamiento de la materia virgen, lo más denso, el mundo mineral, allí queda condensado y empieza la formación en el vegetal —y siempre hablo de formación espiritual, no física—, hasta llegar a la formación mental en la cual la persona es capaz, sea por la meditación, sea por el yoga, sea por la buena voluntad, por el camino que sea, que puede establecer una línea de luz que conecta la parte superior de la Copa con el Verbo Sagrado. Es este hilo sutilísimo de luz que llamamos técnicamente Antakarana, tal como es definido en los manuales esotéricos. Yo estoy seguro de que todos estamos creando un Antakarana cuando estamos silenciosamente recogidos, cuando estamos hablando con propiedad, pensando en el otro más que en nosotros, porque Uds. saben bien de la tendencia humana de hablar solamente a medias, una mitad para los demás, la otra para regocijarme con mis propias palabras, o para contradecir al otro. Entonces, cuando hablo de libertad de palabra, de expresión, de fuerza, de movimiento en los éteres por el poder de la palabra, me refiero a este poder que tiene el hombre de emitir sonidos correctos, porque los sonidos correctos son la base de la nueva civilización. Dense cuenta, la diferencia que existe entre una sociedad primitiva que vive en las cavernas, o en la sociedad griega en donde el arte, la filosofía, y el contexto, digamos, dramático de la vida del hombre que tiende al arquetipo está casi desarrollado completamente. Pero, es que tiene un valor porque el hombre primitivo solamente está capacitado para emitir sonidos guturales, un sonido gutural que solamente crea dentro de los éteres un Cáliz que puede ocupar únicamente la forma dévica que anima las piedras, de ahí el porqué el hombre primitivo ha vivido en las cavernas. Después, en la sociedad griega, civilizada, y en el que su arte, que todavía podemos admirar en lo que queda en sus excelsos monumentos, más que la proyección artística de aquellos seres privilegiados como Fidias, por ejemplo, (que) solamente es un valor secundario en relación con los grandes discursos de Platón, o de Sócrates, o de Tales de Mileto. Son aquellos sonidos que han creado las raíces, digamos así, del gran edificio de la civilización griega, que es el mismo fenómeno que se reproduce en el Renacimiento, cuando empieza la poesía, cuando empiezan los juglares. Todas estas cosas están inmersas en el proceso de la voz humana como el nervio vivo de la evolución, siguiendo siempre el dictado divino de “Hágase la Luz”, y la Luz se hace, ¿por qué?, porque el hombre tiene la intención, una inteligencia, y una cualidad de amor para todas las cosas estas. Así que, dense cuenta, la importancia y la responsabilidad que existe cuando estamos hablando. Si supiésemos solamente el bien y el mal que podemos realizar cuando empleamos sonidos creadores en el sentido de una corrección, tratando de ayudar a una persona con una palabra o, por el contrario, cuando a través de la palabra estamos maldiciendo o, estamos criticando, quizás existiría un nuevo espíritu crítico de valores que haría que nuestra vida cambiase fundamentalmente y desde sus más profundas raíces.

Interlocutor. — Yo quería preguntar: ¿podría ser factible, o sea, aceptar el hecho, de que seres que no son ilustrados ni académicos, que son humildes y muy sencillos ¿puede darse el caso, mediante su vida de espiritualidad, que son un verdadero ejemplo, de que pueda darse en ellos verdaderas manifestaciones y poderes espirituales?

Vicente. — ¿En el sentido sonido?

Interlocutor. — Espiritual. En el sentido de manifestaciones de unas cualidades y unos poderes espirituales, siendo un no ilustrado académico, pero una natural humildad y sencillez, pero que vive una vida también de rectitud, de abnegación y cumplimiento ¿en esas personas puede darse el caso de que esté precisamente esa comunión?

Vicente. — Mire usted, si usted me habla de una persona humilde, de una persona que vive correctamente, de una persona sin dotes intelectuales, pero que tenga buena voluntad hacia los demás, yo creo que este ser está actualizando el Verbo en su vida, teniendo en cuenta que la cultura no depende nunca del valor del ego, ni del poder espiritual que tiene una persona en un momento determinado del tiempo histórico de su vida. El intelecto es solamente una forma expresiva del Verbo. Si una persona no tiene intelecto pero tiene palabra, a través de sus expresiones de humildad y de buena voluntad, puede expresar sensibilidad del Verbo, y hay muchas personas de temperamento místico cuyo intelecto no está preparado para captar ciertas cosas inmediatas, pero desde el punto de vista de la sensibilidad están escuchando el más lejano de los gritos y están avizorando la meta más lejana, lo cual significa que este hombre en tiempo y espacio es un verdadero discípulo del Maestro. La humildad, y cuando hablo de humildad me refiero a este sentido de desnudez ante la Gloria de Dios, en aquel decir del sabio: “Sólo sé que no sé nada”, esto para mí es la mayor prueba de desnudez o, en un nivel emocional: “No sé qué me pasa, pero me siento entregado a la Divinidad”, o, en un caso más extremo y más concreto: “Hago lo mejor que puedo lo que debo hacer”. En esos tres niveles está actuando la fuerza del Verbo, porque si no tiene intelecto tendrá buena voluntad, y sabemos bien que no todos los intelectuales tienen buena voluntad, entendiendo por intelectuales todos los seres que se mueven en el campo de la política, de la economía y de la ciencia. ¿Se da cuenta del valor afirmativo del Verbo? No depende del intelecto, ni depende de la posición social, ni depende de la cultura, ni depende de muchos factores a los cuales damos importancia. Existe en el ser una tendencia irresistible hacia un arquetipo, ese arquetipo es la promesa de un ciclo de vida al cual todos podemos acceder, y desde el momento en que yo, ustedes, todo el mundo puede acceder al arquetipo, sabe que debe responder a ciertas notas en su vida de este arquetipo. Una persona humilde reflejará humildad, será el arquetipo reflejándose en humildad. Si una persona es intelectual, pero tiene buena voluntad, y no utiliza el conocimiento dentro de los cauces de la avaricia, se dará cuenta de que está actualizando una forma típica del Verbo, el Verbo tal como puede ser descrito en el mundo intelectual. Ahora bien, si buscamos la expresión total del Verbo, insisto, hay que tener integrados los tres vehículos, que la mente intelectual, la sensibilidad o el mundo psíquico o el mundo emocional o el mundo astral, y el mundo físico a través del cual realizamos las conductas. Entonces, si es así, en esta interpenetración, en esta integración de vehículos, cuando el mismo equilibrio convierte la personalidad, simbólicamente descrita como un triángulo equilátero, la mente, la emoción y el cuerpo están plenamente integrados, entonces como resultado, el Ojo del Señor, simbólicamente hablando, dentro del triángulo, empieza a ver todas las cosas de la personalidad. Es lo mismo que podíamos decir, que el vértice A, el vértice U, el vértice M, están inmersos dentro de la forma del OM, o sea, dentro de la esfera, o dentro del círculo mágico que puede ser representativo del Sol, puede ser representativo de la Hostia, y puede ser representativo de la fuerza expansiva del Verbo. Es decir, hay que utilizar siempre la analogía, ver cómo y de qué manera todo cuanto sucede a nuestro alrededor, y aun aquello que desconocemos puede ser comprendido si aplicamos la analogía de una manera muy parecida a como estamos tratando de descubrir uno de los misterios clásicos del cristianismo esotérico. El Cáliz, la Hostia y, luego, la Estrella de Cinco Puntas. Solamente hay que dejar entonces la mente intelectual en suspenso y dejar que por dentro el sonido, más la forma geométrica, más el distintivo de color que crea una cualidad, por vía infusa, por vía intuitiva, nos dé la relación del misterio que tratemos de descubrir, aquel misterio que constituye la meta inmediata y al propio tiempo la frontera para una verdad posterior más elevada. ¿Se dan cuenta Uds. cómo la vida es un misterio y, al propio tiempo exige de nosotros una gran decisión por el hecho de que es un desafío constante? Yo creo que está ahí la raíz de aquellos que se deciden, o de aquellos que pueden llegar en un momento dado del tiempo, a realizar un tipo de objetivo con un arquetipo proyectado que puede servir de ejemplo a los demás, y esto lo vemos en todos los campos expresivos de la vida humana, desde el campo intelectual, el mundo emocional de los grandes místicos de la Historia, en el mundo del arte creador, o en cada uno de los momentos de la vida de un ser que pese a su humildad, como usted decía, están demostrando una gloria inmanente que trata de fundirse con la fuerza de lo trascendente. Porque todo cuanto existe aquí no es más que en un momento clave, histórico, o místico superior, (que) hace que el yo inmanente, o la personalidad, rompa las fronteras impuestas por el tiempo y el espacio, las dimensiones, y todo aquello que está contenido en las dimensiones, para establecer contacto con el Verbo Creador y esto, si Uds. lo analizan, es magia. Y no hay que temer de utilizar esta palabra porque la magia está solamente en una proyección incesante hacia la Divinidad por la escala armónica de los sonidos de la Naturaleza.

Interlocutor. — ¿Puede aclararme si el contenido de la frase OM, sin hablar, o sea, mentalmente, puede tener la misma potencialidad que vibraciones que se alargan?

Vicente. — Sí, sí. Podemos decir sutil. Opera más en los niveles sutiles, porque usted nunca habla sin pensar primero. Luego las personas que pronuncian el OM, antes tienen que pensar en él y entonces como una reacción del cuerpo se pronuncia el OM. Habitualmente el esoterista solamente en casos extremos pronuncia el OM, en forma hablada, en forma, digamos, que se pueda escuchar, sino que utiliza la fórmula OM en un nivel superior del plano mental, enfocando la mente en cualquier suceso histórico del tiempo, y es así como afortunadamente el karma de la Humanidad puede ser hasta cierto punto contrabalanceado. Esto ocurrió en el año 1945 cuando terminó la guerra europea, que no era más que una prolongación de la que tuvo lugar en el año 1914 hasta el 1918, es decir, que del 1939 al 1945 el ruido —hablemos así— que se oía en el planeta porque fue una conflagración mundial, alertó a las Huestes del Cosmos, y había observadores invisibles, entendiendo que los planetas que nos rodean dentro del Sistema Solar y de los Sistemas Solares más lejanos, no son ni más ni menos que conciencias psicológicas que utilizan un mundo para expresarse como nosotros utilizamos un cuerpo. Hay que expresarse siempre por analogía. Entonces, cuando en aquel mágico Concilio del año 1943 hubo una gran infusión de fuerza, según se nos dice esotéricamente —y esto lo dejo a Uds., a su propia intuición—, una invasión de fuerza etérica que prácticamente quemó la trama etérica de los científicos alemanes que estaban trabajando con la bomba H, con la bomba de hidrógeno, y con la bomba atómica. Y en aquellos momentos —repito textos esotéricos— el poder que debía producir la bomba atómica pasó inicialmente a Estados Unidos que en aquellos momentos integraban las fuerzas del bien —en aquellos momentos me refiero— y también pasó a Rusia. Por lo tanto, existe una providencia, existe una Jerarquía que está atenta al fluir de los hechos planetarios, que es la misma que exige un visado cuando se atraviesan las fronteras de nuestro mundo. No hay que temer que nos invadan los seres extraterrestres, hay un gobierno interior que tiene el cuidado de esas fronteras, y si no hubiese bastante existe la fuerza tremenda del Logos Solar. Esto lo dejo, como digo, a la propia intuición de Uds. Pero, tengan en cuenta que de la misma manera que estamos aquí dentro de un espíritu de buena voluntad tratando de unificarnos más, en lugares sagrados pertenecientes al quinto, y al sexto, y al séptimo Reino de la Naturaleza, hay excelsas personalidades psicológicas que están atendiendo a todo cuanto ocurre, que están tratando constantemente de abrirnos los brazos al final de un viaje. Todo esto es interesante porque desde el momento en que estamos inmersos en esta fuerza tremenda de la evolución, sabemos que no puede existir el temor más que en el ignorante, porque el ignorante no es capaz de taladrar, de penetrar el juicio de la ley. Y el sabio, que puede penetrar ese sentido es el que puede abrir los brazos constantemente, y hacer que todo cuanto ocurre en la Naturaleza sea un hecho sublime que está dentro de los cánones de la evolución, y que él puede ser un verdadero proyector, impulsor de esta fuerza, y convertir nuestro planeta en un planeta sagrado.

Leonor. — Bueno, yo pensaba una cosa, a través de la ley del sonido, como cada cosa tiene su propio sonido particular, resulta que hay muchas personas, que se sabe que quizá a través de unos imponderables, han llegado a conocer la nota de un determinado efecto, y a esto hay mucho interés a través de los estudios esotéricos, para conseguir la palabra para crear, para poder encontrar lo que mueve el sonido de determinado objeto para conseguir un poder determinado. Esto mueve a muchas personas a los estudios esotéricos. La responsabilidad y el peligro de querer, y a veces poder, a través de un imponderable se encuentran a veces sonidos determinados que puede ser para conseguir alguna cosa en esta vida. Para eso hay muchos los que estudian esoterismo, para eso habría que tener una explicación de las consecuencias y la responsabilidad de encontrar algo con lo cual no se está preparado para que sea el ser su poseedor. Yo quisiera que explicaras algo sobre esta responsabilidad de utilizar determinados sonidos.

Vicente. — De acuerdo. Naturalmente, que cuando hablamos del poder de la palabra en relación con la magia, tenemos en cuenta esta doble vertiente humana que hace que todas las personas puedan decidir si emplearán las palabras, o los mantram, en un sentido positivo o si en emplearán los sonidos en un aspecto negativo. Más concreto todavía, (hay que descubrir) si están investigando el campo del sonido como el aspecto esencial para producir magia pensando en su propio yo personal, o están tratando de descubrir las leyes del sonido, o algún sonido particular, para ayudar al contexto social que se está estructurando. Ahí está el dilema. La persona que está buscando un sonido que debe producir un cierto hecho objetivo —porque todo tiende a hacerse objetivo— para hallar una finalidad simplemente personal, todas aquellas personas sin darse cuenta están operando según las reglas estrictas de los iniciados de la gran Logia Negra del Planeta. Y desdichadamente esta Logia existe, afortunadamente existe la Logia Blanca, y, como dijimos el otro día cuando hablamos del exorcismo, existe el poder del ángel y del demonio, no como figuras objetivas, sino como estados de conciencia, estos estados de conciencia que nos caracterizan como seres que estamos tratando de seguir el curso correcto de la evolución. Cuando se pronuncia un sonido específico, y este sonido responde a alguna fuerza elementaria de la Naturaleza, por invocación esta fuerza elementaria se puede concretar, se puede objetivizar, se puede concretizar, porque operando con las reglas del aglutinamiento de la energía, de la formación y concreción, vemos que aquella forma puede crear en la Naturaleza que nos rodea un sentido de dispersión, debido a que está llevando una intención provocada por una persona que ha utilizado aquel sonido, por no se sabe qué medio se ha cogido aquel sonido, lo ha pronunciado correctamente dentro de los límites de la concreción del sonido, y ha materializado un ser. Así que cuando se habla de apariciones y de cosas que saben no se crean que eso es una maravilla, es el sonido concretizado, es lo que hace la persona a imagen y semejanza de Dios, solamente que Dios lo hace bien y nosotros lo hacemos mal, pero el objetivo es el mismo, estamos realizando aquí una obra creadora. Y fíjense bien, el misterio de la voz, que es el misterio más grande de todos los misterios, lo primero que produce es un aura el silencio. Este silencio tiene más valor que todas las palabras, pero naturalmente, tal como estamos constituidos no podemos vivir solamente del silencio, porque tiene que haber un ambiente social, y este ambiente social es el intercambio de sonidos entre unos y otros, es, si Uds. me lo permiten, el poder de relación que Dios utiliza para ser consciente en todos y cada uno de nosotros e incluso en el más humilde de los elementos atómicos, o elementos químicos, Dios es consciente. Por esto cuando se dice: “Dios está consciente en todas las partículas del Universo”, significa que el AUM ha llegado hasta la pequeña vocecita del átomo y allí encuentra respuesta, y esta respuesta indica al mismo tiempo un estado de condensación, de formación y de concreción, el misterio del AUM que realizamos. Pero, ateniéndonos a la pregunta, porque es muy interesante, y al mismo tiempo delimita el campo donde trabajan los hombres y mujeres de buena voluntad, sobre aquel otro campo en el cual militan las huestes del mal, infiltrados en el planeta, y que organizados plenamente en forma de logia, política, económica o religiosa, están atentando contra la libertad exclusiva, inédita del espíritu. Se darán cuenta el porqué se perdura y pueden perdurar en el tiempo muchos estados negativos, porque se conocen mantrams, se conocen sonidos, y esto es lo que debemos contrarrestar. Utilizar fórmulas correctas de sonido para poder luchar en igualdad de condiciones con estas fuerzas que producen el caos social, entonces seremos conscientes hasta qué punto lo que llamamos karma de una nación, de un continente o de una persona determinada, viene inmersa, condicionada, dentro de un campo de sonidos. Pero, en tanto estos sonidos estén regidos por el imperativo del AUM, habrá imposibilidad de poder contactar la fuerza creadora del Verbo, no podremos ser teúrgos completamente, seremos demi-teúrgos y utilizaremos el poder de la palabra para crear un cierto ambiente social, pero no tendremos la fuerza necesaria para quebrantar las raíces del Karma, y me parece que es ésta la meta del ser humano preparado espiritualmente de nuestros días, de aquella persona a la cual podemos señalar como un aspirante espiritual a los misterios, una persona de buena voluntad, como siempre tengo interés en decir, un perfecto ciudadano dentro de todas las cosas vistas y conocidas, es el poder que transporta las montañas, la fe, el sonido, y la intención; o sea, que el sonido, el color y la figura geométrica se ven siempre juntos tratando de expresar una forma específica o particular del Verbo. No lo logramos porque todavía no hay integración personal, pero estoy seguro que en estos momentos estamos integrados, y en esta integración la fuerza del AUM queda inmersa dentro del OM, y este OM es el que produce este silencio, esta paz, esta integridad, esta no necesidad de hablar. Llegados a este punto todo cuanto podemos decir es casi repetir conceptos y adoptar quizá ciertas actitudes para el futuro, porque naturalmente lo que interesa en todo momento y en todo lugar es que nos forjemos una imagen real, un verdadero cuadro de situaciones, vernos dónde estamos situados y si podemos ser capaces de responder lo más posible a la voz de los ángeles, entendiendo por ángeles -volviendo siempre al sentido científico de lo que estamos realizando-, al aspecto energía etérica, emocional, mental, dévica, átmica, monádica o ádica, dentro de la cual y dentro de ese contexto estamos inmersos y estamos tratando de desarrollar nuestro período cíclico de evolución. Esto, digo y repito, es un tremendo desafío a nuestra conciencia social, y habrá que partir de nuestro individualismo constantemente para entrar progresivamente dentro de los grupos de expansión espiritual de la Nueva Era. Una Nueva Era que promete ya de inmediato por sus propias características que el Verbo dominará la palabra del hombre, que el Cáliz plenamente integrado será el contenedor del Verbo de realización, y que lo que hasta ahora permanece oculto porque todavía no existen, científicamente hablando, elementos técnicos de demostración, que el contacto con estas fuerzas angélicas, que no obstante están utilizando concretamente todas las religiones del mundo, sea cualquiera la Iglesia, están utilizando una fórmula específica para atraer estas energías, y son estas energías las que permiten la continuidad de una Iglesia en el tiempo. ¿Se han dado cuenta que todas las iglesias, todas las pagodas, y todos los templos hindúes tienen campanas? ¿Por qué tienen campanas? Por el sonido. El sonido crea un vacío en el éter, y este vacío propagado constantemente está creando la protección de las pagodas, y en la liturgia, en los ritos sagrados, en cualquier aspecto litúrgico de no importa qué iglesia, el sonido, el mantram y el perfume. El perfume da la cualidad, el sonido permite la materialización de ciertos aspectos etéricos, y la liturgia en sí permite la concreción de ciertas entidades psicológicas de gran evolución que protege aquella iglesia. Entonces estamos siempre inmersos dentro del sentido clásico del sonido, y que es precisamente aquí, en este sonido, donde se halla la base de la magia, el poder de la palabra, la sensibilidad de la palabra y el poder del pensamiento. (Corte de sonido)

Interlocutor. — Inaudible.

Vicente. —… y externos, externos también. Sí, sí, no olvides que tenemos un aura etérica que nos envuelve, que al propio tiempo que sirve de vehículo de unión entre el cuerpo físico y el cuerpo emocional, ésta aura etérica se propaga hacia fuera de nosotros creando una especie de frontera. Cada persona está delimitada por la frontera creada por su evolución, y por el poder de la palabra, y por la sensibilidad por la cual responde a sonidos interiores, entonces una persona será espiritual, en el sentido clásico de la palabra, cuando es capaz de proyectar hacia fuera cuanta más fuerza del OM sea posible, el AUM en este caso solamente es un transmisor de verdades, siendo el Verbo el gran discurso cósmico. Y todos podemos realizarlo. Si queremos mejorar nuestra vida desde sus raíces elijamos todas y cada una de las palabras que pronunciemos, pues de esta manera veremos cómo estamos desligando nuestro yo del caos kármico que nos envuelve, y quizá con el tiempo crearemos un ambiente social, un ambiente psicológico que puede ser el portavoz y la expresión de muy nobles verdades. Haremos un poco de silencio quizá para terminar, porque yo creo que después de tantas palabras habrá un poco de fatiga mental, pero al propio tiempo nos daremos cuenta hasta qué punto el OM en forma de silencio, que es la única manera de poder intuirlo puede depararnos después un gran sentido de valores para que podamos pronunciarlo con toda corrección. Muchas gracias.

Vicente Beltrán Anglada
Barcelona, 14 de Febrero de 1976

 

      Descarga epub

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.