Atención y Continuidad de Conciencia

0
45
Atención y Continuidad de Conciencia. Barcelona, 30 de julio de 1974.

 

La psicología te habla de valores que puedes reconocer y te divide la mente en tres estratos: la superconciencia, la conciencia y la subconciencia.

En la subconciencia está todo aquello que has hecho, que has pensado y que has sentido. Aquí es lo que estás haciendo, pensando y sintiendo en este momento, y aquello, es aquello que está más arriba de cuanto puedas hacer, de cuanto puedes pensar y de cuanto puedes decir, está limpio, es un estado de pureza excepcional.

Por lo tanto, todo el campo gravitatorio de la conciencia del hombre actual es estar tan atento en el devenir de los hechos que, en cada hecho, se libere parte de su contenido subconsciente.

¿Os dais cuenta el por qué voy a esta atención inmediata? Porque tiene una doble finalidad, una doble vertiente, porque desde el momento en que estoy muy atento en un hecho, aquel hecho hace como una especie de succión de aquello que está en ti, que está en relación con aquel hecho que estás realizando, porque en una vida normal hay muchos hechos repetidos; pero, ¿qué pasará cuando existen miles de existencias repetidas o millones de hechos repetidos?

Entonces, habrá siempre en el contenido subconsciente una parte que liberar que está en contacto o está en relación con aquello que estás enfrentando.

Puede ser que en otras vidas hayas sentido esas cosas, por eso te gustan tanto, estás liberando el contenido a través de lo que estás escuchando ahora. Entonces, todo cuanto quieras desarrollar, digamos, en liberación, dentro de ti, ha de ser en función de la atención que prestes porque siempre hay algo del demonio aquí que puedes liberarte a través de aquello.

Si tú en un acto de caridad te solidarizas, la parte de egoísmo que corresponde a aquel estado se libera, y el acto repetido, altruista, libera del egoísmo que existe en la subconciencia, o en la parte, digamos, reprimida del ángel del umbral.

Os dais cuenta cómo a través de un acto sencillo de conciencia y atención tratando de ser un buen ciudadano, -que mira que siempre estoy hablando de lo mismo: no trates de ser un excelente esotérico sino un buen ciudadano-, ¿para qué quieres saber muchas cosas de Dios si no sabes hacer una obra en favor de los hombres?

Porque aquí hay otro karma, digamos, saber mucho y emplear poco es un karma tremendo, así que todo cuanto estamos diciendo no sólo tiene que tener un valor esotérico, porque lo tiene fundamental, sino que tiene que ser prácticamente realizable en la vida social, si no ya podemos dejar el esoterismo como un libro en una estantería que se cubra de polvo porque no tiene eficacia.

Si tiene algo de valor el esoterismo es porque te da una expresión de aquello a lo que tú puedes aspirar, te abre un estímulo de vida. Yo no hago otra cosa que estimularos en ciertos estados, y cuando me dicen muchas personas “esto me ha estimulado”, yo estoy contento porque he cumplido una función social, y si aquella persona cumple con el favor de su estímulo en otros hechos que puedan ayudar a otras personas, entonces todavía mejor, porque está cumpliendo una función social a través de un estímulo que puede convertirse en algo permanente.

Y toda la problemática de la sociedad, la sociedad caduca de valores profanos y la sociedad que busca el Reino de Dios, está solamente en un mágico equilibrio de valores ahora, en este momento en que utilizamos lo que está en nuestro nivel inmediato que es la conciencia de vigilia.

La conciencia normal es ésta, es la que debe orientarnos como un faro luminoso, porque en la medida que este faro luminoso de la conciencia habitual, instantánea o inmediata, sea correcta, habrá una liberación de los actos de la subconciencia o del ángel del umbral a través de la conciencia y se convertirá en aspecto creativo, en la superconciencia.

Entonces, hay tres cosas que realizamos:

  1. Primero, la función de estar atentos;
  2. Segundo, la succión de lo que está en los niveles o estratos, digamos, trascendidos, o del Guardián del Umbral;
  3. Tercero, el contacto con el Reino de Dios.

Así que todo está en el centro, y el equilibrio, el Sushumna, —llegamos a lo mismo— el Sushumna, Ida y Pingala es lo mismo, es la conciencia, la subconciencia y la superconciencia en el centro, que es el fuego creador, lo que pasa que cada cual lo explica a su manera, pero hay que buscar siempre la relación de la analogía para poder explicar un hecho, no solamente en forma esotérica sino en forma racional; si no, no tiene importancia. ¿Tú querías preguntar algo?, ¿querías decir algo?

Interlocutor.- Sí, a mí lo que más me impulsa hoy día es la conciencia de eficacia, en el momento en que me siento eficaz me siento útil, tengo una necesidad vital…

Vicente.-… eficacia, la conciencia de eficacia…

Interlocutor.-… de sentirme bueno. En el momento en que me siento mal, lo paso fatal, y todo es precisamente por valorar el minuto, el segundo, el día.

Vicente.- Bueno, me hace el efecto que haces esto pero pensando todavía en ti, porque registras un hecho en ti, y se trata, si es posible, hay que hacer un yoga especial, si tu puedes salir de ti mismo mirando a los demás, no es que tú tengas que hacer contacto con el mundo externo sino que toda nuestra programación de sentidos y de inteligencia es hacia lo externo, por lo tanto, el mundo esencial es el inmediato, es donde podemos auto reconocernos y donde reconocer, donde podemos comprendernos y ver todo el contexto de lo que nos rodea, es donde podemos servir, donde poder ser eficaces. Desde el momento en que no somos eficaces y registra nuestra mente que no somos eficaces, es que no has estado atento; ya estamos en lo mismo. Por lo tanto, es una cosa que durará mucho tiempo, puede ser un año, dos, yo qué sé, pero fíjate bien que el que resuelve el problema de la atención y llega a realizar ese estado de unión entre el objeto y el sujeto, que puede realizar la función de todo cuanto le rodea y se hace un buen ciudadano, se da cuenta de que está realizando el misterio del Reino de Dios, sin pasar por ningún aspecto, digamos, esotérico. El esoterismo te explica hechos, pero te dice que tienes que hacerlo tú, no te lo hace el esoterismo, no. Si tú comprendes tienes que hacer el esfuerzo, si no, no hagas como el aprendiz de brujo, que emplea mal los poderes por esto, porque no ha comprendido el fundamento esotérico. La persona cuando llega a cierto conocimiento, o bien cae en la tentación de creerse superior a los demás —lo cual es un pecado desde el punto de vista esotérico—, o bien quiere empezar a practicar como lo hacen los grandes seres, y como no está preparado está cayendo del pedestal enseguida, y hay una desilusión tan tremenda que se convierte en una persona que va contra el esoterismo. En cambio, la persona que llega a un cierto nivel esotérico, que te diré, que llega a comprender de forma racional la ley de reencarnación y la ley de karma —y nos pasemos ya a otra cosa—, sabe que tiene un deber con la sociedad, que tiene un deber para consigo mismo y que tiene un deber para con Dios. Esos tres deberes que están cualificados por el intelecto, que es la conciencia de todo cuanto te rodea y llegar a formar parte de tu mente; la conciencia de tu hermano que te da el aspecto del amor de Dios o la cualidad que tienen todas las cosas, tienen sus cualidades como la cualidad de este árbol es la dulzura que tienen sus cerezas, o bien cuando estás contemplando la voluntad de Dios que eres tú mismo. Así, que moviéndote socialmente en estos tres valores constantemente, tratando de ser eficaz, y tú me has dado la palabra justa, tratando de ser eficaz, lo cual quiere significar que tienes que estar muy atento al desarrollo de un hecho, tratar de escudriñar su significado y hacer que toda tu mente tenga un sentido de continuidad que te lleve a un silencio constante, y no estos vacíos que te desguarnecen, que te incapacitan para llegar a un aspecto creador; porque la creación en la mente del ser humano solamente se realiza cuando en su mente no hay ya discontinuidad, que todo es un proceso de continuidad de conciencia. Esto quiere significar también que el Guardián del Umbral y el Ángel de la Presencia se han dado la mano y juntos están recorriendo el camino que falta para llegar a Dios; es el estado de samadhi también si lo queréis, o el estado de satori del zen. Es lo mismo, pero en todo caso, ¿qué es lo que va a darte el estado de distensión o de continuidad de conciencia sino la atención permanente? ¿Te das cuenta del sentido de los hechos? Lo estamos explicando en forma psicológica para que sea mejor comprendido, y no hay que rebuscar mucho en los arcanos del cosmos para comprender un hecho inmediato, sino que hay un aspecto de voluntad que se manifiesta a través de esta serie de hechos que la vida que sabe te presenta en cada caso, y este hecho puede ser de mil maneras y mil circunstancias: el hecho de buscar un empleo, por ejemplo, o tener que recurrir a una persona para que te ayude, o realizar un acto de servicio, pertenecen al equipo de lo inmediato; y si vas con temor hacia una persona estás creando una discontinuidad, si vas atentamente a enfrentar un hecho la mitad del éxito ya lo tienes asegurado. Primero, porque el hábito de estar continuamente en distensión, no en tensión sino formulando siempre la pregunta de lo inmediato, entonces viene una conciencia de voluntad tremenda. Viene a nosotros un dinamismo creador, que desconocemos porque no puede penetrar el dinamismo de Dios porque hay discontinuidad, y su fuerza no puede seguir el impulso vital de su vida sino que encuentra vacíos y se pierde por el vacío que hay en la conciencia. Por ejemplo, entre un pensamiento y otro hay una discontinuidad, si la mente puede estar programando constantemente sin discontinuidad sería el demonio que estaría llevando todo el proceso, si hay una completa continuidad es que es Dios quien lleva el hecho; y la continuidad perfecta conduce al silencio que es donde está el samadhi. El estado de samadhi es precisamente cuando la persona ya no tiene discontinuidad dentro de la conciencia, ya no es este y ahora es el otro, es lo que decíamos el otro día cuando la persona se ha liberado del conflicto de tener que decidir entre dos cosas. ¿Por qué tenemos el conflicto de decidir entre si hago esto o hago lo otro, o si esto está bien o está mal sino cuando hay una discontinuidad? Porque nos falta un asidero para apoyar la conciencia, y cuando la persona está siempre atenta, cuando tiene que formular un juicio es inmediato y sin conflicto de decisión, no tiene que elegir el concepto, ya lo tiene, porque vive apercibido constantemente incluidos los hechos, y en este apercibimiento que es paz está la seguridad de toda la existencia. Y la paz… al hablar de paz, tenemos que hacer un énfasis especial, aquí no puede existir paz en el sentido espiritual si no te has sumergido dentro de los valores inmortales. Y este valor inmortal está en la flor, en el árbol, en la persona, está en todas estas cosas, pero claro, esperamos que la paz debe venir por un agente misterioso cósmico, a través quizá, de un ave especial que nos dé su bendición. Esto no puede ser, la bendición viene de Dios, del Dios interior, y cuando te está bendiciendo desde dentro todo es paz, todo es canto, todo es armonía a tu alrededor. Esto es lo que hay que buscar fundamentalmente, esta tranquilidad interior que te libre de la angustia de tener que decidir, de la angustia, del temor de afrontar un hecho. Es la audacia, ¿eh?, es la osadía perfecta del hombre que enfrenta un hecho, directamente, porque el demonio -hasta que no enfrentes directamente- tiene miedo de ti, porque en ti está el ángel. Tú eres el valor permanente, el ángel es el verdadero ser que existe en ti; el demonio se ha formado con el tiempo, tiene que desaparecer, por eso toma la espada siempre, si no puedes llegar a la atención utiliza la espada del entendimiento y de la resolución, y cuando veas que te vas a acostar —y eso va para todos—, emplear la fórmulas mantrámicas de:

“Padre en tus manos encomiendo mi espíritu”

Cada vez que vayáis a dormir ir pensando aquí, emplear esta fórmula, os liberaréis del demonio que actúa en el sueño.

Interlocutor.- Yo empleo “Hágase tu voluntad”. Yo nada más digo esto.

Vicente.- Es lo mismo, es lo mismo. Precisamente, el Cristo cuando se sumerge en el cosmos dice: “Padre, en tus manos encomiendo mi espíritu”, al traducirlo del hebreo puede ser eso, un pasito de voluntad. El caso es que te sitúas aquí y entonces sabes que estás resguardado porque has hecho una invocación, esa invocación es del Ángel Solar que hay en ti, del Dios que hay en ti, que está en contacto con el Dios del Universo, porque son de la misma sustancia.

Interlocutor.- O sea, que tú si quieres ir a tu casa esta noche sabes ir a tu casa, tú lo sabes, o sea, tú sólo, ahora te voy a poner un ejemplo, sabes sí o no, si tienes que andar, pero si no lo supieras, ¿qué tendrías que hacer? Buscar a un taxista que te llevara, pero puedes caer en un error, que el taxista no sepa la calle ni el número, ¿qué pasa entonces? En ti está el trabajo de buscar el taxista que te guíe para que puedas ir a tu casa, si no tú pierdes, y cuando vayas a pagar el taxista estará dando vueltas y tú tendrás que pagar. Fíjate si te lo he puesto claro el asunto. ¿Me has entendido, tú, ahora? Búscate un taxista que te guíe, si no estás listo.

Vicente.- No me mires a mí, que yo no soy taxista. Me estás mirando a mí. (Risas e intercambio informal de comentarios)

Vicente.- Vamos a hacer la meditación. Haremos un poco de silencio y haremos un mantram, y solamente recordar un hecho…, quitar esto de aquí porque os daréis las manos después, haremos un poco de invocación en grupo. Bueno, vamos a centrarnos ya porque hemos discutido mucho pero creo que a todos les queda claro, esto se puede decir de muchas maneras, otro día lo enfocaremos de otra manera. ¿Os dais cuenta de cómo es esto? Que el asunto se puede programar de muchas maneras. Se presentará y lo vamos a analizar, digamos, en forma mística, en forma esotérica, en forma racional, en forma lógica, en forma científica también se puede demostrar por la afinidad atómica, pero, hoy se ha presentado de esta manera y hay que acatarlo de esta manera, y ha salido una cosa que creo que ha quedado bastante clara y se puede aprovechar de inmediato. Recordad también que la meditación tiene por objeto canalizar ciertas energías cósmicas que están operando en el planeta en forma consciente, están actuando siempre pero hay que adquirir la capacidad de interpretarlas y canalizarlas a través de nosotros, primero, porque nos facilitarán a nosotros la comprensión del mundo interior, y segundo, que crearemos un aura de armonía, expulsaremos de cada uno de los cuerpos sustancia kármica, sustancia del Guardián del Umbral, por eso siempre aconsejo las meditaciones, porque la única manera de desmembrar la fuerza del Guardián del Umbral es la meditación esotérica, y a ser posible en grupo, porque aquí hay una fuerza tremenda que no sólo es la fuerza de nuestras mentes unificadas sino que hay la fuerza de los devas, de los ángeles que están constantemente vigilando, tratando de ayudar al hombre, y luego hay unas fuerzas cósmicas llevadas por el propio Dios o la Jerarquía, como queráis. Entonces ya tenemos esto dicho. Hoy se da la coincidencia de que no solamente estamos bordeando la luna llena de Cáncer, que lleva la fuerza de Géminis por ser los últimos días del mes, hay una fuerza tremenda de ambos aspectos, de Cáncer, signo de agua, y hay también un signo de aire que es Géminis. También se da la coincidencia de que entramos en el solsticio de verano. Cuando se cambia del equinoccio de invierno al solsticio de verano hay también lo que llamamos la brújula celeste…

Interlocutor.-… el equinoccio de primavera.

Vicente.- No, estamos en verano, bueno, es que el equinoccio pertenece al invierno y a la primavera, hay dos equinoccios y dos solsticios, solsticio de verano y solsticio de invierno y equinoccio de primavera y equinoccio de otoño.

Interlocutor.- Los signos cardinales.

Vicente.- Sí, bueno, el caso es que esto es más o menos, pero cuando se pasa de un ritmo respiratorio a otro hay una interpretación solar de otra modulación. Por ejemplo, la potestad planetaria que rige el solsticio de verano es de otra naturaleza que la que ha regido hasta aquí el equinoccio de primavera, por lo tanto, vamos a tener un aspecto ahora consustancial y vamos a tratar de recoger todas esas energías con muy poco espacio, porque la regla esotérica de la meditación es brevedad y dinamismo. No hay que estar mucho rato en meditación sino tratar de ser consciente de la meditación, atentamente seguirla y lo demás se disuelve, hay más fuerza, hay más integridad y hay más efectos secundarios después.

Así que haré tres OM para los cuerpos, para el físico, el emocional y el mental, una invocación al Ángel Solar y después una invocación buscando ya la unificación de la conciencia, y finalmente los tres mantrams solares que presidirán unos momentos que nos daremos las manos, y que vamos a deshacer parte del contenido del Guardián del Umbral de cada uno, y todos estaremos un poco mejor. Y perdonar mi voz porque estoy muy ronco…

  • Una invocación a los devas del plano físico para que nos ayuden en el proceso de reestructuración de la forma: OM…
  • Una invocación a los devas del equilibrio para que nos ayuden en el proceso de reestructuración del cuerpo emocional: OM…
  • Una invocación a los devas del mundo mental para que nos ayuden en las prácticas creadoras del silencio: OM…
  • Imaginemos como un hilo de luz dorado que partiendo del entrecejo trata de establecer contacto con el centro de la cúspide de la cabeza. En este punto está constantemente depositada la Atención del Ángel Solar. OM…

 

Barcelona, 30 de julio de 1974.

Vicente Beltrán Anglada

 

 

   Descarga epub

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.