Buda y el Festival de Wesak

0
475
Buda y el Festival de Wesak Barcelona, 9 de abril de 1981

Ir a descargar

Esto obedece a una tradición muy antigua.

Antes de Cristo existió, como ustedes saben, una gran entidad de gran relieve espiritual a quien históricamente y también esotéricamente se le considera un ser iluminado, se trata de Sidharta Gautama, que logró, adquirió, la iluminación, y que fue el primer ser dentro del planeta Tierra que alcanzó la liberación, es decir, adquirió los poderes del Adepto.

El único, el primero fue el Buda, pero, una de las prerrogativas de su vida, principalmente al final de su existencia, fue que cada año después de su muerte Él regresaría a la Tierra para bendecir al mundo.

Cuando hablamos de bendición, tratándose de una entidad psicológica de tan tremenda importancia espiritual, significa que está manejando fuerza cósmica, y que el hecho de que haya cada año, y precisamente en la luna llena de Tauro -es decir, que coincidió ayer a las dos horas diez minutos, me parece-, o cuatro minutos, Él ha renovado el voto que hizo ante el Logos Solar.

Dense cuenta que hablamos aparentemente de cosas que están mucho más allá de nuestra razón, pero, es pensando en grandes proporciones que el hombre puede captar una pequeña parte de la Verdad, y esta Verdad que transmite el Buda llena de la unción de su extremo amor a la Humanidad, porque según se nos dice, Él viene año tras año dejando su gran y merecido Nirvana para bendecir a la Humanidad, después desaparece.

Pero, las consecuencias de la bendición de Buda duran todo el año, se renuevan todas las energías, existe una fuerza que durante todo ese tiempo, ese período de un año, está fluctuando en la atmósfera, está galvanizando los éteres, está haciendo lo que decía el amigo Javier antes, está introduciendo dentro de las capas etéricas del planeta unos átomos pertenecientes a otras dimensiones del espacio.

El estado de transfusión de las energías, o la polarización de la conciencia en niveles superiores, presupone no solamente un deseo intenso, una aspiración superior de parte del individuo, sino también un gran poder invocativo.

Según se nos dice esotéricamente, y esto se puede comprobar casi en forma científica, la invocación es un instante que está al alcance del hombre de nuestros días.

Invocación es enfocar la mente hacia un punto, “pedid”, “llamad”, lo que decía Cristo, “llamad y se os abrirá, pedid y se os dará” y, naturalmente, embargados dentro del laberinto de las cosas teológicas jamás hemos llegado a comprender el significado de las palabras de Cristo, pero se refiere exactamente a la invocación de estas energías potentes que están fluctuando, que están constantemente ahí.

Es realizar lo que decía Annie Besant, “todo está, sólo falta que alarguemos la mano”, y a este alargar la mano hay el proceso de alargar la mano y pensar que voy a alargar la mano es lo que llamamos técnicamente la potencia invocativa del Ser.

Así que hay que ser extremadamente invocativos, de no ser así las energías de Buda no tendrían significación alguna para nosotros ni para nadie.

Es que las grandes constelaciones que están enviándonos constantemente sus radiaciones de poco sirven, o son peligrosas si la Humanidad no está abierta a ellas.

Es decir, que el hecho de que sepamos que ha venido el Buda y que nos ha bendecido –de lo cual yo estoy plenamente seguro y constituye una experiencia de mi vida–, ¿qué significaría para nosotros si no estamos atentos?, o dicho de otro modo que estamos haciendo resistencia al tremendo devenir de la vida, con todos sus acontecimientos, sus hechos, con toda la plenitud de cosas que están acercándose a nosotros y, aparentemente, hacemos una gran resistencia constantemente.

Entonces, para recibir dignamente las energías, porque yo creo que están aquí estas energías, para abrirnos dignamente a ellas debemos vivir en forma muy abierta, muy serena, muy expectante.

Naturalmente, no sólo pensando en las energías simplemente, pensando en los demás seres humanos, qué importa para nosotros que estemos pensando en las grandes constelaciones con su fuerza inmensa, con toda la inmensa plenitud que significa la evolución de sus grandes Logos cuyas energías estamos tratando de canalizar aquí en la Tierra, si el hombre no está abierto a ellas, si el hombre no está preparado, si el hombre hace resistencia.

Una guerra implica siempre una resistencia, a lo que sea, cuando el hombre resiste contra otros está creando un foco para cualquier tipo de guerra.

Si el individuo no está preparado para seguir estas fuerzas rigurosamente preparadas para la humanidad, y la humanidad hace, por ejemplo, la indiferencia total, la sordera voluntaria, y que no trabaja, que se esfuerza, que no lucha, entonces podemos decir que ninguna energía será apta para nosotros.

La de la luna llena, que como ustedes saben, es un foco central de la Jerarquía aquí en la Tierra para canalizar las fuerzas de Shamballa.

Y el término místico de Shamballa, ¿qué es lo que podemos decir?

Es decir, que cuando hablamos de Shamballa, esotéricamente, estamos refiriéndonos a un centro de nuestro planeta que es el más elevado e incluyente, es la sede de aquel Ser a quien se llama el Gran Kumara, Sanat Kumara, que es el que precisamente está guiando los destinos de la… obra magnífica en todos nosotros y todos los reinos de la Naturaleza viven, se mueven y tienen el ser.

Así que cuando hablamos de una meditación de luna llena de esta tremenda importancia, lo primero que se le está pidiendo al aspirante es que abra sus centros, que no sea reflexivo sino intuitivo, que no esté pendiente de un razonamiento.

El razonamiento siempre está tratando de amanerar aquello que no tiene razón, duda para nosotros, está más allá del razonamiento, todo cuanto podamos razonar es como si razonásemos acerca de la propia Divinidad, que cuando hablo de la Divinidad me refiero al Logos de ese Sistema Solar.

No podemos razonar sobre algo que desconocemos, o hacia lo cual no podemos llegar todavía.

Naturalmente, para prepararnos para recibir aquello que todavía no ha sido revelado, se han creado las grandes avenidas de la expectación, de la serenidad, de no estar esperando sin impaciencia tratando de recibir aquello para luego expandirlo, porque nuevamente no se han… las energías, ya sean las búdicas, las más próximas del mes que viene, que serán las del Cristo, o las que pasaron ya bajo la constelación de Aries, que fue la de Pascua, y que todo el mundo celebra, lo que pasa es que no se da cuenta.

Se da un significado pagano todavía, se ha perdido el espíritu religioso que poseían los primeros cristianos, y que poseían los grandes discípulos del pasado.

Pero hay que interiorizar todas estas cosas, y hay que darnos cuenta de que todo cuanto está aquí es para nosotros.

Es la herencia nuestra, no podemos disputarnos la herencia divina como hacemos con la herencia humana, cuando existen estas luchas para aquellos bienes que todos queremos poseer, sin darnos cuenta que aquello tiene que dejarse ahí, desaparecer hundido en el fondo de la tierra.

Pero, estamos pensando en términos cósmicos, y todo cuanto estamos tratando de atraer a nuestra vida humana es de origen divino, por lo tanto, yo les rogaría mientras dure la invocación, mientras dure la meditación, de mantener este espíritu de expectación.

Que la mente no razone, solamente se limite a percibir internamente, a que vaya penetrando sutilmente, que se produzca una paz, un silencio, un orden, una armonía, yo creo que es la mejor prueba de devoción que podemos dedicarle al Señor Buda, esta expectación serena, y como que seguramente después tendremos que hacer otra reunión, más tarde, porque hay muchos amigos que tienen que marcharse más temprano, yo sería del parecer de empezar ahora mismo la meditación para aquellas personas que tuviesen que marcharse.

Los demás si pueden resistir otra meditación se puede quedar también, eso depende ya de ustedes, de todas maneras lo que vamos a hacer es recitar internamente… (corte de sonido) …se presupone, quizá en un principio sea intelectivo, que no existe antakarana, que el antakarana ha sido ya trascendido, entonces nos hallamos ante una inmensidad, esta inmensidad es la que tendríamos que tratar de aprender en nuestra mente.

Nuestra mente está ocupada en cosas finitas, en cosas pequeñas, en cosas superficiales, cuando está en este caso la mente obra solamente a impulsos intelectuales, intelectivos.

Quisiera que estuviésemos en una dedicación mental tan grande y tan potente que nuestra mente fuese como un lago tranquilo donde las energías fluctuantes en la atmósfera pudieran penetrar en nuestro corazón, y tampoco haremos un trabajo de delineamiento meditativo como son corrientes en los estudiantes de esoterismo, sino que haremos unos mantras para atraer esta fuerza para galvanizar nuestra aura magnética y para expandirla después por doquier en nuestro mundo de relaciones humanas.

Empezaré por la meditación, o por la invocación que pertenece al Nuevo Grupo de Servidores del Mundo, haremos una pausa de silencio, haré unos mantras que ustedes los vayan recitando internamente, después recitaremos la Gran Invocación, que es la invocación o plegaria de la Nueva Era, y más tarde haremos una invocación del 1er Rayo para que tengamos la fuerza en nuestra vida para poder gobernar la personalidad, y después tranquilos, no hablen mucho después, porque van a quedar con un ánimo tranquilo y sosegado, y eso es lo que interesa, que el ánimo quede tranquilo y sosegado y pueda recibir la fuerza mística de la verdad.

Hay un mantram dado a los discípulos del Maestro Tibetano hace ahora unos treinta años, más o menos, pertenece al 1er Rayo. Os lo voy a recitar, pero que cada uno de vosotros actúe como si fuese el que recitase este mantram, porque puede solucionar muchos conflictos de la personalidad, quiero que imaginéis que hay una fuerza poderosa que todos podéis canalizar, imaginad que en la mano derecha tenéis una espada de fuego, y que con aquella espada de fuego quemáis todas las perturbaciones ambientales, todos vuestros problemas kármicos, porque el primer rayo es la fuerza que consume el karma, entonces, en la invocación, tened esta espada de fuego en la mano derecha, quemando todo aquello que os cause obstáculos dentro de vuestro ser

En el Centro de la Voluntad de Dios, yo permanezco,
Nada apartará mi voluntad de la Suya,
Complemento esa voluntad con el amor,
Me dirijo al campo de servicio,
Yo, el Triángulo Divino,
cumplo esta voluntad dentro del cuadrado,
Y sirvo a mis semejantes.

Que la bendición de Buda esté con toda la humanidad deseamos sinceramente. (corte)… para poder pronunciar el OM Sagrado pero, fue copiada por los sacerdotes iniciados atlantes creando la campana que pronuncia el OM perfectamente, o lo está tañendo el OM perfectamente, imitando la garganta del ser humano, así que dense cuenta que cuando una campana toca siempre hace OMMMM, en el tono que sea, dense cuenta, (sonido de campana).

Después ya continuaremos, ahora dejo la palabra para que nos explique los temas del día.

 

Joan Marti. — Un breve comentario sobre el signo de Tauro para entrar en materia, para ir preparándonos luego para la meditación.

Hoy celebramos la Luna llena de Tauro, como ustedes saben, el Sol está en Tauro en estos momentos, y la Luna la tenemos en Escorpio, haciendo, como siempre en las lunas llenas una oposición exacta.

Tauro en nuestra forma de evolución es muy, pero que muy importante, porque de un matrimonio simbólico, el de las Pléyades y la Osa Mayor, nació nuestro Sistema Solar, y de allí salió lo que es hoy día toda nuestra vida, una forma simbólica porque no podemos comparar con la parte humana con la forma, digamos, divina, de engendrar a un nuevo Logos Solar, pues hay mucha diferencia, pero sí diremos que, por ejemplo, la Osa Mayor está compuesta de siete estrellas principales, y en las Pléyades hay también hay siete estrellas principales, por eso nuestro…,

Aunque algún astrónomo puede decir que en las Pléyades solamente se producen seis actualmente, pero que son siete en el momento que se llevó a la fecundidad de nuestro Logos Solar.

Entonces, nuestro Sistema Solar es septenario, está ya constituido por siete partes, entonces, una de estas, las Pléyades, están en el Signo de Tauro.

Las Pléyades representan la madre física de nuestro Logos Solar, entonces, es muy importante que tengamos en cuenta que nuestro Logos Solar, el Sol, con todos nosotros, con todos sus planetas, va desplazándose en una rueda zodiacal mucho mayor, infinitamente más grande que la que conocemos, alrededor de las Pléyades en el signo de Tauro.

Por lo tanto, en los momentos actuales, en los anteriores, o en los posteriores, son irrepetibles en este aspecto, porque va variando constantemente todo lo que es el Zodíaco.

Y quería decir esto porque actualmente tenemos el Sol a 27º en el momento de la Luna llena, y las Pléyades las tenemos a 27º de Tauro.

Es decir, que hemos cogido muy muchísimo en este Festival de Wesak, como sabéis el Festival de Tauro es cuando Buda viene a darnos la bendición, pues una fuerte dosis de esoterismo al agrupar todas estas energías que nos vienen del Cosmos.

No quiero hablar mucho sobre los aspectos que hay actualmente en el cielo porque no son demasiados buenos, en definitiva, tenemos como siempre una oposición de Luna con el Sol, otra de Urano con el Sol, otra de Marte con la Luna y Marte con Urano, Mercurio opuesto a Neptuno, y también en cuadratura al Sol con Saturno que está en conjunción con Júpiter.

Para terminar, las cosas positivas, un trino, del mismo Saturno, Júpiter, Plutón, Venus, otro de Mercurio con Plutón, pero, en definitiva, sí que nos está diciendo que son momentos de lucha, que son momentos de cambios constantes.

Para nosotros, desde el punto de vista esotérico no debemos ver nunca cuando hay una oposición, cuando hay una cuadratura, como una fatalidad, sino que tenemos que verlo como un obstáculo que hay que salvar, donde realmente tenemos un defecto hay tener una virtud, en un tema personal, en un tema mundial nos puede dar los malos aspectos, pues defectos y dificultades a salvar, y por eso estamos aquí, para intentar salvarlas e intentar superarlas.

El hombre está capacitado para saltarse, para superar todas las circunstancias que le sean adversas, y en esta idea, y en este ánimo, tenemos que entender todo lo que es nuestra evolución.

Nacemos de la materia y tenemos que llegar a Dios, entonces, el hombre que está capacitado para llegar a la meta, está capacitado para superar todos los obstáculos y destruir todo lo que no nos interese, no ver la Astrología como una serie de fatalidades continuadas sino como una serie de oportunidades en las cuales nos estamos, digamos, forjando para un día todos juntos poder llegar a ser Dioses. Y, ciñéndonos un poco a lo que hoy es el tema de este mes Tauro, diremos que el signo de Tauro es un signo, como ustedes saben, un signo de tierra, y tiene, al ser el segundo, las propiedades de un signo puramente femenino.

Tauro es donde los signos de tierra alcanzan la máxima actividad, es un signo que ofrece mucha resistencia a los cambios, su nota primordial es el querer ser conservador, es muy conservador, y esto es consecuencia de una inercia a vivir o revivir las tradiciones.

Tauro es un signo que da mucha estabilidad, las personas del signo de Tauro son personas muy estables, son personas con una tendencia inconsciente a la que podíamos decir la resistencia pasiva, son como aquellas personas que porque han heredado algo, porque han conquistado algo de cualquier forma, les cuesta muchísimo desprenderse de ello, su idea es conservar todo lo que tienen, todas las ideas, todo lo que les han enseñado desde la infancia, todas las tradiciones.

Son personas de una gran fidelidad en este sentido, hasta llevarles incluso a una servidumbre, a una esclavitud de estas ideas.

Así como otros signos de tierra, por ejemplo, Capricornio, es el signo que más se da en las personas con tendencia a dominar, el hombre de Tauro nace con la tendencia a la dependencia, no quiere dominar, un Tauro nunca querrá ser el director de una gran empresa, con que sea el propietario y los demás lo sepan, ya es suficiente para él, para eso hay los capricornianos y para eso hay otros signos que ya le mandarán, que han nacido para mandar.

Tauro no, Tauro con que todo el mundo sepa que él tiene el poder, ya es suficiente, y él lo delega en los demás, si él tiene una autoridad lo basa en la moral, en la parte moral.

Es en un grado de unas personas que están pero que muy apegadas a la tradición.

De los tres signos de tierra: Capricornio, Virgo y Tauro, podemos decir que hay para definirlos tres partes diferentes:

      • Capricornio es el signo de la siembra, él es el del momento en que se siembra, en el momento en que la tierra está aletargada.
      • Tauro es el que cultiva esta siembra, ya la encuentra sembrada y la va cultivando.
      • Virgo es el de los signos terrestres que es el más aprovechado, es el que recoge la siembra, ¿no?

Tauro es la persona, o sea, el signo de los agricultores, en esto se identifican muchísimo, en esta forma.

Es, en un sentido elevado, el signo de Tauro, el que tiene la obligación de conservar todas las tradiciones, es el que tiene la obligación de conservar todo lo conquistado para ponerlo a disposición, en un sistema, en el momento oportuno.

El cuidar, el cultivar, el proteger, son las cualidades fundamentales del signo Tauro.

Son personas con mucha tolerancia, con mucha paciencia, son auténticos guardas, lo que decíamos antes.

Como saben ustedes Tauro rige al cuello, y podemos ver desde un punto de vista así, exotérico, la forma que es, en el cuello, digamos, tiene que pasar todo lo que, tarde o temprano, tiene que ser a través del alimento que tiene que recoger esto; entonces, Tauro vigila todo lo que hay que asimilar en la… y por otra parte, ya desde el punto más esotérico, también la garganta es la que rige todo lo que sale del cuerpo, o sea, toda palabra que podemos dar a los demás, también está regida por el signo Tauro la zona de la garganta.

También podemos decir que Tauro rige los hombros, la nuca y los hombros, y, simbólicamente, es aquello que nos presentaban al Atlas, que cargaba toda la esfera terrestre en sus espaldas, para guardar lo que es la memoria de la humanidad, lo que son las tradiciones, lo que es la cultura, lo que, en definitiva, han sembrado quizás otros, pero que Tauro va guardando en sí.

Como saben ustedes, Tauro está regido, en la astrología ortodoxa, por Venus.

Venus es el símbolo del eterno femenino, es un signo muy importante para nosotros porque como veremos más tarde Venus está muy ligado a la Tierra.

El símbolo de Tauro es un círculo con un medio círculo encima, o sea, el círculo masculino con el círculo femenino en señal de orar, por eso los hombres de Tauro tienen grandes arrebatos de piedad.

Los Tauro en definitiva son personas que en el fondo son muy pacientes, difícilmente se excitan demasiado, es como, digamos, un toro, que a lo mejor se le presenta un león y es incapaz de mover un sólo pelo, pero le vendrá una avispa, le picará, y el toro enloquecerá bárbaramente.

Los taurianos son así, a lo mejor reaccionan una vez al año, o una vez en su vida, cuando reaccionan apartémonos porque son violentos en extremo, incontrolables, pero, normalmente les cuesta mucho, muchísimo, moverse.

Decía un señor que viajaba mucho, que cuando pasaba el estrecho de Gibraltar y veía el Peñón allí, le representaba el signo de Tauro, porque sin duda, existe el paso de los años, desde las mareas, de los vientos, incluso de las embestidas humanas que ha habido en el Peñón, y decía, “es igual que mi padre que es Tauro”.

Desde el punto de vista esotérico es el signo Tauro el que tiene mayor incentivo dentro de la vida, como sabemos Tauro es el símbolo del deseo en todos sus aspectos, es un deseo que para el esoterista tiene que estar transformado en la inspiración.

El signo de Tauro nos da voluntad, poder y deseo, aspiración, ambición, móvil, propósito, impulso, incentivos y visión del Plan Divino, es lo que lleva al hombre a la voluntad de ser, o a la Voluntad de vivir, es lo que podíamos decir el deseo–aspiración, que es la voluntad que hace que el hombre personalidad.

Si miramos la evolución hay el hombre-personalidad, el hombre-alma, y el hombre-carnal, y depende en donde esté el hombre, en una de las tres cruces mutable, fija, o cardinal.

Uno de los tauros más elevados que ha existido, como sabemos, es el propio Buda, que de la naturaleza de los deseos y sus resultados nos enseñó a transmutar el deseo en aspiración, auténtica meta de toda la energía que lleva en sí el signo de Tauro.

Ahora empieza a surgir una fuerza impresionante que procede de Shamballa, y el hombre intenta interpretar esta voluntad de Dios, esta fuerza que viene de Shamballa, y es la que está ligada directamente con el signo de Tauro.

Nos pide anteriormente, o se nos pedía, una obediencia ciega, y hoy en día se va transmutando por una inteligente apreciación del Plan Divino.

Es muy diferente la forma de ver, pero, el iniciado, el aspirante de la Nueva Era, tiene que ser una persona que comprenda el Plan Divino y realmente lo apoye por mera Voluntad, por el deseo de adherirse.

Es el transmutar, como decíamos antes, es decir, el deseo en una aspiración espiritual.

Entonces, esto nos limitará una creciente respuesta por parte del hombre a las influencias entrantes de Shamballa y, consecuentemente, hay una evocación del aspecto voluntad de la naturaleza humana.

El signo de Tauro también nos estimula muchísimo al hombre a la voluntad de poder, y aquí está lo que podríamos decir el meollo de la cuestión, en la parte evolucionada es el que realmente intente agrupar todas las tendencias humanas para poder, digamos, llegar más fraternalmente a la Era de Acuario, mientras que la energía de Tauro para el hombre involucionado le da un afán poderoso de deseo y de poder, y aquí está el gran problema que tenemos en la humanidad actual, que estas fuerzas que están saliendo, digamos, de nuevo a la luz, mucha gente no las coge como debiera de cogerlas porque sus mecanismos de respuesta no están a la altura, y, entonces, se van cogiendo de la forma esta que decíamos, con un deseo de poder, de tener mucha seguridad para el mañana.

Más adelante se nos dice que gran parte de la humanidad, una tercera parte, quedará en los umbrales de la evolución para una próxima Ronda y, entonces, seguramente, la Fraternidad llegará con mucha más fuerza entre nosotros.

El tipo de Tauro, como decíamos anteriormente, que está regido por Venus, piensen que Venus representa la mente del hombre.

Ya decíamos anteriormente, o habíamos dicho, que del Esquema de Venus vinieron a la Tierra los que denominamos los Señores de la Llama, Sanat Kumara entre ellos, y despertaron, como algunos libros esotéricos dicen pusieron, y no es cierto, despertaron la simiente mental en el hombre, entonces, el hombre está atado mentalmente a los discípulos de Venus, y siendo Venus el regente de Tauro está por comprender que es un signo que está, digamos, muy ligado a la mente humana, es el signo donde podemos ver la mente de toda persona.

El signo de Venus. Venus exige un claro pensar.

Entonces, actualmente en la humanidad, Venus está actualmente en este claro pensar, en este claro ver, en el que estamos actualmente teniendo unos cambios terribles que nos están llevando a unos sufrimientos, frustraciones, ansiedades, miserias, con el fin de que podamos llegar a una reversión de la rueda humana, de la rueda de reencarnaciones, y que tarde o temprano podamos todos poner, cuando se llega a Libra, en la balanza espiritual la parte material… (corte de sonido)

Y esto nos puede reorientar ahora y en este momento de nuestra vida, si en lugar de inclinarnos hacia los deseos de la personalidad, nos inclinamos hacia los deseos del espíritu, en el momento en que escuchemos fuertemente los latidos del Alma y sigamos sus impulsos, el hombre ya empieza a actuar dentro de la rueda revertida y, entonces, cuando lleguemos a Virgo podremos muy bien cambiar la forma de nacer y vivir ya en recta relación con la propia naturaleza y en términos en que nos está indicado, porque, aunque se nos dice que, por ejemplo, a un arquitecto, pongamos por caso que le dan el título el día final, ha estudiado el terreno durante todos los días que le ha durado el curso o los cursos inherentes a ella, pues igual pasa en esto, que tenemos que esperar al último minuto para obtener la conciencia iniciática.

Si realmente nos interesa ya el principio, cuanto antes mejor porque de esta manera vamos cogiendo y así nos iremos despertando y acoplando a lo que debemos de ser.

La era acuariana está trayendo a la manifestación para nuestro planeta un grado de perfección universal de las hondas expresiones de síntesis del mundo, en los intereses humanos y en la religión mundial.

Una religión mundial que esperamos que no sea quizás tan nueva como pensamos pero sí que será una síntesis de todas las que existen, un nuevo enfoque de todo lo que es hoy día la parte espiritual que rige la humanidad.

Podemos decir también que Tauro lleva los instrumentos para la vida constructiva o destructiva de las cadenas que atan la llave que abre el misterio de la vida.

Tauro es ante todo un signo sintético, en el cual el discípulo da un amor interno de cierta naturaleza definida, da en definitiva el deseo en la masa, y la Voluntad o Propósito en los discípulos o iniciados, como decíamos antes.

Tauro es un signo que da mucha testarudez al hombre común, al hombre que está en la rueda común, y puede dar impulso al hombre avanzado, al hombre que ya está, digamos, dentro el camino.

Para llegar a saber, como decíamos antes, si estamos actuando como personalidad o como Alma, tenemos siempre que preguntarnos si cuando hacemos una cosa, la actitud es si la intención es hacer las cosas buscando el estar contentos para seguir los impulsos de la personalidad o para seguir los impulsos del Alma.

Muchas veces, cuando meditamos fríamente, después vemos que nos hemos dejado ceder en un momento de cólera. ¿Qué es la cólera?, simplemente una expresión de energía no controlada, en el momento que lo controlemos ya no tendremos esta forma de actuar.

Todos tenemos que ir pensando siempre si realmente actuamos bajo los designios de la personalidad o bajo los designios del Alma, esto es muy fuerte, o sea, que es una parte muy importante para podernos comprender a nosotros mismos.

Es, de los signos de Tierra, importante decir que el signo de Tauro nos representa lo que queremos decir la pradera, la tierra.

Virgo nos representa la forma, y Capricornio nos representa la caverna dentro de la roca.

Virtualmente el Kali Yuga que el hombre está viviendo, estamos, digamos, simbólicamente, atados dentro de la caverna, debajo de la tierra, en el signo de Capricornio, esperando la liberación, pero, nadie que no entra dentro de la caverna, se sumerge en las tinieblas y espera o transmuta este deseo en aspiración, entonces puede venir a la luz y puede salir fuera de la caverna esta, a la luz del Sol, habiendo ya superado todo lo que es la parte material, que es la parte que nos impide el progreso de una forma rápida.

Se nos está diciendo que la humanidad dentro de poco puede alcanzar como un todo lo que es la 1ª Iniciación, eso nos está cogiendo a todos de sorpresa, un fuerte esfuerzo, un esfuerzo en el que debemos que acabar, porque realmente es muy duro y la humanidad como tal aún estamos bastante lejos de este punto, entonces, tenemos realmente que trabajar para esto, porque realmente podemos decir que el iniciado es el aquél que está realizando en sí mismo el proceso de relacionar conscientemente las energías que nos llegan del Cosmos.

Como decíamos, hay tres cruces cardinales, cada cruz representa cuatro signos diferentes, y hemos de ver que una persona que está abierta a los cuatro signos forman un hombre, si se está abierto a ocho signos forman un Maestro, y si está abierto a los doce signos ya forman muchísimos más allá de un Maestro, y al final ya forman una persona… este es el camino que tenemos que seguir.

Como decíamos también, para terminar, les diré que el signo ortodoxo que rige a Tauro es Venus, y a través de la Astrología Esotérica tenemos que Vulcano es el que rige el signo de Tauro, tanto en la Astrología Esotérica como en la Astrología Jerárquica.

Vulcano es el portador del 1er Rayo por eso antiguamente se decía…, al menos algunos astrólogos, que el signo de Tauro estaba regido en su primer decanato por la Luna, sabemos que la Luna es un astro muerto y que no tiene vida, y siempre que ponemos la Luna en un signo determinado es porque está ocultando a otro planeta, en este caso a Vulcano, y Vulcano que es el portador del 1er Rayo es el que tiene que darnos la energía suficiente, si nos abrimos a él, para poder llegar a lo que decíamos, a conseguir este cambio drástico en nosotros, estas iniciaciones.

Ya hemos dicho, más o menos, todo lo que nos puede interesar del signo de Tauro.

Leonor. —Bueno, yo quería preguntarte que si, por ejemplo, decían que Tauro estaba regido por la Luna, no sé si es que la Luna también está hecha de tierra.

Joan Martí. — No. Tauro está regido por Venus.

Leonor. — Si fue un fragmento que se desprendió de la Tierra, en este caso.

Vicente. — ¿Y quién puede asegurar esto?

Joan Martí. — Hasta hoy no hay ningún autor que nos diga el porqué, por ejemplo, Cáncer, está regido por la Luna, Tauro por Venus, o Capricornio por Saturno, y yo os digo una cosa para que podemos comprenderlo: cuando decimos que París es la capital de Francia, o Londres de Inglaterra, lo es por qué, porque allí reside, digamos, el gobierno de la nación; entonces, para nosotros, no para otro planetas, ni siquiera para otras evoluciones dentro del planeta Tierra sino simplemente para la humanidad y en esta etapa que estamos viviendo,… es el astro que canaliza las energías que vienen de estas constelaciones, por eso decimos que la Luna canaliza, me parece que es el 4º Rayo, que procede de Cáncer, por eso es el regente, ortodoxo, pero cuando la persona evoluciona, que la persona en definitiva no somos mas que un receptáculo de las energías del cosmos, y a medida que evolucionamos vamos vibrando a un nivel superior y podemos coger energías más superiores, entonces, cambian estos regentes, y por eso decíamos que la astrología esotérica tiene regentes muy diferentes de los que tiene la astrología ortodoxa, y la astrología jerárquica tiene otros regentes diferentes que tiene la astrología esotérica y la ortodoxa.

Esto depende mucho de la evolución de cada persona para poder coger las energías que vienen del cosmos. Simplemente nosotros somos un pequeño receptáculo, y un canal de energía eléctrica que llevará las energías igual que las lleva un aparato de radio, llegará la energía y simplemente depende del receptáculo, y esperamos que más pronto o más tarde todos podamos algún día ser transformadores de energías.

Leonor. — Sólo quería hacer una pregunta sobre la astrología ortodoxa, ¿no hay que tomar en cuenta la constelación a la que pertenece el planeta, o en la astrología superior hay que tener en cuenta la constelación, por ejemplo?, ¿qué constelación está, en fin,…?

Joan Martí. — Para la astrología ortodoxa sí hay que darle mucha importancia al planeta que la rige.

Leonor. — ¿Pero para la constelación que rige el planeta?

Joan Martí. — Sí, sí, claro.

Vicente. — Vamos a continuar la meditación entonces.

Voy a realizar más de una meditación por la tremenda energía que se recoge en el ambiente, por aquello que decíamos, el poder invocativo del propio ser.

Podemos hacer una excepción, porque hemos hecho una meditación y repetiremos otra con toda tranquilidad, siempre y cuando guardemos la prevención que había dicho anteriormente, de que la mente esté completamente abierta, expectante, sin razonamiento, porque es el razonamiento la resistencia que se está oponiendo a las energías; entonces, si la persona está abierta a las energías de esta manera, sin condición alguna, sin cualidad mental, sin formas, sin imágenes, entonces, no hay motivo para hacer una, dos, tres, cuatro, cinco meditaciones, o estar meditando todo el día.

Es este estado, esta actitud del alma de estar expectante a las energías, por lo tanto, no habrá peligro.

El peligro existe cuando la persona está frenando las energías, está, digamos, en la disciplina meditativa o en el plan meditativo, con una mente discriminativa tratando de tratar valores, de recordar hechos, o bien de formular algún discernimiento sobre lo que está ocurriendo.

Entonces, si no tenemos ninguna prevención contra lo que va viniendo, cuando no hacemos resistencia entonces queda un estado de quietud.

Este estado de quietud está más allá de lo que llamamos técnicamente meditación, es un contacto con la propia Divinidad.

Así, continuemos con la meditación.

 

   Descarga epub

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.